Las fábricas de juguetes eliminan 5 empleos

por ETCO
14/03/2005

 Marcelo Rehder, Estado de São Paulo - 14/03/2005


El país perdió 5 empleos y no recaudó más de R $ 750 millones en impuestos retenidos solo con operaciones fraudulentas de subfacturación en la importación de juguetes en 2004. La estimación es de la Asociación Brasileña de Fabricantes de Juguetes (Abrinq), que es trabajando con el IRS para frenar esto.
Es una práctica ilegal que se caracteriza por la documentación de importación a precios inferiores a los realmente realizados, lo que reduce la base de cálculo de impuestos adeudada. La diferencia se paga por fuera, pero los juguetes llegan al consumidor brasileño a precios artificialmente bajos, debido a la evasión fiscal, lo que constituye una clara competencia desleal.


El daño causado por el esquema salió a la luz el mes pasado, con la revelación de los problemas financieros que enfrenta Estrela, el mayor fabricante de juguetes del país, que pasó a tener la bancarrota requerida por los proveedores. Según Abrinq, hay al menos 35 empresas más en una situación similar, que podrían explotar en cualquier momento.


La entidad sospecha que 84 importadores, entre los cuales se encuentran grandes cadenas minoristas y supermercados, responsables del 52% del volumen, en peso, de las importaciones brasileñas de juguetes, pero que representan solo el 19% del valor de estas operaciones.


“La Rua 25 de Março causó menos problemas a la industria brasileña en 2004 que muchos de los llamados importadores serios”, dice Synésio Batista da Costa, presidente de Abrinq, refiriéndose al mayor centro comercial callejero de la ciudad de São Paulo. “Las revistas pagan a los importadores al contado, pero exigen plazo de 90 días y productos en consigna de la industria nacional”, argumenta.


Muchas empresas están entrando en números rojos debido a la reducción de las ventas y al aumento del inventario en las fábricas, lo que reduce el capital de trabajo. Estrela, por ejemplo, inició el año con R $ 35 millones en juguetes varados en inventario, según el Sindicato de Trabajadores de la Industria del Juguete del Estado de São Paulo. "Este no es un caso aislado. La mayoría de los fabricantes han estado despidiendo trabajadores para reducir costos ”, dice la presidenta de la entidad, Maria Auxiliadora dos Santos.


El año pasado, en el sindicato de categoría de São Paulo se ratificaron más de 1,2 despidos de empleados con más de un año de servicio en una empresa. “Fue uno de los peores años desde la apertura del mercado a las importaciones, en 1990”, dice el sindicalista.


El regulador de máquinas Marcelo Ferreira da Silva, de 32 años, lo sintió en su piel. En enero, a su regreso de vacaciones, Silva fue despedido por Brinquedos Bandeirante, luego de 8 años de servicio. Integró una lista de 40 personas despedidas por la empresa en el mismo día. "Afirmaron que no nos estaban despidiendo por incompetencia, sino por una reestructuración para reducir costos", dice. Silva está desempleado y trabaja para mantener a su familia, asistido por su esposa, Valquíria, vendedora autónoma de cosméticos y ropa de mujer.


Para el presidente de Abrinq, los signos de subfacturación son evidentes: mientras que en el mercado internacional el precio promedio por kilo de juguetes importados es de alrededor de US $ 10, en Brasil cayó a US $ 3,40 en 2004. Peor: informes del propio Ministerio de Desarrollo informa que, en algunas aduanas, este promedio fue inferior a US $ 0,50.


En la oficina de aduanas de São Francisco do Sul (SC), el IRS retuvo por investigación insuficiente una carga de 4 contenedores de carros de fricción importados a US $ 0,48 por kilo (o US $ 0,08 por unidad). En el Puerto de Paranaguá (PR), una carga de 40 contenedores de animales de peluche importados también se mantiene a US $ 0,21 por unidad.


Para eludir el bombardeo de ingresos, los importadores malos generalmente migran de puerto a puerto. Costa dice que en julio de 2004, después de una gran operación en Foz de Iguazú, en la que se detuvieron 30 carros de productos chinos de contrabando, la importación por la ubicación, que representaba alrededor del 20% de los productos que ingresaron al país, cayó repentinamente a 6,8%. Al mismo tiempo, las importaciones a través del Puerto de Itajaí (SC) crecieron de 3,8% a casi 8%.


El año pasado, las importaciones de juguetes alcanzaron los 63,5 millones de dólares, un 97% más que en 2003, cuando totalizaron 32,2 millones de dólares. “Sin subfacturación, serían 190 millones de dólares; el gobierno recaudaría más y la industria brasileña tendría la competitividad necesaria para mantener los miles de puestos de trabajo que se barren cada año ”, dice Costa. Las cifras de Abrinq indican que las importaciones ya representan alrededor del 35% de los juguetes vendidos en el país, según la organización, por cada US $ 35 mil importados, se cierra un lugar en la industria brasileña. El sector emplea a 21 personas, 5 menos que hace un año. En 2004, el mercado de fabricantes equivalía a 650 millones de dólares. En reales, la facturación de las empresas cayó un 6,5%, después de descontar la inflación del período.


“La velocidad y el volumen de ataque del llamado 'importabando' fueron violentos en 2004. Si no se hace nada, muchas empresas entrarán en concurso de acreedores este año, cerrando más puestos de trabajo”, argumenta Costa.

RELACIONADO