PIB oficial y PIB real

por ETCO
17/05/2004

TENDENCIAS / DEBATES (Folha de S. Paulo 04/03/03)


Por Adib Jatene


La noticia dice que en Suecia el valor de las multas de tráfico varía según los activos de la persona involucrada. Esto significa que es mayor para aquellos que tienen mayor poder económico y financiero.


Al mismo tiempo, la televisión, que transmitió las noticias, realizó una encuesta rápida entre los televidentes, y todos estaban en contra de esta práctica, argumentando que el monto de la multa debería fijarse independientemente de la condición financiera del delincuente. Esto me hizo reflexionar sobre nuestro sistema tributario, por un lado, y nuestra evasión fiscal crónica e institucionalizada, especialmente por aquellos con mejores condiciones financieras.


Primero, me niego a aceptar que nuestra carga impositiva es efectivamente el 40% del PIB y que nuestro ingreso per cápita fluctúa alrededor de US $ 3.000.


No conozco un país con un ingreso per cápita de este nivel que tenga la fortaleza que tiene Brasil hoy, en todas las áreas, desde la tecnología petrolera, la producción automotriz y aeronáutica, hasta nuestra agricultura y agroindustria, entre las más avanzadas del mundo. Tampoco conozco un país con una carga impositiva del 40% del PIB con la concentración de ingresos que tenemos en Brasil.


Si consideramos el ingreso apropiado para el 10% más rico y lo dividimos por el ingreso apropiado para el 40% más pobre, en países con alta carga impositiva, el número oscila entre 1 y 1,4. La propia Suecia, así como Bélgica, Holanda, Japón, Francia, Alemania, Estados Unidos y Canadá, están a este nivel, por nombrar algunos. En Brasil, este número es cercano a 7, lo que nos ubica entre los países con la mayor concentración de ingresos del planeta.



---------------------------
La base de todo nuestro problema es la corrupción, que debe abordarse en todos los niveles.
---------------------------



Ahora, ¿cómo es posible concentrar los ingresos de esta manera, si no quienes los generan se apropian de ellos? ¿Y cómo se produce esta apropiación, si no se retiene exactamente a quienes generan la mayor cantidad de ingresos?
Algunas pistas vinieron a la mente. Todos sabemos que, en Brasil, la gran mayoría de la población en sus compras diarias no suele pedir facturas. Es poco probable que aquellos que venden sin grado exigirán grado completo en la reposición de sus existencias. También es una práctica establecida en transacciones de bienes raíces para reducir la cantidad realmente pagada por la propiedad adquirida. Por lo tanto, quienes compran están exentos de recaudar impuestos sobre una porción considerable de los recursos y quienes venden reducen sus ganancias inmobiliarias y dejan de pagar por ellas.


También existe una enorme influencia de las clases de mayor poder económico en la legislación. Se sabe que, para ser elegido, cualquier candidato debe movilizar un esquema financiero provisto, con o sin fraude, por la élite económico-financiera, que, como resultado, influye en las decisiones de los parlamentarios.


Recuerdo que cuando se reguló la CPMF en 1996, se incluyó un artículo que prohibía al Servicio de Impuestos Federales utilizar la información de la CPMF para fines del Impuesto sobre la Renta. Era necesario que el secretario de Hacienda, en su momento Everardo Maciel, demostrara que, de los cien mayores contribuyentes de la CPMF, al menos 62 nunca habían pagado IR, y había una microempresa que, por definición, no podía mover más de R $ 120 mil anuales. y eso movió R $ 100 millones. Como resultado, el IRS pudo en el Congreso eliminar la prohibición de cruzar información, que casi triplicó la recopilación.


