En un artículo publicado en el periódico Correio Braziliense, Edson Vismona critica la falta de vigilancia en las fronteras brasileñas, lo que abre el camino al crimen organizado.

por ETCO
02/02/2017

Artículo de imagen ESTADO ESE ESTADOEstado ¿Qué estado?

 

Por: Edson Vismona (*)

Sabemos que el Estado existe para proporcionar respuestas a algunas obligaciones básicas: cumplir y hacer cumplir la ley; ejercer autoridad (nunca autoritarismo); recaudar impuestos y tarifas y administrar recursos públicos (con excepción); y brindar servicios (permanentes y de calidad).

Las escenas que se muestran abundantemente en televisión a principios de este año nos hacen dudar del papel del Estado brasileño. Atestiguan la barbarie en las cárceles de Brasil, demostrando, por un lado, la presencia de organizaciones criminales y, por otro, la ausencia del Estado, incapaz de actuar rápidamente en el desempeño de sus funciones.

Como espectador, observó la acción de las facciones criminales, temeroso de tomar el control de la situación caótica, como si la ausencia de la administración pública en el mantenimiento del orden público fuera permisible, ignorando así sus obligaciones principales.

Esta omisión es vergonzosa. Es cierto que el gobierno federal, ante un desastre, después de evaluar la situación, presentó la presentación de otro plan de seguridad nacional. La pregunta es: ¿cuánto tiempo discutiremos los planes sin una implementación efectiva? El diagnóstico es conocido: en ausencia del Estado, el crimen ocupa el espacio y ha actuado con gran organización y sin temor. Además de las cárceles, la acción es urgente. Desde las fronteras hasta las ciudades, hemos organizado el crimen ocupando espacios y ganando miles de millones de reales por contrabando (especialmente cigarrillos), tráfico de drogas, armas y municiones, piratería, evasión, fraude en la venta de combustible, falsificación de productos y documentos. .

Al buscar la inserción en las instituciones públicas, lo que sucede a través de la participación activa en la elección de representantes políticos y también por la tentación de las autoridades (policiales y judiciales), las organizaciones criminales agregan cada vez más poder, rivalizando con el poder público, el autor principal se convierte en un mero papel secundario.

El Estado, con la participación de la sociedad civil, necesita organizarse urgentemente para desorganizar el crimen. No tiene sentido preparar planes y más planes si no se cumplen las premisas de ocupar espacios y luchar por una acción criminal organizada real, que básicamente busca ganar dinero. Cuanto menor es el riesgo, mejor para los delincuentes. La lucha es para que el Estado reduzca el alcance de la actividad criminal, que pervierte la existencia misma del poder público, combatiéndolo y cortando sus fuentes de recursos financieros. Recientemente, el Instituto Brasileño de Ética de la Competencia (ETCO) y el Foro Nacional contra la Piratería e Ilegalidad (FNCP) participaron en una reunión en el Ministerio de Justicia y Ciudadanía discutiendo acciones para combatir el robo y el robo de vehículos y carga y presentaron 21 propuestas para ayudar en la definición urgente de estrategias para luchar contra crimen, especialmente en las fronteras.

Adoptando una visión sistémica y sistemática, fundamentalmente, se sugirió lo siguiente: la integración entre la inteligencia de las fuerzas policiales (federales y estatales), el Servicio de Impuestos Federales, Coaf, Abin y las Fuerzas Armadas, identificando los puntos más críticos e implementando acciones cooperativas; inversión en tecnología de control y recursos humanos, que permite una pronta respuesta de represión; identificación de transacciones financieras sospechosas, utilizando los medios para suprimirlas; implementación de un sistema de monitoreo de navegación en el lago Itaipú por parte de la Marina; desarrollo de planes de acción con países fronterizos y actualización legislativa.

Estas propuestas están en línea con años de evaluación del fenómeno criminal. Es una prueba de incompetencia pensar que solo con acciones policiales específicas será posible combatir el crimen. Tenemos que superar la idea de que el Estado comparta y asuma integración y colaboración, con acciones permanentes. Esta misión no es de ninguna organización pública aislada, es de todos. Junto con las acciones policiales, es esencial cortar los medios de financiación de los delincuentes, y esto implica combatir no solo el tráfico de drogas y armas, sino también el contrabando, la evasión persistente, el fraude, la falsificación y la piratería.

Estas son las fuentes de fondos para las organizaciones criminales que enfrenta el estado. Es nuestro deber secarlos. Una vez más, pensar que este mercado ilegal no es significativo para el financiamiento de organizaciones criminales es una clara falta de conocimiento, discapacidad intelectual o mala fe. Cabe señalar que el crecimiento de las organizaciones criminales y la brutal corrupción son caras de la misma moneda, amenazando los valores y principios del Estado de derecho democrático y el desarrollo del país.

Con la erosión de la ética y el incumplimiento de las leyes, perdemos el apoyo de las instituciones y la posibilidad de un crecimiento económico sostenible. Como respuesta a la pregunta en el título de este artículo, necesitamos un Estado efectivo para cumplir con sus obligaciones. Es hora de una acción rápida y coordinada. En resumen, es hora de una acción rápida y coordinada. Ya llegamos tarde y tenemos la tarea de actuar en medio del caos.

 

Artículo publicado en el diario Correio Braziliense, 02/02/2016

(*) Edson Vismona es presidente del Instituto Brasileño de Ética de la Competencia (ETCO) y del Foro Nacional para Combatir la Piratería (FNCP)

RELACIONADO