El programa gubernamental elegido aborda los problemas propugnados por ETCO

por ETCO
06/11/2014

A finales de octubre, la presidenta Dilma Rousseff fue reelegida con el 51,6% de los votos, en la victoria más apretada en la historia electoral. En su declaración de apertura, la presidenta prometió fortalecer las alianzas con diversos sectores. ETCO compiló las posiciones expresadas durante la campaña del presidente sobre los temas que defiende. Mira lo que piensa el gobierno sobre ellos:

 

Reducción de evasión fiscal

La evasión fiscal se trató de manera genérica en el conjunto de propuestas para simplificar el sistema tributario. En su programa de gobierno, Dilma prometió avanzar "en la reducción de la burocracia de los procesos y procedimientos comerciales, incluida la simplificación de impuestos". Según un estudio de 2012 realizado por Latin Trade Group, las empresas brasileñas pasan 2.600 horas para determinar y recaudar impuestos. "La simplificación es importante porque, cuando es difícil seguir siendo legal, se alienta la evasión fiscal", dice Evandro Guimarães, director ejecutivo de ETCO. Incluso con el país avanzando poco en la simplificación, el asedio de los evasores de impuestos se ha fortalecido. La adopción de la Factura Electrónica (NF-e), además de la creciente informatización de las autoridades fiscales federales y estatales, ha contribuido a dificultar la evasión fiscal. No se han abordado en profundidad medidas más específicas, como la simplificación de la recaudación de impuestos, que podrían reducir la evasión fiscal.

 

Modernización y simplificación del sistema tributario.

Con respecto al tema fiscal, el presidente enfrentará el desafío de implementar medidas más efectivas que las tomadas hasta ahora. El presidente ha apostado por medidas específicas de exención y simplificación, que redujeron el peso de la carga fiscal en R $ 100 mil millones, según el Servicio Federal de Impuestos. Sin embargo, no fueron suficientes para impulsar el crecimiento económico. A pesar de esto, no hay señales de que la estrategia de realizar reformas específicas cambie en los próximos cuatro años. El gobierno debería anunciar medidas para simplificar PIS, Cofins e ICMS a finales de este año. Según la propuesta, las tasas de ICMS se unificarían y se crearía un crédito fiscal en la compra de ciertos insumos, lo que permitiría la deducción de PIS y Cofins de otros impuestos.

 

Estimulando la economía de mercado

Tan pronto como Dilma Rousseff fue reelegida, la confianza de los inversores cayó y el dólar cayó y el dólar subió, lo que demuestra que el mercado quiere una señal clara del presidente sobre la política económica. También se espera que se designe un equipo "pragmático" para dar a los inversores la confianza que necesitan para realizar inversiones. En los últimos meses, ante las señales de desaceleración, el gobierno ha apostado por las exenciones otorgadas a sectores específicos para apalancar el resto de la economía. La fórmula no parece haber funcionado, ya que el crecimiento previsto fluctúa en un 1%. El crédito, el empleo y los ingresos están estancados. La inflación está en el techo del objetivo. La colección difícilmente alcanzará su objetivo en 2014. En su programa gubernamental, la presidenta comprende que el desarrollo económico está directamente relacionado con la productividad. "Su aumento se deberá a la modernización del parque industrial brasileño, la mejora del entorno empresarial y la mayor capacitación de las empresas y la calificación de la fuerza laboral", dice el texto. En el documento, el gobierno promete una defensa intransigente de la economía. Otra prioridad es continuar con las políticas sociales. Además, promover el crecimiento económico estimulando la competitividad y mejorando el nivel educativo.

 

Protección de la propiedad intelectual y lucha contra el contrabando.

La protección de la propiedad intelectual y la lucha contra el contrabando, la piratería y la falsificación han eludido el debate electoral. Sin embargo, el plan del gobierno de Dilma incluye medidas que abordan estos problemas indirectamente. El principal es fortalecer la policía de fronteras, con esfuerzos conjuntos de agencias federales y estatales, para frenar la entrada de armas, drogas y productos ilegales. Además, el gobierno dice que equipará a la Policía Federal y la Policía Federal de Carreteras, sin detallar, sin embargo, las inversiones y las prioridades.

 

Combatir la corrupción y mejorar el entorno institucional.

En la segunda ronda, Dilma anunció un paquete con cinco medidas para mejorar la lucha contra la corrupción. Entre ellos, endurecer las sanciones contra el recuadro 2, convertir el enriquecimiento en un delito, acelerar los procedimientos en un foro privilegiado, acelerar los procesos de malversación de recursos públicos y crear un dispositivo legal para confiscar bienes obtenidos ilegalmente. Tres de estas cinco medidas ya estaban incluidas en proyectos de ley en el Congreso. En la agenda anticorrupción, el programa de Dilma propone aumentar la transparencia a través del portal del Gobierno Digital, equipar los organismos de control interno y estimular la creación de mecanismos anticorrupción en los estados y municipios. La agenda también incluye la reforma política y la expansión de la participación popular en el gobierno.

 

(Con información de los periódicos O Estado de S. Paulo, Folha de S. Paulo, Valor Econômico, Bom Dia Brasil, Veja Online Portal y el Programa de Gobierno de Dilma Rousseff)

 

 

 

 

RELACIONADO