Comercio y piratería

por ETCO
07/04/2005


El estado de São Paulo, 06/04/2005

El gobierno estadounidense decidió extender por seis meses, es decir, hasta septiembre, el plazo dado a Brasil para probar acciones efectivas en la lucha contra la venta de productos falsificados y el delito contra la propiedad intelectual.


Con esta decisión, los exportadores brasileños seguirán beneficiándose del Sistema General de Preferencias (SGP), que permite que cierto número de productos ingresen a Estados Unidos con aranceles cero. El año pasado, bajo este régimen se exportaron bienes por valor de 2,1 millones de dólares, alrededor del 10% de las ventas al mercado estadounidense. Las concesiones otorgadas por el SGP son voluntarias y unilaterales. La amenaza de exclusión de Brasil persiste y en teoría podría aplicarse, dentro de unos meses, si la protección de la propiedad intelectual en Brasil se considera insuficiente.


La extensión del plazo es "el resultado de algunos pasos iniciales positivos por parte del gobierno brasileño", según la Oficina del Representante de Comercio de Estados Unidos (USTR), equivalente a un Ministerio de Comercio Exterior. El ministro interino, Peter Allgeier, había conversado unos días antes con el subsecretario de Economía del Itamaraty, Clodoaldo Hugueney, sobre las acciones del gobierno brasileño.


Sin embargo, según la evaluación del USTR, los enjuiciamientos y condenas siguen siendo pocos e insuficientes para desalentar la delincuencia.


En septiembre del año pasado, el gobierno estadounidense había dado a Brasil 180 días para iniciar una ofensiva más seria contra la piratería. La presión aumentó recientemente cuando International Intellectual Property, una de las principales organizaciones de propiedad intelectual del mundo, denunció al gobierno brasileño ante la Casa Blanca por no implementar las propuestas de CPI Piracy y por los insignificantes resultados de la represión contra el contrabando.


La entidad acusó a las autoridades estadounidenses de castigar a Brasil, argumentando que las empresas estadounidenses perdieron US $ 758 millones en 2003 como consecuencia de la invasión de productos pirateados. En marzo, el presidente del Subcomité Senatorial para el Hemisferio Occidental, el senador Norm Coleman, estuvo en Brasil para discutir el asunto.


Las autoridades brasileñas deben combatir la piratería no solo para hacer frente a la presión de otros países, sino principalmente porque el país se ve gravemente perjudicado por el contrabando y la falsificación y porque existen conexiones entre estas prácticas y el gran crimen organizado.


El Comité Interministerial de Lucha contra la Piratería, creado en 2001, tuvo una actuación frustrante, dando la impresión de que sólo parecía mitigar las críticas al país. En noviembre de 2004, el Servicio de Impuestos Federales de Foz do Iguaçu intensificó el asedio al contrabando. Poco antes de la fecha límite fijada en septiembre por la USTR, el gobierno federal creó el nuevo consejo que, en los dos últimos días de febrero, delineó un plan para combatir la piratería, compuesto por 99 reglas, muchas de ellas capaces de traer resultados a corto plazo.


Ahora, con la unión de la policía, la industria y las autoridades superiores, operaciones como las del Servicio de Impuestos Federales en Foz do Iguaçu, iniciadas en noviembre de 2004, pueden traer mejores resultados. El año pasado, el valor de las incautaciones de bienes contrabandeados en la frontera con Paraguay alcanzó los US $ 33,574 millones. Fue un récord y casi el doble de incautaciones de 2003.


La represión contra el contrabando, ahora definida por el Plan Nacional de Lucha contra la Piratería, durará mucho tiempo y reunirá a la Policía Federal, el Servicio de Impuestos Federales, el Consejo de Lucha contra la Piratería y el Ministerio de Justicia. Según las autoridades, acciones como las realizadas en la frontera con Paraguay se extenderán a otros puertos de entrada para el contrabando, como los Puertos de Santos y Paranaguá, las ciudades gemelas de Ponta Porã y Pedro Juan Caballero y la frontera de Uruguay. , en la región de Uruguay Arroio Chuí.


Según el Ministerio de Relaciones Exteriores, el gobierno estadounidense habría tomado una decisión más adecuada si hubiera abandonado la amenaza de excluir a Brasil del SGP. El país, según las autoridades de Brasilia, está y seguirá comprometido en la lucha contra la piratería. Pero es innegable que los resultados siguen siendo limitados y que queda mucho por hacer para disuadir a los contrabandistas y falsificadores.

RELACIONADO