El fraude afecta al 80% de los negocios en el mundo

por ETCO
24/09/2007

Autora: Raquel Balarín

Fuente: Valor Econômico, 24/09/2007

Una encuesta mundial que publicará hoy la consultora de riesgos Kroll señala que, en los últimos tres años, cuatro de cada cinco compañías han sufrido algún tipo de fraude. Los datos más alarmantes provienen de América Latina. En la región, el 45% de los 900 altos ejecutivos entrevistados creen que el nivel de fraude corporativo es un poco más alto o mucho más alto hoy, en comparación con hace tres años. El segundo lugar viene en Medio Oriente y África, con 44%.


 


Para el director ejecutivo de Kroll en Brasil, Eduardo Gomide, el liderazgo de América Latina en el crecimiento del número de fraudes corporativos puede reflejar las nuevas reglas impuestas por la Ley Sarbanes-Oxley, en Estados Unidos, luego de los escándalos de Enron y WorldCom. “Las filiales de las multinacionales y las empresas aquí con acciones que cotizan en los Estados Unidos ahora tienen reglas más restrictivas. Se volvió obligatorio para el ejecutivo frenar el fraude ”, explica Gomide.


Si bien la percepción del número de fraudes es alta, la investigación - realizada en alianza con Economist Intelligence Unit (EIU) - también revela que, en la región, los valores de las pérdidas sufridas son menores. Poco más de un tercio de las respuestas (36%) indicó que el fraude genera un costo anual de menos de US $ 100, 20% entre US $ 100 y US $ 1 millón, 7% entre US $ 1 millón y US $ 25 millones y solo el 2% entre $ 25 millones y $ 50 millones. No se han reportado pérdidas superiores a las reportadas en América Latina.


En Europa Occidental y Europa del Este, el impacto del fraude supera los US $ 100 millones para el 3% de los encuestados y en América del Norte, el 2%. “En los países desarrollados, los fraudes suelen ser contables, se llevan a cabo para engañar a los inversores y tienen un gran impacto. En Europa del Este y África tenemos el crimen organizado, las mafias ”, dice Gomide.


La causa más frecuente de una mayor exposición al fraude es la alta rotación de empleados, con un 32%. Este problema es mayor en la región de Asia / Pacífico (40%) y menor en América del Norte (25%).


El director ejecutivo de Kroll señala que, además del desvío de activos físicos y cuestiones contables, la encuesta también se centró en la propiedad intelectual, para detectar casos de piratería o robo de información estratégica. Y esa es la principal preocupación de los entrevistados: alrededor del 20% de ellos se consideran altamente vulnerables al robo, pérdida o ataques de información. Y el 31% cree que la creciente complejidad de los sistemas tecnológicos está aumentando su exposición al fraude. Es la segunda causa más importante, solo detrás de la rotación de empleados.


Las empresas dependen cada vez más de la tecnología y tienen una estructura profesional cada vez más esbelta. Esto, según Gomide, lleva a las personas a tener más obligaciones, sin segregar algunas tareas. El mismo empleado puede ser responsable de recibir las facturas del proveedor y realizar el pago, lo que ayuda a facilitar el fraude.


“En las empresas, los descubrimientos de fraude a menudo se deben a un compañero de trabajo, que identifica algo extraño. La única industria que tiene sistemas bien desarrollados para detectar el fraude es el financiero ”, dice Vander Giordano, de Kroll Latin America. Por eso, más que adoptar reglas complejas para frenar el fraude, la consultora de riesgos ha venido argumentando que las empresas deben recopilar la mayor cantidad de datos posible y realizar correlaciones, como ya hacen los bancos.


Aunque es el mejor preparado para detectar fraudes, tanto tecnológicamente como en controles internos, el sistema financiero es también el que más pérdidas sufre. La pérdida de los últimos tres años por institución es más del doble de la media de las empresas analizadas. Además, las industrias de la salud, farmacéutica y biotecnología también sufren pérdidas por encima del promedio (75% por encima del promedio); recursos naturales (que incluye minería y energía, por ejemplo) y manufactura. En estos casos, el número de fraudes suele ser menor que en otros sectores, pero el monto involucrado es mucho mayor.


En la industria de los recursos naturales, además del fraude previsible de la apropiación indebida de activos físicos, Kroll señaló que una quinta parte de los ejecutivos consideraba que sus empresas eran altamente vulnerables a la corrupción, casi el doble de la media. Una de las causas puede ser el hecho de que esta industria se explota en países comúnmente incluidos entre los más corruptos del mundo.


La encuesta también revela que el 39% de los encuestados en Oriente Medio y África han sido amenazados por la corrupción y el soborno en los últimos tres años. En América Latina, este índice es del 29% y en América del Norte, del 9%. “Está claro que los países con mayor presencia del Estado en la economía tienen una mayor incidencia de corrupción y soborno”, dice Gomide.

RELACIONADO