Más de un año después de la entrada en vigor de la Ley de Sociedades Limpias, la presidenta Dilma Rousseff firmó su reglamento, destaca Evandro Guimarães

por ETCO
23/03/2015
Evandro Guimarães, CEO de ETCO
Evandro Guimarães, CEO de ETCO

En un gesto esperado hace 14 meses, la Presidenta Dilma Rousseff firmó el 18 de marzo el decreto que regula la Ley nº 12.846 / 13, la Ley de Empresas Limpias o la Ley Anticorrupción. Con la regulación, que define las responsabilidades en la aplicación de la ley, los estados y municipios que esperaban esta definición finalmente podrán adoptar sus parámetros. Como resultado, la ley estará en vigor en todo el territorio nacional.

En enero de 2014, el mercado empresarial se agitó con la entrada en vigor de esta ley. La mayor preocupación para los empresarios era comprender cómo poner en práctica un programa de cumplimiento, ya sea integridad corporativa o cumplimiento. Se ha discutido mucho sobre qué medidas podrían ser más efectivas, ya que la ley responsabiliza a las personas jurídicas por actos de corrupción por parte de sus empleados.

El procesamiento de la factura fue rápido, considerando el tiempo promedio de este proceso en Brasil. Su promulgación por el presidente, en agosto de 2013, también siguió este ritmo. Y la entrada en vigor, el 29 de enero de 2014, tuvo lugar según lo programado.

Hubo cierta presión internacional para aprobar la ley, después de la creación del Pacto Mundial de las Naciones Unidas y la convención de la Organización para la Cooperación y el Desarrollo Económico (OCDE). Brasil debería seguir el ejemplo de otros países y comenzar a castigar financieramente a las empresas que toleran actos de corrupción en su personal, antes de la Copa del Mundo.

Brasil se encargó de todo eso. La regulación de la ley recayó en los municipios, los Estados y la Unión. El Estado de São Paulo, como el de Rio Grande do Sul, publicó un decreto reglamentario el 29 de enero de 2014. La Ciudad de São Paulo, el 13 de mayo. Sin embargo, algunos estados y muchos municipios esperaban la regulación federal, incluso para poder seguir los mismos parámetros.

La regulación federal era fundamental para evitar dejar vacíos legales que obstaculizaran su implementación. Ante la demora en la regulación federal, seis entidades enviaron una carta a la presidenta Dilma Rousseff, el 28 de enero, reforzando la importancia de publicar el decreto. ETCO, Instituto Ethos, BM&F Bovespa, Instituto Brasileño de Gobierno Corporativo (IBGC), Grupo de Institutos de Fundaciones e Empresas (GIFE) y Consejo Empresarial Brasileño para el Desarrollo Sostenible (CEBDS) destacan, en el documento, la importancia de mostrar a la sociedad que existe esfuerzo para reducir la corrupción en el país, pero fue solo después de las manifestaciones del 15 de marzo que el presidente firmó el decreto reglamentario, como parte del paquete anticorrupción anunciado el día 18.

El decreto otorga a la Contraloría General Federal (CGU) competencia exclusiva para instituir, investigar y juzgar actos que son perjudiciales para la administración pública; establece evaluaciones sobre la efectividad de los programas de cumplimiento; define las condiciones para los acuerdos de clemencia y determina el castigo financiero de la empresa condenada. La multa nunca será inferior al valor del beneficio obtenido y sus límites son del 0,1% al 20% de los ingresos brutos del año pasado (si no es posible evaluar los ingresos brutos de la empresa, el monto se limitará entre R $ 6 mil y R $ 60 millones).

Ahora les toca a las empresas y a todos los brasileños movilizarse persistentemente para cumplir con la Ley de Empresa Limpia.

 

*Evandro Guimaraes es presidente ejecutivo del Instituto Brasileño de Ética Competitiva (ETCO)

RELACIONADO