Brasil tiene un Portugal informal

por ETCO
20/05/2005


Por Luciana Rodrigues y Flávia Oliveira, O Globo - 20/05/2005


Las pequeñas empresas informales son la fuente de trabajo para una cuarta parte de los brasileños que se dedican a actividades no agrícolas. Son autónomos, personas que viven de sus facturas, microempresarios o empleados de empresas ajenas al trámite. Y que, con gran frecuencia, se convirtieron en emprendedores no por vocación, sino por falta de opción. En su encuesta más reciente sobre la economía informal urbana, el IBGE contabilizó 10,34 millones de pequeñas empresas de este tipo en 2003, que empleaban a 13,86 millones de personas, equivalente al 25,45% de la fuerza laboral en las ciudades brasileñas, excepto los trabajadores domésticos. Es un ejército de trabajadores superior, por ejemplo, a toda la población de un país como Portugal (10,56 millones).


Sin embargo, el peso de este sector en el Producto Interno Bruto (PIB, suma de toda la riqueza del país) es mucho menor. ¿Los ingresos de estos negocios? un promedio de R $ 17,6 mil millones por mes en 2003? representa alrededor del 6% del PIB, según una estimación del IBGE. Las cifras muestran que el sector informal tiene una función social, de absorber mano de obra y mitigar la crisis del mercado laboral, mucho mayor que su papel económico en la generación de riqueza.


? Si estas personas no pudieran actuar y garantizar su supervivencia, ¿estarían presionando el mercado laboral, por un lado, y los programas gubernamentales de transferencia de ingresos, por el otro? dijo Ángela Jorge, coordinadora de Trabajo e Ingresos del IBGE.


La informalidad llega al 98% de las empresas


Desde 1997, fecha de referencia de la última encuesta del IBGE de este tipo, el número de trabajadores en negocios informales ha crecido un 7,7%. Es casi el doble de la expansión del 4% registrada, en el mismo período, en el total de empleados en actividades no agrícolas en Brasil, con excepción del servicio doméstico. En otras palabras, sin el sector informal, el desempleo urbano entre 1997 y 2003 habría crecido mucho más.


Pero, por otro lado, las pequeñas empresas no formalizadas perdieron su participación en el PIB, ya que en 1997 representaron el 8% de la riqueza total generada en el país. Esto es un reflejo del empobrecimiento de estos emprendedores y sus empleados.


La informalidad llega al 98% de las empresas no agrícolas con hasta cinco empleados. Y reúne un amplio universo, que va desde vendedores ambulantes hasta microempresarios, pasando por artesanos. En total, el 69% son autónomos, el 10% son empleadores, el 16% son asalariados con y sin contrato laboral y el 5% trabajan sin remuneración.


La mayoría de las veces son informales por falta de oportunidades: el 31,12% dijo que inició su negocio porque no encontró trabajo y el 17,62% dijo que buscaba un complemento de ingresos. Solo el 16,47% se convirtió en emprendedor por deseo de independencia.


? El sector informal funciona más como una red de seguridad que como un trampolín. ¿La gente crea negocios por necesidad, no por iniciativa empresarial? dijo Marcelo Neri, director del Centro de Política Social de la Fundação Getúlio Vargas (FGV). ? Prueba de ello es que un tercio de los propietarios dice que inició el negocio porque no encontró trabajo.


José Ferreira de Pinto, de 60 años, se topó con jóvenes en barreras para ingresar al mercado formal. Se fue de Acre a la edad de 23 años con planes de convertirse en médico de la Fuerza Aérea en Río. No pudo unirse a las Fuerzas Armadas. Pero, como nunca se sentó en un banco de la escuela hasta los 16 años, completó su antiguo título de bachillerato en un seminario, tomó el examen de ingreso, estudió durante dos años en el curso de filosofía en la PUC-Río y se graduó como abogado en la misma universidad. El diploma y el portafolio del Colegio de Abogados de Brasil (OAB) son un orgullo y nada más.


? Nunca practiqué la abogacía. El salario del principiante era muy bajo y, sin una familia en Río, no tenía forma de mantenerme. recuerda el abogado, quien luego de trabajar 30 años con decoración floral en iglesias, hoy es dueño de un puesto de ropa en el camelódromo Uruguaiana.


Los autónomos son los más motivados por la necesidad. Entre los hombres de este grupo, el 37% abrió el negocio por falta de oportunidades en el mercado laboral, mientras que el 34% de las mujeres acudió a complementar sus ingresos familiares. Otro indicio de que el mercado formal habita los sueños de la mayoría de los emprendedores informales es el elevado número (15,90% del total) de quienes dijeron, cuando se les preguntó sobre planes de futuro, que pretenden dejar sus negocios y buscar trabajo.

RELACIONADO