Crece economía clandestina en Brasil

Edson Vismona y Fernando de Holanda Barbosa Filho*
13/12/2022

La participación de la economía sumergida en la economía brasileña alcanzó alrededor del 17,8% del PIB en 2022, según lo muestra el Índice de Economía Subterránea (IES). Este resultado es superior al observado en 2021 (17,4%) y apunta a un retorno al patrón de elevaciones observado en el período previo a la pandemia. El índice construido en una sociedad entre el Instituto Brasileño de Ética y Competencia, ETCO y FGV IBRE mide la evolución de la economía sumergida desde 2003 y busca capturar la evolución de las actividades que operan fuera de las leyes y reglamentos que afectan las actividades formales en el país

Los incrementos observados en el indicador hasta 2019 fueron consecuencia de la crisis iniciada a mediados de 2014, que redujo el sector formal de la economía, y la lenta recuperación de la actividad económica, concentrada en su parte más flexible, la economía informal, que estaba tirando del empleo en el país. Al mismo tiempo, la reducción de las tasas de interés y el lento aumento de los ingresos suavizaron el escenario de crecimiento de la economía sumergida, que sería más fuerte en ausencia de estos factores.

Sin embargo, los acontecimientos de los últimos años asociados a la pandemia del Covid-19 han elevado extraordinariamente el nivel de incertidumbre sobre el desempeño de la economía. Los impactos negativos en la actividad económica y en el mercado laboral afectaron más intensamente a los trabajadores informales, en comparación con los trabajadores formales. Este cambio en la composición del mercado laboral, con un mayor peso de la formalización, combinado con la fuerte reducción del nivel de actividad económica, contribuyó a la caída del Índice de Economía Subterránea (IES) en 2020.

Luego de la fase más aguda de la pandemia, se inició el proceso de normalización de la actividad económica, dinamizando tanto la economía formal como la informal, registrándose un retorno de la informalidad a los estándares observados en el período previo a la pandemia, en parte provocado por la recuperación más rápida de la informalidad. empleo, lo que era de esperar dada la mayor flexibilidad en este tipo de bonos, así, el Índice de Economía Subterránea (IES), desde 2021, ha vuelto a crecer, revirtiendo la caída observada en 2020.

En los últimos dos años, el retorno de la actividad económica ha significado que tanto la economía formal como la informal hayan experimentado una fuerte recuperación. Sin embargo, la parte informal del mercado laboral mostró una recuperación más fuerte en términos relativos, lo que provocó que las IES presentaran crecimiento en el período, más que compensando la caída que se presentó en la pandemia.

Para profundizar en este tema, ETCO (Instituto Brasileño de Ética de la Competencia) e IBRE/FGV, desarrollaron un índice para monitorear la economía sumergida, proporcionando un indicador de la evolución de las actividades informales. La economía sumergida se define como la producción de bienes y servicios no informados al gobierno, deliberadamente, para: evadir impuestos; evasión de aportes a la seguridad social; eludir el cumplimiento de las leyes y reglamentos laborales; evitar costes derivados de las normas aplicables a cada actividad.

El índice comienza en 2003, con el valor más alto de la serie histórica, alrededor del 21% del PIB brasileño. Entre 2003 y 2014, en el período de fuerte expansión del empleo formal, el Índice de la Economía Subterránea mostró una fuerte tendencia a la baja, alcanzando su valor más bajo en 2014 (16,1%). Desde entonces, como consecuencia de la crisis de 2015/2016, el índice ha mostrado una tendencia alcista, interrumpida por la crisis del COVID 19. La normalización de la actividad económica señala un nuevo aumento del índice.

Varios factores estructurales estimulan la formalización del mercado laboral: un aumento en el nivel medio de escolaridad de los brasileños; medidas de simplificação das normais legais que reduzem o custo da formalização como implantação das Notas Fiscais eletrônicas (NFes), o SIMPLES, o MEIA e a expansão do mercado de crédito reduziram a economia subterrânea no país nos anos 2000 ampliando as atividades econômicas em conformidade com la Ley.

Es un hecho que la situación económica tiene un fuerte impacto en la economía sumergida. La crisis de 2015/2016 propició el crecimiento del empleo informal, estimulando sucesivos aumentos en el Índice de Economía Subterránea entre 2015 y 2019.

El avance de la pandemia del Covid-19 generó una fuerte reducción del espacio para los trabajadores informales, provocando que el índice descienda en 2020, con el cambio en la composición del mercado laboral, con un mayor peso de la formalización, combinado con una fuerte reducción en el nivel de actividad económica.

Desde 2021, debido al inicio de la normalización económica y la recuperación más rápida del sector informal, hemos notado un aumento en el Índice de Economía Subterránea, lo que indica un retorno al patrón de aumentos observado antes de la pandemia. En concreto, en el año 2022, el peso de la economía sumergida en el PIB fue del 17,8%. Este valor observado en 2022 muestra que la economía sumergida en Brasil movió algo cercano a R$ 1,7 billones de reales, cercano por ejemplo al PIB de Suecia, que corresponden a algo cercano al 18% del PIB brasileño, según datos del FMI.

Debido a los menores costos, la recuperación del mercado laboral se vio favorecida por el empleo informal, con la posibilidad de un aumento adicional en el indicador de economía sumergida en los próximos años. Por lo tanto, la disminución del índice dependerá de la velocidad de recuperación de la economía y del avance de las reformas necesarias para estimular la economía.

La buena noticia es que los factores estructurales que llevaron a la reducción de la economía sumergida siguen presentes en la economía brasileña. En particular, el proceso de simplificación de normas y reglamentos sigue activo (con perspectivas de expansión por parte del actual gobierno), la educación media brasileña sigue aumentando y el mercado de crédito debería retomar su senda de crecimiento. Además, los efectos de la reforma laboral deben continuar estimulando la formalización del mercado laboral, reduciendo su costo. Por otro lado, la creación del PIX deberá fortalecer, en los próximos años, el uso de mecanismos formales de pago, facilitando la medición de las actividades económicas y, por lo tanto, en el largo plazo, permitiendo la reducción de la participación informal en el mercado brasileño. PIB.

* Edson Luiz Vismona (presidente de ETCO – Instituto Brasileño de Ética en la Competencia) y Fernando de Holanda Barbosa Filho – economista de FGV/IBRE

RELACIONADO