Alguien dirá: solo inspeccionar.
Me parece innecesario discutir este detalle cuando los jueces e incluso los jueces son acusados ​​de vender decisiones judiciales y fiscales y están bajo arresto por enviar millones de dólares a cuentas en el extranjero. Resulta que hay una parte de la sociedad que busca pagar sus impuestos correctamente y, para ellos, la carga se vuelve alta, porque la actividad económica no les brinda la oportunidad de obtener ganancias correspondientes a la inversión que hacen para existir. Hay proveedores de servicios sofocados, mientras que algunos cuentan con un nivel de vida como si vivieran en países con un ingreso per cápita de $ 30.
Por lo tanto, la recaudación del gobierno del 40% del PIB oficial no corresponde a las necesidades de la población, lo que genera un PIB real mucho más alto. La diferencia es totalmente apropiada para aquellos que generan el recurso sobre el cual no se pagan impuestos. Esto es lo que causa la concentración del ingreso y evita la distribución adecuada. Y, si bien mantienen la evasión fiscal y todos los dispositivos contables respaldados por la legislación que los beneficia, aún exigen una reducción en las tarifas que solo se podría hacer si hubiera una interrupción milagrosa de la evasión fiscal en todos los niveles.


La consecuencia de este razonamiento es que, en la base de todo nuestro problema, es la corrupción, que debe abordarse en todos los niveles.


Afortunadamente, el país está despertando a esta realidad. Sectores de los negocios y la sociedad, los medios de comunicación, el Ministerio Público y muchos otros se han estado moviendo. Una encuesta reciente de 231 municipios mostró que solo el 10% no tenía irregularidades en sus cuentas, el 30% tenía irregularidades debido a errores administrativos y en el 60% los errores fueron el resultado de la corrupción.


La participación de la sociedad y la vigilancia sobre los elegidos es indispensable, evitando elegir a quienes están o han estado involucrados en la corrupción. Solo de esta manera podremos tener justicia fiscal y avanzar hacia una desigualdad en la imposición de impuestos: un medio único, junto con la lucha contra la corrupción, capaz de mejorar la distribución del ingreso y ajustar la captura de recursos públicos, no en el PIB oficial, sino en el PIB real. .



---------------------------
Adib D. Jatene, 74, cirujano cardiovascular, es profesor emérito de la Facultad de Medicina de la USP y director general del Hospital do Coração. Fue Ministro de Salud (gobiernos Collor y FHC) y Secretario de Salud del Estado de São Paulo (gobierno de Maluf).

RELACIONADO

 
 

PIB oficial y PIB real

por ETCO
17/05/2004

Fuente: Folha de S. Paulo, 04 de marzo de 2004.

Por Adib Jatene


La noticia dice que en Suecia el valor de las multas de tráfico varía según
con los activos de los involucrados. Esto significa que es mayor para aquellos que tienen mayor
poder económico-financiero. Al mismo tiempo, la televisión, que transmitió el
noticias, hicieron una encuesta rápida entre los espectadores, y todos estaban en contra
a esta práctica, argumentando que el monto de la multa debe ser fijado
independientemente de la condición financiera del delincuente. Me hizo reflexionar
sobre nuestro sistema tributario, por un lado, y nuestro sistema crónico y
evasión institucionalizada, especialmente por aquellos con mejores condiciones
financiero
Primero, me niego a aceptar que nuestra carga
la tasa impositiva es efectivamente el 40% del PIB y que nuestro ingreso per cápita fluctúa en
alrededor de $ 3.000.
No conozco un país con un ingreso per cápita de ese nivel que
tiene la fuerza que Brasil tiene hoy, en todas las áreas, de la tecnología de
producción petrolera, automotriz y aeronáutica, incluso nuestra agricultura y
agronegocios, uno de los más avanzados del mundo. Tampoco conozco un país con carga
impuesto del 40% del PIB con la concentración de ingresos que tenemos en Brasil. Si
considerando el ingreso apropiado para el 10% más rico y dividiendo por el ingreso
apropiado por el 40% más pobre, en países con una alta carga impositiva, el
el número varía de 1 a 1,4. Suecia en sí está a ese nivel, así como
Bélgica, Países Bajos, Japón, Francia, Alemania, Estados Unidos y Canadá, solo por mencionar
algunos En Brasil, este número es cercano al 7, lo que nos ubica entre los países.
con la mayor concentración de ingresos en el planeta.



