El bien de brasil

por ETCO
27/10/2004

Fuente: O Globo, 27/10/2004


Por Merval Pereira


¿La frase del publicista Duda Mendonça sobre las peleas de gallos? ¿Todos saben que este es mi hobby? ? y el trabajo de los líderes del PT, como el jefe de la Casa Civil, José Dirceu, tratando de reducir a un caso personal el episodio de su encarcelamiento en una pelea de gallos de lucha clandestina en Jacarepaguá, en Río de Janeiro. ¿O el senador Aloizio Mercadante, clasificándolo como un mero? ¿Excentricidad del artista? El desafortunado pasatiempo de maltratar a los animales, todos juntos resumen bien el estado de complacencia moral en el que el país está luchando, lo que genera el desgaste de su tejido social y tiene serias repercusiones incluso en la economía.


De hecho, todos sabían, incluido el presidente Lula, que Duda Mendonça era fanático de las peleas de gallos y que estaba orgulloso de los títulos que ganaron sus animales. Y nadie lo censuró nunca. Pero eso solo testifica contra aquellos que insisten en que su arresto no afectará la imagen oficial del gobierno. Es la misma complacencia con la que la sociedad de Río de Janeiro siempre ha tratado a los banqueros del juego animal. Ya sea por la misma tranquilidad con la que se compran productos pirateados en la calle, o porque se usa un software falsificado en la computadora.


¿Es una clemencia peligrosa en el alma brasileña impregnada de actos ilegales, que termina teniendo repercusiones desastrosas tanto en la vida cotidiana de la gente común? ¿Quién da un soborno al guardia de la esquina para que no lo multen y lo considera un hecho de la vida, si no un signo de inteligencia? como en la economía del país.


El antropólogo Roberto da Matta, experto en el alma brasileña, dice que una característica de nuestra sociedad es mantenerse alejado. ¿Y lo que es más difícil de salir es cuando, en el lado equivocado de la pared, es un amigo nuestro? Él dice que la familia es la única institución brasileña que trabaja, y que no tiene competidor: "Si peleas con tus amigos, ¿se acabó?", Enfatiza. Esto, según él, sería una característica de una sociedad paradójica, que es moderna pero, al mismo tiempo, tradicional.


La historia de Brasil se hizo, para da Matta, reflejando una sociedad mulata, no en el sentido racial, sino en el sentido de que utiliza la modernidad de Europa occidental, con valores que son válidos para todos, pero al mismo tiempo, ¿no abandonar a los amigos? . Recuerda la frase de un político de la época del Imperio, en la transición a la Antigua República, que decía: "Me resisto a todo, excepto a la solicitud de un amigo".


En este clima propicio para todo tipo de maracutaia, la reciente denuncia contra el diputado federal de Río André Luiz, del PMDB, que se jacta, en una conversación grabada, de tener amigos influyentes en la Asamblea Legislativa de Río. frente a un esquema de corrupción que propuso, a cambio de R $ 4 millones, liberar al bicheiro Carlos Cachoeira de la acusación de haber corrompido al asesor del Palacio de Planalto Waldomiro Diniz. ¿La queja de la revista? ¿Ves? tuvo, entre otros, el mérito de acelerar la aprobación del informe del IPC de la Asamblea, pidiendo su arresto.


No es por nada que Río se señala como un ejemplo de un estado en el que el poder paralelo del crimen organizado, en sus diversas modalidades, está arraigando, al igual que en el pasado fue el Espíritu Santo. Lo grave es que Río puede ser donde la ilegalidad está más arraigada en el poder, pero no es una excepción. ¿El país, gracias a la lentitud del poder judicial y al perverso intercambio de intereses entre los jueces, la élite política y económica? relación promiscua que fue identificada por el relator especial de la ONU, Leandro Despouy? respira un clima de impunidad que fomenta el fraude de todo tipo.


Y coexiste con la explosiva mezcla de corrupción endémica (una encuesta reciente de la ONG Transparencia Internacional mostró que no hemos tenido políticas públicas efectivas en este sector durante siete años, lo que nos coloca como un país con un alto grado de corrupción), con un mercado de drogas en crecimiento. y más fuertemente armado.


El gobierno federal, aunque aún no ha logrado llevar a cabo el Sistema Único de Seguridad para combatir la violencia urbana, especialmente la provocada por el narcotráfico, ha tenido buenos resultados en la lucha puntual de la Policía Federal contra la corrupción. Y recientemente creó otro consejo interministerial para coordinar un plan para combatir la piratería y el contrabando. Pero primero, será necesario definir una política nacional, ya que existen diferentes formas de enfrentar el problema dentro del propio gobierno.


Tomemos el caso de la propiedad intelectual. En un reciente viaje a China, el Ministro de Cultura, Gilberto Gil, cuyo ministerio es uno de los siete miembros del consejo, defendió la flexibilidad de las políticas internacionales, alegando que existe un "fuerte problema económico". detrás del hecho de que China y Brasil se encuentran entre los países que más copian en el mundo. ? Con la población ganando tan poco, un libro, una película o un CD no puede ser muy costoso. ¿Y la industria necesita estar convencida de que la idea del mundo tecnológico se está universalizando ?, dijo Gil.


Según él, las nuevas tecnologías se basan en "difundir productos e ideas de la manera más rápida y económica, y la industria necesita adaptarse a esto, produciendo cultura a precios más bajos y con políticas de inclusión". Es el mismo razonamiento de quienes consideran que piratear programas de computadora tiene su "lado social", porque permite a los usuarios de las periferias pobres actualizarse tecnológicamente, reduciendo la brecha digital. En este paso, nuestro país ya es responsable del 9,5% de la piratería mundial de productos y software audiovisuales.


La industria de la falsificación, la evasión, la piratería y el contrabando se ha transformado en un verdadero "estado paralelo", que ya domina un tercio del mercado y absorbe el 40% de toda la riqueza del país, según cálculos del Instituto Brasileño de Ética de la Competencia. (Etco), una ONG que reúne a empresas de diferentes sectores para combatir la competencia desleal llevada a cabo ya sea por evasión fiscal o por diversas formas de fraude.


Las pérdidas causadas por la economía informal serían del orden de R $ 160 mil millones por año, y las áreas más afectadas serían el comercio minorista, la construcción civil y la agricultura. Según Emerson Kapaz, presidente de Etco, los estudios muestran que si esta informalidad se redujera en un 20% en los próximos diez años, sería posible obtener un aumento anual de 1,5% en el ingreso per cápita del país en el mismo período.

RELACIONADO