El país pierde R $ 15 mil millones con la piratería

por ETCO


Por Vivian Costa, Gazeta Mercantil - 10/06/2005


São Paulo, 10 de junio de 2005 - Investigación realizada por Ibope revela el perfil de los consumidores de productos pirateados. Más que un problema económico, la piratería es el delito que más ha crecido en los últimos diez años en Brasil. El comunicado es del diputado y también vicepresidente del CPI de Piratería, Julio Lopes (PP-RJ). Por año, se estima que el país pierde cerca de R $ 15 mil millones con la piratería. Y sumando a esta cifra las pérdidas por evasión fiscal y contrabando, se estima que Brasil pierde cerca de R $ 160 mil millones. “No recaudar aproximadamente el 30% del monto del impuesto anual”, dice Emerson Kapaz, presidente del Instituto Brasileño de Ética y Competencia (Etco).


Se estimó que solo el país perdió alrededor de R $ 9 mil millones en impuestos por año en zapatos y ropa falsa. No crear más de dos millones de empleos formales. Otros problemas de estas prácticas, junto con la evasión fiscal, están alimentando un mercado informal que muchas veces acaba financiando otras actividades delictivas, como el tráfico de armas y drogas. Pensando en cómo combatir este problema social, el Sindicato Nacional de Técnicos de la Hacienda Federal (Sindireceita), realiza desde ayer hasta mañana, el seminario internacional "Combate estratégico contra el contrabando y la piratería - Un enfoque integrado", en Foz de Iguazú.


Para el presidente de Sindireceita, Paulo Antenor de Oliveira, será una oportunidad para debatir en su totalidad la lucha contra la piratería y el contrabando. “El evento servirá para discutir medidas de educación, represión y el lado económico”. Y agrega, “no podemos enfrentar esta situación solo con acciones represivas. Nuestro objetivo es señalar alternativas para el equilibrio socioeconómico de la región ”.


Solo en la región de Foz do Iguaçu, se estima que al menos 90 mil personas colaboran para aumentar las estadísticas de los involucrados en estas prácticas ilegales, que muchas veces son una fuente de ingresos para miles de familias.


Investigación


Al contrario de lo que muchos creen, los productos falsificados son consumidos por personas de todos los ámbitos de la vida, que varían solo en orden de preferencia, según una encuesta realizada por Ibope para el Instituto Dannemann Siemsen (IDS), la Cámara de Comercio de Estados Unidos Cámara de Estados Unidos) y Warner Bros. Productos de consumo.


Mientras que los encuestados de las clases A y B afirman haber comprado juegos electrónicos (12% y 15% de los encuestados, respectivamente), juguetes (17% y 17%), relojes (27% y 10%) y gafas en los últimos 16 meses. (10% y 16%), la clase C prefiere ropa (21%), juguetes (21%), zapatillas de deporte (17%) y relojes (16%). Entre las principales imitaciones compradas por las clases D y E se encuentran ropa (18%), juguetes (16%), zapatillas de deporte (15%) y relojes (14%).


En cuanto al grupo de edad, la compra de productos falsificados está fuertemente concentrada en la población más joven, que ya tiene una decisión de consumo, pero con bajo poder adquisitivo. Los artículos preferidos por los jóvenes de entre 16 y 24 años son ropa (31%), juguetes (21%), zapatillas (21%) y relojes (18%). En la población mayor de 50 años, la compra de imitaciones está menos extendida.


Ibope conversó con 602 personas en São Paulo, explica José Henrique Vasi Werner, de IDS, “porque el estado representa alrededor del 50% del mercado de consumo de productos falsificados en el país”.