La ley contable tendrá nuevo sustituto

por ETCO
11/11/2004

Fuente: Valor Econômico, 09/11/2004


Por Daniele Camba desde São Paulo

La ley contable, una especie de apéndice de la Ley de Sociedades Anónimas (SA) para la contabilidad y divulgación de los estados financieros de las empresas, finalmente puede despegar.


El relator del proyecto de ley, el diputado Armando Monteiro, está preparando un nuevo sustituto que debe ser sometido a la aprobación de la Comisión de Hacienda e Impuestos de la Cámara a finales de este mes. Monteiro cree que el texto final debería ser votado en el Congreso a finales de este año.


La información fue transmitida por el diputado al Instituto Brasileño de Gobierno Corporativo (IBGC), que realizó ayer el V Congreso Brasileño de Gobierno Corporativo. Monteiro fue invitado a participar en el evento, pero no pudo asistir.


No hay detalles de los cambios sugeridos por el diputado. Existe una expectativa en torno al artículo que exige que las sociedades anónimas con activos superiores a R $ 240 millones o ingresos brutos anuales superiores a R $ 300 millones publiquen un balance, como ya ocurre con las sociedades anónimas. La Confederación Nacional de Industrias (CNI), de la que Monteiro es presidente, se opone a la propuesta.


Este es uno de los puntos más controvertidos del proyecto. El primer relator, el diputado Émerson Kapaz, incluyó un suplente que permitió a las sociedades anónimas divulgar sus declaraciones solo en internet. Debido a los altos costos de publicación, especialmente en los periódicos oficiales, el presidente de la Comisión de Bolsa y Valores de Brasil (CVM), Marcelo Trindade, se opone a la extensión de la publicación obligatoria a los limitados.


La reforma de los estados financieros, un viejo sueño de los profesionales del mercado de capitales, se lleva a cabo desde 1999. “La clave es tener la fuerza política para desentrañar el proyecto”, dijo el director de Bradesco Templeton, Mauro Cunha. Recuerda que Brasil viene cayendo en el ranking de los mejores países para invertir, y una de las razones es la falta de armonización de las normas contables con las internacionales.

RELACIONADO