La manifestación del receptor es una herramienta importante en la lucha contra el fraude.

por ETCO
31/07/2015

declaración del destinatarioDesde el 1 de agosto, las empresas de distribución de cigarrillos, bebidas alcohólicas, refrescos y aguas minerales están obligadas a comentar todas las facturas emitidas en su contra, confirmando la transacción o señalando inconsistencias, como errores o incluso Desconocido de la compra. Es la llamada manifestación del destinatario, una herramienta importante creada por las agencias de ingresos brasileñas como una evolución de la factura electrónica.

El objetivo es "cerrar el ciclo" de venta y distribución de un producto, dando a las autoridades fiscales información desde el momento en que se emite la nota hasta que se cierra el acuerdo. "Brasil es el primer país en tener este tipo de sistema", dice Eudaldo Almeida, coordinador general de la Reunión Nacional de Coordinadores y Administradores Tributarios del Estado (ENCAT).

Con el fin de difundir los nuevos requisitos a sus miembros, el ETCO-Instituto Brasileño de Ética de la Competencia promovió en junio, en su sede, una presentación de los representantes de ENCAT sobre el tema.

Según las reglas de la declaración del destinatario, quien sea identificado en la factura como comprador de un producto o tomador de un servicio debe confirmar la existencia de la operación comercial. Esta herramienta se instituyó en 2012 y desde marzo de 2013 era obligatoria para los distribuidores de combustible. En julio del mismo año, la práctica comenzó a exigirse también a las estaciones de servicio. Un año después, el sector de alcohol sin combustible fue agregado a la lista. "La elección de los sectores que deberán utilizar este instrumento se basa en la importancia económica y los riesgos de la competencia desleal presente en estos segmentos económicos", dice Almeida.

PÉRDIDAS A LA SOCIEDAD

La idea es, con la confirmación del destinatario, prevenir el fraude que ocurre a través del uso indebido de los números del Registro Nacional de Entidades Legales (CNPJ) o el Registro Estatal (IE) de un contribuyente. Esto generalmente se hace para cubrir transacciones sospechosas realizadas con otros destinatarios o para aprovechar el sistema de sustitución de impuestos, simulando la venta de productos a estados con impuestos más bajos que los de destino. Otra práctica combatida por la manifestación del destinatario es la cancelación de las facturas de bienes ya entregados, evitando así la recaudación de impuestos. Una vez que el destinatario confirma la transacción, ya no es posible cancelar la factura.

Los estafadores causan una serie de pérdidas a la sociedad al adoptar este tipo de conducta. Las autoridades fiscales pierden ingresos. El contribuyente que utilizó sus datos incorrectamente puede tener dolor de cabeza cuando se le pide que explique sobre la compra que no realizó. En cuanto a las empresas que actúan dentro de la ley, el problema radica en tener que enfrentar a competidores que obtienen ventajas ilegalmente.

Además de la ventaja de ayudar a combatir el posible fraude, la declaración del destinatario es una herramienta que brinda a los involucrados en la operación un mayor control sobre la entrega y entrega de bienes. "Como la confirmación puede ser vista tanto por los ingresos como por quienes lo vendieron, este instrumento ayuda a todos a mantenerse actualizados sobre el proceso", dice Jorge Luiz Oliveira, director ejecutivo de la Unión Nacional de Compañías de Distribución de Combustibles y Lubricantes (Sindicom).

MEJORAS

Al igual que cualquier sistema implementado, la Manifestación del destinatario aún enfrenta algunos desafíos. Una de las más importantes es crear formas de lograr que los contribuyentes realicen la demostración dentro del plazo legal. "Las autoridades fiscales deben actuar con más fuerza cuando el receptor no se manifiesta, porque en estos casos existe un gran riesgo de desvío", dice Almeida.

Según los representantes del sector de combustible, que ha estado utilizando el sistema durante algún tiempo, también existe una falta de acuerdos entre los organismos de inspección estatales para que los ingresos del estado que recibe los productos puedan inspeccionar la recepción de una nota emitida por otro miembro de la federación. "Hoy en día, la tasa más alta de no manifestación ocurre en las transacciones interestatales, lo que mantiene abierta una brecha importante para los estafadores", dice Antonio Rodrigues Filho, director de impuestos de Sindicom. Otro punto de mejora sugerido por los representantes del sector es una mejor regulación de las multas para quienes no realizan la manifestación del destinatario. Algunos estados imponen castigos muy leves, mientras que otros han creado multas muy severas. "Tenemos que encontrar un punto medio", dice Rodrigues. "Pero antes de eso, debemos hacer que la aplicación sea más eficiente".

RELACIONADO