Informe del IPC sobre piratería que se votará mañana

por ETCO
08/06/2004

Fuente: Valor Econômico, 08/06/2004







Por César Felício e Ilton Caldeira Desde Brasilia y São Paulo



El relator de CPI da Pirataria, el diputado Josias Quintal (PMDB-RJ), debe presentar su opinión final hoy, que se votará hasta este miércoles. Creado hace más de un año, el IPC finaliza su operación esta semana y no se puede extender. La presentación del informe estaba programada para la semana pasada, pero se pospuso después de que el presidente del IPC, el diputado Luiz Antonio de Medeiros (PL-SP), detuviera al empresario Law Kin Chong, considerado uno de los mayores agentes de piratería en el país. país Chong habría tratado de sobornar a Medeiros para que su nombre fuera excluido de la opinión final.


El informe del IPC Piratería puede tener efectos políticos significativos si se cita al presidente nacional del PP, diputado Pedro Corrêa (PE). El congresista aparece en conversaciones telefónicas interceptadas por la Policía Federal en contacto con el empresario Ari Natalino da Silva, propietario de un distribuidor de combustible. De las conversaciones, se sospecha que Corrêa traficaría influencia a favor del empresario a cambio de ventajas financieras.


Ayer, Corrêa se mantuvo fuera de Brasilia y emitió una nota oficial diciendo que era inocente. “No he tenido ni nunca he tenido ninguna participación en los hechos denunciados; Cualquier alusión y referencia a mi nombre, se refiere a situaciones que resultan de meras e infundadas lecciones o de hechos que no conciernen al contexto investigativo ”, dijo.


CPI también investiga la posible participación de Corrêa en una presunta banda de contrabandistas de cigarrillos. La conexión del diputado con empresas del sector sospechosas de irregularidades es antigua. La responsabilidad del entonces candidato a diputado federal en 1998 por el PPB de Pernambuco revela que Corrêa recibió alrededor de R $ 90,7 mil de American Virgínia Indústria, Comércio e Exportação de Tabacos Ltda..


En 2002, American Virgínia fue nombrada por especialistas considerados por Valor como la empresa que más creció en el mercado del tabaco en Brasil. En 1999, la compañía incluso solicitó incentivos fiscales para abrir una fábrica en Pernambuco, pero durante las negociaciones, las autoridades estatales descubrieron que los cigarrillos fabricados para la exportación se vendían en el mercado local. La compañía también confiscó sus productos en varias ocasiones para vender cigarrillos con sellos de control falsificados.


Otra empresa del sector del tabaco que colaboró ​​con las campañas del diputado Pedro Corrêa fue la Industria y Comercio King Ltda. Según el Tribunal Superior Electoral (TSE), Rei donó R $ 69,2 mil para la campaña de reelección de Corrêa en 2002. La empresa que operaba en Río de Janeiro hasta el año pasado fue cerrada a pedido de la Agencia Nacional para Vigilancia Sanitaria (Anvisa).


Según un experto en el sector del tabaco, las empresas más pequeñas han tomado porciones significativas de este segmento porque pueden ganar competitividad al especializarse en la evasión fiscal, buscar alternativas en la legislación fiscal y al mantener un fuerte vínculo con los esquemas de contrabando de cigarrillos de Paraguay .


Encuesta realizada por Nielsen / IDS muestra que los pequeños fabricantes tenían alrededor del 2002% del mercado en 12. Los mismos puntos de encuesta, basados ​​en datos del Servicio de Impuestos Federales, que estas mismas empresas declararon una producción que correspondía al 8,5% del total de cigarrillos fabricados.


Esta disparidad se explicaría, según los expertos, por el hecho de que muchos fabricantes de cigarrillos operan con compañías espejo en Paraguay. Gran parte de la producción en ese país termina ingresando a Brasil para el contrabando, pero se comercializa como un producto brasileño. Este comercio ilegal sería estimulado por factores fiscales, ya que el impuesto al sector en Paraguay varía del 13% al 16% y en Brasil es del 70%.

RELACIONADO