La ley reduce el número de deudores regulares de ICMS en Rio Grande do Sul en un 26%

por ETCO
25/05/2015


Desde 2011, el gobierno de Rio Grande do Sul ha tenido un valioso instrumento para combatir la evasión fiscal de ICMS. Es un régimen de cobro diferenciado para el llamado deudor, un tipo de contribuyente que evade el impuesto con el propósito de tener una ventaja ilegal en la competencia con otras compañías. Este régimen incluye varias medidas para impedir la evasión fiscal y ha estado obteniendo resultados importantes. En cuatro años, el número de empresas en esta situación ha caído un 26%. Además, Rio Grande do Sul pudo recuperar R $ 17 millones adeudados por estos contribuyentes. Tales resultados han llamado la atención de otros estados e inspiraron un proyecto de ley estatal contra los deudores reincidentes que cuenta con el apoyo del ETCO-Instituto Brasileño de Ética en Competencia.

La figura del deudor persistente está presente en varios segmentos, pero es más común en sectores como la distribución de combustibles, bebidas y medicamentos. En muchos casos, el pago de impuestos se retrasa tanto que, cuando el gobierno puede cobrar la deuda, el valor de la deuda excede los activos de la empresa, lo que hace que el pago sea inviable. Muchos de estos acuerdos se cierran antes de que el gobierno tome una decisión final sobre el asunto.

 

Mala fe para aumentar las ganancias

Este tipo de deudor es diferente al empresario que, por un problema momentáneo en su flujo de caja o cualquier otra eventualidad, deja de pagar el impuesto, pero tiene interés en regularizar su situación. “El deudor regular actúa de mala fe, no paga impuestos para aumentar sus márgenes de ganancia y tener ventajas indebidas sobre la competencia”, dice Mario Luis Wunderlich, subsecretario de Hacienda de Rio Grande do Sul. Separar estos dos tipos de deudores , la legislación gaucha creó un criterio para determinar quién puede ser clasificado como contumazado. Según el texto, esta categoría incluye al contribuyente que deja de cobrar el ICMS durante al menos 8 meses del último año.

Además, la legislación prevé la emisión de avisos para que el contribuyente tenga la oportunidad de regularizar su situación antes de cualquier forma de sanción. Solo después de eso se puede incluir a la empresa en el régimen diferenciado para deudores regulares. Actualmente, 55 compañías están en esta categoría en Rio Grande do Sul, y cerca de mil están en riesgo de unirse al grupo.

Quien ingrese a esta categoría debe comenzar a recopilar el ICMS al momento de emitir la nota, en lugar de hacerlo mensualmente sobre el total de las notas emitidas en ese período. Otra forma encontrada por el gobierno gaucho para presionar a los contribuyentes a no recurrir a este tipo de práctica es contar con el apoyo de los clientes de estas empresas. Para esto, el canje de créditos ICMS teóricamente pagados por compañías clasificadas como deudores permanentes solo es posible si se presenta la guía de recaudación de impuestos.

“Con esto, muchas empresas terminan haciendo negocios con quien cotiza”, dice Ricardo Pereira, quien, al momento de la implementación de la ley, se desempeñaba como subsecretario de Hacienda del Estado. Además de servir como una forma de presión, este dispositivo permite al gobierno lidiar con otro problema: al hacer créditos ICMS generados por una empresa que no paga sus impuestos, el sistema tributario estatal tiene una doble pérdida. "Además de no recibir, tuvimos que traspasar esta cantidad, lo que hizo que el impacto de la evasión fiscal fuera mucho mayor de lo que parece", dice Wunderlich.

 

DISCUSIÓN EN JUSTICIA

A pesar de sus beneficios, la ley vigente en Rio Grande do Sul ha sido impugnada. En un primer momento, el texto fue cuestionado por el Tribunal de Justicia del Estado, que estimó que no existía motivo para suspender su ejecución. Poco después, el Partido Social Liberal demandó al Tribunal Supremo Federal (STF) alegando que la ley es inconstitucional. Según grupos que cuestionan la iniciativa del gobierno gaucho, el proyecto viola el derecho a la libre iniciativa al instituir reglas que dificultan el desarrollo de las actividades comerciales de las empresas que se encuadran en el régimen diferenciado. "De hecho, lo que daña la libre empresa son las prácticas que perjudican la buena competencia", dice Wunderlich. "Esto es lo que hay que abordar". Aún no hay fecha para la sentencia en el STF.

Para reforzar la importancia de la legislación, grupos interesados ​​en el tema, como la Unión Nacional de Compañías de Distribución de Combustibles y Lubricantes (Sindicom), han estado apoyando al gobierno gaucho en la Corte Suprema, a través de un instrumento legal llamado amicus curiae, mediante el cual una entidad interesada en el proceso solicita el derecho a manifestarse en el expediente, aunque no sea una de las partes directamente involucradas en el proceso. “Detrás de los deudores serios hay organizaciones reales que practican la evasión fiscal como fuente de enriquecimiento ilícito”, dice Jorge Luiz Oliveira, director ejecutivo de Sindicom. “Contra ellos, los mecanismos tradicionales de inspección no son suficientes: se necesita un régimen diferenciado”.

A lo largo de la historia, el STF ha considerado inconstitucionales algunas iniciativas encontradas por los estados para combatir a los deudores más contundentes. Según el entendimiento de los ministros, la manera apropiada de lograr que el contribuyente pague sus impuestos sería la aplicación de impuestos. Pero admiten la imposición de obligaciones diferenciadas en casos excepcionales.

ETCO también actúa en la lucha contra la figura del deudor persistente. El instituto ha puesto en marcha una serie de iniciativas en esta dirección que se desarrollarán durante al menos los próximos dos años. Uno de ellos fue el apoyo a la elaboración de un anteproyecto de ley estatal que detalle las situaciones excepcionales para encajar a determinados contribuyentes en regímenes especiales, elaborado por la oficina de Dias de Souza Advogados Associados a partir de un análisis amplio de la jurisprudencia. El texto también describe las medidas y limitaciones apropiadas para su aplicación. El objetivo es que el documento sirva de referencia para que otros estados creen sus propias leyes contra los deudores pesados. “Sería beneficioso que las autoridades fiscales interesadas adoptaran esta ley, en beneficio del mercado y de la población en general”, dice Hugo Funaro, abogado de Dias de Souza.

 

RELACIONADO