El contrabando involucra a 31 personas en Foz

por ETCO
10/06/2005

Fuente: Valor Econômico, 10/06/2005

Por Zínia Baeta de Foz do Iguaçu


La creación de un programa para atraer industrias y servicios a la región de Foz do Iguaçu, en Paraná, ha sido defendida como una forma de reducir la piratería y el contrabando en el área. La idea, común a los parlamentarios, representantes de entidades no gubernamentales y técnicos de los ingresos federales, surge de los datos que muestran que alrededor de 31 mil personas en la región de la triple frontera consideran la piratería o el contrabando un medio de subsistencia, y que La represión por sí sola no ha sido suficiente para poner fin al problema, lo que tiene una repercusión económica que afecta a todo el país. La región es uno de los principales puertos de entrada para el contrabando y productos pirateados en Brasil.


A pesar de estar todavía en el campo de las ideas, la posibilidad era común a todos los debates celebrados ayer durante el Seminario Internacional sobre Combate Estratégico contra el Contrabando y la Piratería, promovido por la Unión Nacional de Técnicos de la Renta Federal (Sindireceita) en Foz de Iguazú. Una lista de sugerencias al gobierno federal saldrá de la reunión.


Tanto Sindireceita como el Instituto Brasileño de Ética en la Competencia (ETCO) defienden la búsqueda de otros medios para combatir la piratería y el contrabando, además de la inspección. Un estudio comparativo realizado por los técnicos fiscales de Foz y los miembros de Sindireceita, Sergio de Paula Santos y Samuel Benck Filho, muestra que no existe una correlación directa entre los valores de los bienes incautados por el Servicio de Impuestos Internos y el número de empleados involucrados en estas acciones. En 1995, por ejemplo, se incautaron más de 39 dólares en bienes. En ese momento había 181 empleados. En 2002, con 230 funcionarios involucrados, las incautaciones representaron alrededor de US $ 17, 6 mil. Por tanto, entienden que la represión por sí sola no resuelve el problema y no ataca sus causas. "Es necesario crear un programa para sacar a estas personas de esta actividad", dice Sérgio de Paula Santos. Los programas podrían venir con la creación de beneficios como la reducción de impuestos, lo que atraería industrias al municipio.


Según el presidente Sindireceita, Paulo Antenor, también es necesario crear un proyecto para calificar la mano de obra en la región y acercar las universidades. La promoción de campañas de concienciación pública sobre los males del contrabando es otra propuesta. El presidente ejecutivo del Instituto ETCO, Emerson Kapaz, propuso la creación de un grupo en el municipio, formado por entidades de clase y empresariales, Ejecutivas y Legislativas, para elaborar un proyecto “estructural para la recuperación de la triple frontera”. La idea sería buscar el apoyo del gobierno federal y del BNDES e incluso del Banco Mundial. El instituto ya encargó un estudio para identificar la vocación económica de la región, que debería estar listo en agosto.

RELACIONADO