Brasil pierde R $ 193 mil millones en el mercado ilegal

por ETCO
14/03/2019

Encuesta realizada por el Foro nacional contra la piratería y la ilegalidad  muestra que la pérdida avanzó 32% en relación al año anterior

 

Una encuesta realizada por el Foro Nacional contra la Piratería e Ilegalidad (FNCP) muestra que, en 2018, Brasil registró pérdidas de R $ 193 mil millones en el mercado ilegal. Este valor es la suma de las pérdidas registradas por 13 sectores industriales y la estimación de los impuestos que ya no se recaudan debido a este delito.

El valor es 32% más alto que el registrado por el FNCP en 2017 (R $ 146 mil millones) y casi el doble en 2014.

Para Edson Vismona, presidente de ETCO y FNCP, estos datos muestran que el país sigue perdiendo la guerra ante el crimen organizado. “En 2018, la suma del gasto oficial en salud y educación fue de R $ 208 mil millones, casi la misma cantidad que perdió Brasil por el mercado impulsado por la delincuencia. La sociedad brasileña ya no puede seguir viviendo con esta realidad ”, dice Vismona.

Él recuerda que hoy el comercio de bienes ilegales está dominado por bandas criminales: “Estos grupos usan las ganancias de esta actividad para financiar otros delitos como el narcotráfico y el tráfico de armas. Los consumidores deben ser conscientes de que cuando compran productos de contrabando o falsificados, están entregando dinero a facciones que aumentan la violencia en las ciudades de todo el país ".

La pesada y caótica carga tributaria brasileña tiene un impacto directo en el precio final de los productos y alienta la demanda de precios más bajos, incluso si representa una inconsistencia ética: por un lado, el consumidor llama a la lucha contra el crimen y la corrupción, por otro financia estas acciones. eso critica mucho

Los cigarrillos, principal sector afectado por el contrabando, demuestran esta realidad. El año pasado, el 54% de todos los paquetes vendidos en el país eran ilegales, un aumento de seis puntos porcentuales con respecto al año anterior. De este total, el 49% fueron contrabandeados desde Paraguay y el 5% fueron producidos por empresas que operan de manera irregular en el país. El principal estímulo para este crecimiento es la enorme diferencia fiscal entre los dos países. Brasil cobra un promedio del 71% de los impuestos a los cigarrillos, llegando hasta el 90% en algunos estados, mientras que en Paraguay las tasas son solo del 18%, las más bajas de América Latina. Como resultado, en 2018 la diferencia de precio cobrado entre los cigarrillos brasileños y paraguayos alcanzó el 128%.

Los sectores analizados por el FNCP son: ropa; cigarrillos anteojos TV paga higiene personal, perfumería y cosmética; combustibles; audiovisuales (películas); pesticidas; perfumes importados; equipamiento deportivo; juguetes medicamentos y software.

Pérdidas para el país - La cantidad de pérdidas registradas en 2018 podría convertirse en beneficios para la población y para el desarrollo de la economía brasileña. Con R $ 193 mil millones sería posible invertir en la construcción de: 1.520 hospitales, 30 mil Unidades de Atención de Emergencia (UPA), 96 mil guarderías, 2 millones de casas populares, 7,7 mil kilómetros de carreteras duplicadas, 6.655 escuelas estándar CEU, 413 terminales del aeropuerto y 128 terminales portuarias.

Edson Vismona señala que, a pesar de los números negativos, el país se encuentra en un momento positivo para la reducción del mercado ilegal. “Los presidentes recientemente elegidos en Brasil y Paraguay ya han hecho declaraciones públicas de que enfrentarán el contrabando y el crimen organizado en las fronteras, y que quieren trabajar juntos para resolver el problema. Creemos que este es el camino correcto, que traerá ganancias para toda América del Sur. Por otro lado, en ciudades como São Paulo, un centro de distribución de productos falsos en todo Brasil, las acciones para combatir el comercio ilegal se intensifican ", Dice.

Una nueva encuesta del Foro Nacional Contra la Piratería y la Ilegalidad demuestra la pérdidas multimillonarias causadas al país en 2020, primer año de pandemia

RELACIONADO