la madre de las reformas

por ETCO
11/10/2009

Autor: Merval Pereira

Fuente: O Globo - RJ - 11/10/2009

El libro “Brasil poscrisis”, coordinado por los economistas Fabio Giambiagi y Otavio Barros, se publica exactamente un año antes de las elecciones, con el objetivo de estimular el debate sobre el gobierno que comienza en 2011. Multipartidista, en una señal de que ¿Puede haber diálogo entre personas educadas, en la definición de Giambiagi, el libro tiene entre sus atractivos un capítulo del presidente de Petrobras, José Sergio Gabrielli, y la oreja con un texto del ministro de Planificación, Paulo Bernardo, además de un prólogo? de Luiz Carlos Mendonça de Barros y artículos de autores vinculados al gobierno de la FH.

El punto central es un conjunto de capítulos sobre las diversas reformas estructurales que necesitaría llevar a cabo el futuro gobierno, pero que dependen de una de ellas, la reforma política, considerada "la madre" de todas las reformas, más compleja y delicada, que puede poner a perder el clima político que permitiría la aprobación de los demás.

La característica del artículo del economista político Alexandre Marinis, de Consultoria Mosaico, es precisamente abordar estas delicadezas de tiempos y procedimientos para lograr los objetivos de una verdadera reforma política: “El momento de una reforma política es sumamente importante, en realidad determina Tu éxito. Ninguna propuesta es fácil de implementar y garantiza los resultados prometidos. Muchas veces pueden incluso jugar en contra de la intención inicial, y estamos incluso peor que nosotros ”, analiza Marinis.

Llama la atención sobre la concentración de poderes en manos del Presidente de la República, generando un hiperpresidencialismo de facto, un fenómeno no solo en Brasil, sino que también se extiende por América Latina.

“La perspectiva de las reformas estructurales depende de la figura central, que es el Presidente de la República.

Si no pretende impulsar las reformas, el proceso no despega ", enfatiza el autor, recordando que en el gobierno de Lula sucedió así: desde un principio aprobó una reforma tributaria" cuyo único objetivo era hacer que la CPMF se convirtiera en permanente, y luego nunca reguló la reforma previsional ”.

La lógica de nuestro sistema político, según Marinis, permite una coalición para sostener al gobierno, con líderes partidarios que tienen la fuerza para negociar las reformas, pero sin el poder suficiente para llevarlas a cabo sin el apoyo del Ejecutivo.

“El objetivo principal de una reforma política debe ser conciliar representatividad y gobernabilidad para evitar que parlamentarios, funcionarios de gobierno y los tres principales lobbies rentistas (corporativistas, políticos y empresariales) se comporten de manera oportunista y personal”, escribe Marinis en su texto.

Para él, "es necesario encontrar formas de superar a estos grupos que hoy capturaron el presupuesto público para aprobar proyectos que los favorezcan: representantes de grandes corporaciones, contratistas, funcionarios".

Otra peculiaridad del sistema representativo brasileño, según Marinis, es lo que él define como “el desequilibrio representativo de los estados en la Cámara de Diputados”.


Con mayoría electoral en las regiones Sur y Sudeste, los presidentes casi siempre abandonan estas regiones, con raras excepciones como la elección de Collor, que Marinis considera “una anomalía”.

“Pero, a la hora de implementar las reformas, este presidente tendrá que lidiar con un Congreso con sede en otras regiones del país, especialmente en el Norte y Nordeste”, comenta Marinis, para quien, aunque considera “simplista” resumir el tema. para las disputas regionales, “son estructuralmente importantes”.

La reforma política a llevarse a cabo, por tanto, “va mucho más allá de las soluciones anunciadas, como el voto distrital mixto, la lealtad al partido; es mucho más complejo ”.

Para Marinis, es necesario “romper este paradigma para que se aprueben las reformas estructurales que el país necesita”.

En su texto, llama la atención sobre "las posibles implicaciones que los cambios en el proceso de toma de decisiones políticas puedan tener sobre la capacidad de los futuros presidentes para construir coaliciones mayoritarias en el Parlamento y reanudar el proceso de reforma estructural del país".

Dado que la dinámica de trabajo del sistema político actual significa que la coalición mayoritaria en el Congreso está formada cada vez más por parlamentarios reacios a cambiar el status quo, "la priorización de una reforma política podría posponer indefinidamente la reanudación del proceso de otras reformas estructurales, como parte de Uno de los cambios sugeridos puede obstaculizar la capacidad del presidente para incorporar a los parlamentarios a su coalición y reducir el predominio del Ejecutivo sobre la producción legislativa ”.

Dependiendo de cómo se haga, advierte Marinis, "la reforma política podría dificultar que el próximo presidente forme una coalición mayoritaria en el Congreso".

Sin partidos firmemente comprometidos con los programas, “tendríamos varios PMDB”. No lo dice en su texto, pero en él está implícita una idea que desarrolló en conversación conmigo: la salida para superar estos impasses podría ser la convocatoria de una Asamblea Constituyente específica para la reforma política.

Para evitar sorpresas, la convocatoria se limitaría a temas específicos y las reformas solo serían válidas para el próximo gobierno. “De esta manera, se podrían elegir representantes de la sociedad civil para eludir a estos grupos de presión que hoy dominan el Congreso”, sueña Alexandre Marinis.

Les doy un descanso a los lectores hasta el 27, cuando se vuelve a publicar la columna.

RELACIONADO