---------------------------
Na
La base de todo nuestro problema es la corrupción, que debe abordarse
en todos los niveles

---------------------------
 



Ahora, ¿cómo es posible concentrar los ingresos de esta manera, si no es mediante la apropiación?
los que lo generan? ¿Y cómo ocurre esta apropiación, si no evadiendo
¿exactamente los que generan más ingresos?
Algunas pistas vinieron a la mente. Todos
sabemos que en Brasil, la gran mayoría de la población en sus compras diarias
No suele pedir factura. Es poco probable que alguien que vende sin una calificación
requiere una nota completa sobre la reposición de sus existencias. También es práctica establecida
en transacciones de bienes raíces reducen el monto realmente pagado por la propiedad
adquirido Por lo tanto, quienes compran están exentos de recaudar impuestos sobre una porción
considerable cantidad de recursos y quien venda reduce sus ganancias inmobiliarias y se detiene
pagar por él
También hay una enorme influencia de las clases de mayor poder.
Impacto económico en la legislación. Se sabe que, para ser elegido, cualquier candidato
necesidad de movilizar el esquema financiero provisto, con o sin fraude, por la élite
situación económica y financiera, que en consecuencia influye en las decisiones de
parlamentarios
Recuerdo que cuando el CPMF fue regulado en 1996, era
incluyó un artículo que prohíbe al Servicio de Impuestos Federales usar la información de CPMF para
Efecto del impuesto sobre la renta. Era necesario que el Secretario de Hacienda, en ese momento
Everardo Maciel, demuestre que de los cien mayores contribuyentes al CPMF,
Al menos 62 nunca habían pagado IR, y había una microempresa que, por definición,
podría manejar más de R $ 120 mil por año y eso manejó R $ 100 millones.
Con esto, el IRS logró eliminar la prohibición de cruzar
información que casi triplicó la colección.
Alguien dirá: suficiente
inspeccionar
Me resulta innecesario discutir este detalle cuando los jueces e incluso
los jueces están acusados ​​de vender decisiones judiciales y fiscales y son
arrestado por enviar millones de dólares a cuentas en el extranjero. Resulta que hay
parte de la sociedad que busca pagar adecuadamente sus impuestos y, para estos, el
la carga se vuelve alta, porque la actividad económica no les proporciona
oportunidad de beneficio correspondiente a la inversión que hacen para existir. Hay
los proveedores de servicios se asfixian, mientras que algunos se jactan
viven como si vivieran en países con un ingreso per cápita de US $ 30.
Ser
por lo tanto, los ingresos del gobierno, el 40% del PIB oficial, no tienen
corresponden a las necesidades de la población, lo que genera un PIB real mucho mayor.
La diferencia es totalmente apropiada para quienes generan el recurso sobre el cual
No se recaudan impuestos. Esto es lo que causa la concentración del ingreso y evita
distribución adecuada Y mientras se mantiene la evasión fiscal y todos los dispositivos
cuentas respaldadas por legislación que los beneficia, todavía exigen la reducción de
aranceles que solo podrían hacerse si hubiera una interrupción milagrosa de
evasión a todos los niveles.
La consecuencia de este razonamiento es que, sobre la base de
de todo nuestro problema, hay corrupción, que debe combatirse en
todos los niveles
Afortunadamente, el país está despertando a esta realidad.
Sectores de negocios y sociedad, los medios de comunicación, el Ministerio Público y muchos
otros se han estado moviendo. Una encuesta reciente de 231 municipios mostró que
solo el 10% no tenía irregularidades en sus cuentas, el 30% tenía irregularidades
errores administrativos y en 60% los errores fueron el resultado de la corrupción.
É
La participación y la vigilancia de la sociedad sobre los elegidos son indispensables,
evitando elegir a quienes están o han estado involucrados en la corrupción. Sólo así
podemos tener justicia fiscal y avanzar hacia impuestos desiguales
desigual: medios únicos, junto con la lucha contra la corrupción, capaces de mejorar
distribución del ingreso y ajuste de la financiación pública, no del PIB
pero en el PIB real.

---------------------------
Adib
D. Jatene, 74, cirujano cardiovascular, es profesor emérito en la Facultad de
USP Medicine y director general del Hospital do Coração. Fue ministro de salud
(Gobiernos Collor y FHC) y Secretario de Salud del Estado de São Paulo (gobierno
Maluf)

RELACIONADO