Contumaz contumaz: sucesión de programas perjudica al buen contribuyente

Los que buscan ventajas para seguir perjudicando a las autoridades tributarias y la competencia leal son los deudores persistentes, que montan su negocio para no pagar impuestos intencionalmente.

Edson Vismona, Examen / Brújula
22/04/2021

Es innegable que el contribuyente brasileño, persona jurídica o natural, se enfrenta a una verdadera maraña de leyes, decretos, actos y reglamentos normativos relacionados con los impuestos, lo que dificulta la comprensión del intrincado proceso tributario, generando un creciente descontento para los contribuyentes que desean cumplir sus obligaciones., aumentando el inseguridad jurídica lo que perjudica especialmente el entorno empresarial y la atracción de inversiones.

Estudio patrocinado por Instituto Brasileño de Ética Competitiva (ETCO), realizada por la consultora internacional EY, demuestra que estamos discutiendo en las instancias administrativas y judiciales, solo en deudas federales, 3,4 billones de reales. Cuando se suman las deudas en las esferas estatal y municipal, ¡las estimaciones apuntan a más de 5 billones de reales!

Además de esta insólita situación, que perjudica a los buenos contribuyentes y también al fisco, aún tenemos un carga tributaria más alto en comparación con países con el mismo nivel de desarrollo, lo que supone una carga para las empresas y para el conjunto de la sociedad. Pagamos mucho y tenemos un bajo rendimiento de los servicios. Una situación anacrónica.

Esta realidad incrementa la morosidad y, ante la permanente necesidad de las Autoridades Tributarias de incrementar la recaudación, estimula la institución de los Programas de Cuotas de Deuda Tributaria Federal, conocidos popularmente como Refis. No en vano desde el año 2000 hemos tenido al menos cinco de estas iniciativas en general. En promedio, cada tres años tenemos un programa con este perfil.

La sucesión de cuotas ha sido criticada por expertos en el área fiscal. Entre otros argumentos, se pueden destacar los siguientes: reducción de la recaudación tributaria, con aumento de las obligaciones tributarias; ineficacia; interrupción del sistema, estimulando el incumplimiento en anticipación a la aprobación de un nuevo plan de pagos; desalentar a los contribuyentes que cumplan con sus obligaciones; uso ilegítimo por parte de quienes utilizan el impago de impuestos como modelo de negocio.

Sin profundizar las críticas, el momento que vivimos, con la pandemia agotando los recursos públicos, de las empresas y de las personas, está en juego la supervivencia de toda la economía. Ante la tragedia que entra en el segundo año, la iniciativa del presidente del Senado Federal, de contar con un nuevo programa de regularización tributaria, encuentra terreno fértil, que es fácil de justificar.

Un instrumento que puede servir a ambos lados de la relación tributaria: agilizar el pago de impuestos, que es sumamente necesario para un alivio al fisco y mejorar la situación de los contribuyentes duramente golpeados por el shock causado por la tragedia del covid-19.

Sin embargo, como ya ha sucedido en otras Refis, es necesario no olvidar a quienes siempre están al acecho para aprovechar fines meritorios, para apoyar al contribuyente en dificultad, para obtener ventajas con el fin de seguir perjudicando a las autoridades tributarias y competición justa. Estos son los llamados deudores persistentes e "inteligentes" que establecen su negocio estructurándolo para que nunca paguen impuestos. No es un contribuyente que se encuentre en dificultades o que, ante una situación económica más grave, incumpla reiteradamente sus obligaciones. Es persistente, su muy alto beneficio es el resultado de evasión fiscal recurrente, erosionando la competitividad y la ética competitiva, provocando pérdidas multimillonarias a las autoridades fiscales y, por tanto, a la sociedad. Este default estructurado, solo en los sectores de combustibles y tabaco, acumula deudas activas de 100 mil millones de reales.

Es fundamental combatir esta práctica depredadora. Con este objetivo existe la proyecto de ley en el Senado Federal (PLS nº 284/2017), listo para ser votado, que define quién debe ser considerado deudor titular. Esta ley brindará mayor certeza jurídica en las relaciones tributarias, reduciendo el margen para la realización de acciones organizadas de evasión fiscal continua.

Así, en este dramático momento, la propuesta de reestructuración de las deudas tributarias no puede ser un estímulo para el comportamiento espurio de quienes aprovechan medidas legítimas para volver a involucrarse.

El legislador brasileño debe prestar atención a esta realidad y no permitir que se desvirtúe una iniciativa legítima.

Por esta razón, la reapertura de otro Programa Especial de Regularización Tributaria (Pert) no debe incluir a los deudores que hayan sido excluidos de dos o más programas de pagos a plazos de deuda tributaria.

RELACIONADO