La policía amplía la lucha contra la piratería

por ETCO
25/04/2005


Folha de S. Paulo, 24/04/2005


La presión de Estados Unidos para que Brasil combatiera la piratería resultó en acciones más constantes - y más recientes - de la Policía Civil, Federal y del Servicio de Impuestos Federales, especialmente en São Paulo.


Desde principios de año, el Deic (Departamento de Investigaciones sobre Delincuencia Organizada) de la Policía Civil arrestó a 140 personas que participaron en la venta de productos falsificados en el Stand Center, en la Avenida Paulista, y en la Galería Pajé, en el centro de São Paulo.
El día 12, Deic incautó en el Stand Center casi 26 mil software, computadoras, juegos y CD falsificados. El operativo policial resultó en la detención de 12 personas. Otros 8.000 CD fueron incautados tres días después en el Stand Center y Promocenter, en la Rua Augusta.


“Este negocio de la piratería y el contrabando ya es comparable al narcotráfico”, dice Ismael Rodrigues, delegado jefe de la 1ª DIG (Departamento de Policía de Investigaciones Generales) en Deic.


“Brasil está comprometido con la lucha contra la piratería y el contrabando”, dice Alessandro Moretti, jefe de la comisaría de la Policía Federal en Araraquara.
Policías Federal y Civil informan que sus acciones serían más intensas, y la lucha contra la piratería y el contrabando, más efectiva, si tuvieran mayor número de policías y más estructura para realizar las investigaciones.


“Manejamos 9.000 averiguaciones policiales con solo 22 policías en el servicio operativo”, dice Fernando Duran Poch, jefe delegado de la Policía Federal en el Departamento de Policía de São Paulo para la Represión de Delitos Delitos.
El Servicio Federal de Ingresos de São Paulo informa que creó hace dos meses una división para combatir el contrabando y la malversación [comercio clandestino]. Esta división estará formada por 60 personas. "Las operaciones se configurarán para tomar la fuente [los distribuidores], no el punto [los comerciantes]", dice Guilherme Adolfo dos Santos Mendes, superintendente adjunto de la Hacienda Federal en São Paulo.
El IRS informa que no puede cerrar los establecimientos que venden productos ilegales. “No podemos cerrar tiendas por evasión fiscal. El resumen del STF [Tribunal Supremo Federal] dice que no está permitido prohibir un establecimiento como medio coercitivo para la recaudación de impuestos ”, dice Mendes.


Salir es ir a la corte


Quien sea el objetivo del comercio ilegal informa que la única forma de evitar pérdidas debido a la pérdida de ingresos es buscar el apoyo de los tribunales.
“Desafortunadamente, [ser copiado] es el precio del éxito. Cada semana presentamos una orden judicial solicitando el retiro de productos falsificados de las tiendas ”, dice Ésber Hajli, propietario de Diesel en Brasil, al referirse a los productos vendidos en cajas en el Stand Center y Promocenter. Los jeans de la marca italiana cuestan, en promedio, R $ 1.000. Falsificaciones, una cuarta parte de esa cantidad. Hace dos meses se incautaron 30 copias de los productos de la marca.


Louis Vuitton, una de las marcas más copiadas del mundo, también apela a los tribunales contra los falsificadores. Sus bolsas originales cuestan entre R $ 2.000 y R $ 4.000. Los falsos, R $ 150 a R $ 200.


“Es vergonzoso, por decir lo mínimo, que la piratería ocurra tan abiertamente en la Av. Paulista. Para acabar con esto, es necesario ir tras los depósitos y los fabricantes ”, dice Márcio Gonçalves, coordinador del grupo antipiratería de Abes (Asociación Brasileña de Empresas de Software). Recién a principios de este mes, la policía encontró, por primera vez en el país, una fábrica en Santana de Parnaíba, que producía CD pirateados a gran escala. Se incautaron 80 copias. (FF y CR)

RELACIONADO