Avanza acuerdo para acabar con la guerra fiscal

por ETCO
22/08/2007

Fuente: O Estado de S. Paulo, 22/08/2007

Sólo Paraíba, Goiás y Espírito Santo aún resisten y amenazan la unanimidad necesaria para convertir el acuerdo en un acuerdo formal, que sería histórico en el “ámbito del Consejo Nacional de Política Agrícola (Confaz).

El borrador del acuerdo prevé la validación de los incentivos fiscales vigentes y su eliminación, a partir de ahora. Será presentada a la próxima reunión de Confaz el 4 de septiembre. De no haber unanimidad, los secretarios prevén presentar este anteproyecto como una propuesta de reforma tributaria para la mayoría de los estados, lo que facilitaría su aprobación por el Congreso, donde necesitaría dos tercios de los votos.


En términos numéricos, las sedes de los tres Estados que, en principio, tienen reservas sobre la propuesta, suman 35 diputados, de un total de 513, es decir, menos del 7%. El problema es que, si el fin de la guerra fiscal depende del voto de la reforma tributaria, otros temas pueden atravesar el debate y, nuevamente, retrasar o impedir cambios.


Por otro lado, si el gobierno logra cerrar el acuerdo ya en Confaz, eliminaría la mayoría de los obstáculos para aprobar la reforma tributaria, permitiendo que la discusión en el Congreso se centre en el nuevo modelo de tributación en el país y no en disputar. cuestiones de interés Estados.


La dificultad para viabilizar el acuerdo es que, como órgano representativo de todos los estados, Confaz solo puede tomar decisiones por consenso. Es él quien se encarga, por ejemplo, de autorizar el otorgamiento de bonificaciones en el pago de impuestos, los denominados beneficios fiscales. Por ello, todos los contratos de incentivos fiscales firmados por los gobiernos estatales en los últimos 20 años están sujetos a impugnación judicial, lo que llevó a los secretarios a iniciar la discusión sobre cómo llegar a una salida honorable de esta guerra fiscal.


El texto acordado ayer da una solución definitiva a disputas pasadas, al validarlas formalmente. Al mismo tiempo, prohíbe el otorgamiento de nuevos beneficios a las empresas. Lo que ya se ha concedido seguirá siendo válido durante algún tiempo, pero dentro de ciertas reglas.


Los beneficios del sector comercial, por ejemplo, deberían ser revocados de inmediato. Sin embargo, los del sector industrial podrían mantenerse en su totalidad hasta finales de 2011 y luego reducirse progresivamente hasta el final de los contratos.


A partir de 2012, según el borrador del acuerdo, la tarifa del ICMS cobrada por los estados que producen los bienes también se reduciría del 12% actual (Noreste) y el 7% (Sureste) a solo el 4%. El resto del impuesto ahora lo embolsarían los estados receptores o los consumidores, como es habitual en el mundo desarrollado.

RELACIONADO