Brasa durmiente

por ETCO

Autor: LUIZ FELIPE LAMPREIA

Fuente: O Globo, 06/02/2009

La muy breve reintroducción del sistema de licencias previas para las importaciones fue un desastre, pero sobre todo demostró que nuestra vieja pasión por Colbert, el inventor del proteccionismo, es como una brasa ardiente que puede encenderse al primer respiro.



Después de todo, el romance es secular.



En la imaginación de la gente, se registró como cierta la frase del candidato Collor en la campaña electoral de 1989 que describía nuestros coches como vagones. La apertura realizada por el gobierno en 1990/91 fue sin duda el cambio más profundo de nuestra política comercial en 50 años. Sus beneficios, controvertidos en su momento, hoy son un consenso. He aquí, a los primeros signos de contracción de la economía, reaparecen los apologistas de la panacea proteccionista.



En general, somos muy elocuentes al denunciar el proteccionismo en otros países, pero nos gusta usarlo.



Esto me recuerda una frase de la gran película de Alain Resnais - "Hiroshima, mi amor" - en la que el personaje afirma que "la moral dudosa es la moral de los demás".
Es justo reconocer que tal impulso no es privilegio de los burócratas de Brasilia. Los demócratas del Congreso en Washington están pidiendo cláusulas de compra estadounidenses en la legislación de estímulo económico del presidente Obama. El gobierno de Sarkozy se enfrenta a una presión cada vez mayor y también puede tomar medidas similares. Incluso en Inglaterra, la madre del liberalismo comercial, hubo varias manifestaciones contra la competencia internacional.



Y ni siquiera hablemos de Argentina, siempre uno de los campeones mundiales de este deporte. Pero, como decía la respetada revista “The Economist”, “el proteccionismo es atractivo individualmente pero colectivamente inocuo”.



En la reunión de Davos, el ministro sudafricano Trevor Manuel dijo que los países africanos están en riesgo de "descarrilamiento" si son aislados por sus socios comerciales.



Otras voces, insospechadas como “neoliberales”, han advertido sobre los escollos que encierra la intervención estatal. Vladimir Putin advirtió que "tales políticas pueden ser contraproducentes". El primer ministro chino, Wen Jiabao, pidió a los líderes mundiales que "permanezcan atentos" en sus esfuerzos por contener el proteccionismo. En la misma línea se pronunció el Ministro de Comercio de Egipto y el de la India. El secretario general de la OCDE, en un artículo en el sitio web de la organización, afirmó que "solo empeoraremos la crisis si sucumbimos al canto de sirena del proteccionismo y el nacionalismo estrecho de miras".



El propio presidente Lula tenía razón cuando dijo que “es un error entender que el proteccionismo resuelve el problema de la crisis. El proteccionismo, en este momento, agravará la crisis ”. Menos mal.



Es lógico que también debamos estar atentos a las amenazas extranjeras de dumping y otras formas de competencia desleal. Es muy probable que ocurran episodios del género que amenazarían a los productores nacionales. En este caso, las reglas de la Organización Mundial del Comercio y la legislación brasileña autorizan fuertes medidas para remediar la situación.



Nuestros organismos gubernamentales especializados harían mejor en monitorear y aplicar estos recursos que en idear medidas retrógradas, incompatibles con nuestros compromisos en la OMC y capaces de generar arbitrariedad, como la restitución del cajón burocrático llamado licencia previa de importación.
Es más fácil refugiarse detrás de un arma poderosa y discriminatoria que emprender el complejo camino de la investigación y el establecimiento de pruebas de deslealtad comercial. Pero esto tiene un precio, ya que también nos exponemos a prácticas idénticas y contribuimos a la desmoralización del sistema legal que rige el comercio internacional.



Estamos apenas al comienzo de una crisis de posguerra sin precedentes. Se estima que el comercio mundial se contraerá un 2,8%, frente a un crecimiento del 4,1% en 2008. Nadie puede predecir el futuro, ni excluir la posibilidad de un empeoramiento de la salud económica mundial.



Sin embargo, recurrir a medidas proteccionistas solo puede acelerar la velocidad de propagación de la recesión.
Brasil necesita atarse al mástil, como Ulises en la "Odisea", para no caer en la seducción de las sirenas.

LUIZ FELIPE LAMPREIA fue Ministro de Relaciones Exteriores (1995-2001).