Una victoria para el progreso

por ETCO
06/01/2005

Fuente: Gazeta Mercantil (A-3), 22/12/2004

Por Emerson Kapaz *


22 de diciembre de 2004 - Se derrumbaron los mitos que hacían de la informalidad un mal necesario. El año que se está quedando atrás marca un avance sin precedentes en el campo estratégico de la ética competitiva. Además de los indicadores que sacan a la luz el alcance de la economía informal en el país y sus pérdidas, hechos públicos en alianza con la consultora McKinsey, en el X Seminario de Crecimiento Económico Brasil Paralelo X, en junio, el progreso se ha multiplicado en todos los frentes.


Dentro del gobierno, hubo una actitud defensiva frente a la ofensiva con la creación del Consejo Nacional de Lucha contra la Piratería y los Delitos contra la Propiedad Intelectual. Al sumar la participación de la sociedad civil, amplía los horizontes de una política de combate a la evasión fiscal, el contrabando y la adulteración de marcas.


Los empresarios se unieron en torno a la causa. Las acciones coordinadas allanaron el camino para entronizar, ya en enero y febrero, los caudalímetros en la producción de cerveza. Poco después, pasarán a formar parte de la producción diaria de refrescos y, posiblemente, también en la industria tabaquera, a través de los contadores de cigarrillos. En el campo de los combustibles, las empresas que han adulterado el producto han estado viviendo bajo el fuego de la inspección.


Y, lo que resulta muy motivador, gracias al apoyo de los medios de comunicación, el ciudadano es consciente de los males de la economía informal, fuente de inhibición del progreso y el desarrollo. Si, por un lado, se derrumban los mitos que traducían la informalidad como un mal necesario, por otro lado se concreta la certeza de que la reanudación del desarrollo requiere la restauración de la ética en la competencia. La lucha contra la ilegalidad se ha convertido, más que una prioridad, en un imperativo. Por esta y otras razones, Brasil es hoy un referente en América Latina, comenzando por el Mercosur.


En 2005, la evolución cobrará mayor amplitud. El Instituto Etco abordará, por ejemplo, el tema candente de la reforma tributaria, en defensa de un sistema impositivo y tributario soportable, universal, es decir, democratizado y continuado. Cómo funcionará para intensificar la inspección y buscar formas que permitan a las pequeñas y medianas empresas volver a la legalidad. Fortaleceremos los lazos con universidades e instituciones de investigación. Sin embargo, la reforma fiscal es una prioridad decisiva.


En La riqueza de las naciones, Adam Smith, en el remoto año de 1776, escribió: "Para transformar un estado de la más baja barbarie al más alto grado de opulencia, se necesitan paz, impuestos ligeros y una administración de justicia tolerable". En Brasil, a principios del siglo XXI, no vivimos, por supuesto, en la barbarie, pero el progreso y el desarrollo sostenido dependen esencialmente de una tributación, al menos razonable, que todos paguen, y de una efectiva administración de justicia. Si eso sucede, naturalmente habrá paz porque las inversiones aumentarán y, como resultado, la pobreza y la exclusión social tienden a retroceder. De hecho, la acción de la justicia combinada con impuestos razonables conduce a un aspecto adicional abordado por Smith: la organización del mercado. Eso requiere la ética en la competencia como condición esencial.


A pesar de los muchos impasses, una certeza es ineludible, ahora mismo. El año que ahora termina marcó la victoria del progreso sobre el retraso. Una victoria ganada mucho antes de lo esperado.


Kicker: La reanudación del desarrollo requiere restaurar la ética de la competencia


* Emerson Kapaz - Presidente del Instituto Brasileño de Ética de la Competencia - ETCO

RELACIONADO