Seminario realizado por ETCO y Valor discute Ley Anticorrupción

por ETCO
24/09/2014

Después del "arrastre" de la Ley de Registro Limpio, que puso cientos de aplicaciones sospechosas en el limbo, el país ahora tiene la Ley de Empresa Limpia (o Ley Anticorrupción). En vigor desde enero, la Ley 12.846 responsabiliza a las empresas y sus empleados por cometer actos contra la administración pública. Con la legislación, el Estado quiere castigar al agente corruptor y también a la empresa que se deja corromper. Con esto, espera que Brasil deje la incómoda posición de 72 en el ranking de corrupción en una lista global de 180 países. La nueva ley prevé castigos para delincuentes que pueden alcanzar R $ 60 millones o el 20% de los ingresos, sin eximirlos de la reparación de pérdidas a las arcas públicas.

En primer lugar, el propósito de la ley es inhibidor y educativo. Más que eso, la ley tiene como objetivo recompensar a las empresas "limpias" con mejores condiciones competitivas. "La ley tiene el poder de igualar las condiciones de competitividad entre las empresas, haciendo que el mercado recompense a quienes invierten en ética, integridad y eficiencia", dijo Sérgio Nogueira Seabra, secretario de Transparencia y Prevención de la Corrupción. “Al crear una competencia equitativa basada en la eficiencia, la empresa, el ciudadano y el gobierno se benefician. Es un juego donde todos ganan ", comentó Seabra, uno de los oradores en el seminario realizado por ETCO y el periódico Valor Econômico" La nueva Ley Anticorrupción y sus impactos en las empresas ", el 25 de agosto, en São Paulo.

"Esta es una ley diseñada para cambiar realmente el nivel del entorno empresarial en Brasil", dijo Jorge Hage, Ministro de Estado Jefe del Contralor General de la Unión, quien también participó en el evento. El ministro, sin embargo, ve dos obstáculos. Una de ellas es la "reforma necesaria para acelerar el proceso judicial, tanto civil como penal, para que los procesos no demoren entre 10 y 20 años". El otro es "la abolición del financiamiento corporativo para campañas políticas, que, de hecho, son los dos objetivos principales que tenemos por delante".

Para el ministro, la Ley de Empresas Limpias, como prefiere llamarla Ley Anticorrupción, es otro hito en una lucha que comenzó hace una década, con "los portales de transparencia, con la ley de acceso a la información, con la institución del sistema de corregidorias ". Hage enumeró que estos mecanismos "eliminaron a 4.016 agentes corruptos de las filas de la administración federal, impidieron la participación de 3.866 empresas en licitaciones y prohibieron a 2.690 ONG recibir acuerdos".

Para el presidente ejecutivo del Instituto Brasileño de Ética en Competencia (Etco), Evandro Guimarães, las empresas tienen un papel importante en la lucha contra la corrupción. "Cada empresa debe tener su propio comité interno para la prevención de la integridad". Según él, "en Brasil, la evasión fiscal, el contrabando, la piratería y la adulteración son equivalentes al Producto Interno Bruto (PIB) de los países de América Latina". "El mayor activo de una nación es el mercado interno que debe preservarse y no podemos escatimar esfuerzos para que las empresas participen en este movimiento anticorrupción", dijo.

Mario Vinícius Claussen Spinelli, controlador general del municipio de São Paulo, defiende la tesis de que "es necesario cambiar la relación de promiscuidad entre los sectores público y privado en Brasil". Sugirió que el país adopte modelos internacionales que responsabilicen a las redes de corrupción. Según Spinelli, Brasil es uno de los pocos países en desarrollo que no tenía una ley anticorrupción. En la ciudad de São Paulo, los resultados son ilustrativos. Por ejemplo, el mes pasado, la colección de ISS Habite-se aumentó un 74%. Las acciones condujeron a un esquema de corrupción que involucró a más de 400 empresas y había estado operando durante una década. Del total, dice Spinelli, "solo cinco buscaron el control para colaborar con la investigación y solo uno de ellos por su propia voluntad".

fuente: Valor en línea

Presentación de Gustavo Hungaro

Presentación Jorge Hage

Presentación Mario Spinelli

Presentación de Sérgio Seabra

Presentación Gabriela Freitas

Lea también: Abogados identifican impactos para empresas 

RELACIONADO