¿Qué es lo que realmente funciona para derrotar el contrabando? Descubre siete acciones

En las fronteras brasileñas, el crimen organizado está ganando. Mantiene vastas redes de colaboradores, organizados y bien armados, para transportar armas y drogas hasta cigarrillos y pesticidas al interior del país. Las ganancias obtenidas de las ventas de ropa, perfumes y electrónica ayudan a financiar, incluido el pago de las tasas de matrícula. Mientras tanto, las fuerzas del orden están lidiando con contingencias presupuestarias.

"La corrupción es un problema económico, pero también social, y está presente por las condiciones de trabajo, la precariedad, la falta de infraestructura, así como por la mala conducta del agente corrupto", dice el abogado José Vicente Santos de Mendonça, profesor de Derecho de la Universidad del Estado de Río de Janeiro, donde coordina el Laboratorio de Regulación Económica.

¿Cómo combatir este círculo vicioso? Conozca siete medidas capaces de reducir la fuerza del contrabando y la malversación. Funcionan mejor si se toman en conjunto, para abordar el crimen simultáneamente en varios frentes.

1. Apuesta por la tecnología

Satélites, sensores y radares son capaces de identificar vehículos robados que se utilizan para transportar contrabando en las carreteras. Los aviones no tripulados pueden atacar aeronaves y embarcaciones utilizadas por delincuentes. La lectura biométrica en los puestos fronterizos reduce el riesgo de que un sospechoso se escape por usar documentos falsos. “Las nuevas tecnologías para el control de personas y mercancías en fronteras y aeropuertos son un intento de adaptarse a la realidad actual, en la que las personas y las mercancías tienen una gran movilidad”, afirma la investigadora Pinja Lehtonen, de la Universidad de Tampere, Finlandia.

“Por otro lado”, señala el investigador, “las organizaciones criminales internacionales tienen a su disposición una enorme cantidad de dinero y gente muy inteligente, lo que indica que las soluciones tecnológicas solo funcionarían hasta que los delincuentes encontraran la manera de eludirlas”, dice. ella, que está desarrollando su investigación doctoral sobre el control automatizado de fronteras en la Unión Europea.

En otras palabras, no basta con comprar tecnología. El factor humano, dice, sigue siendo muy importante. "Los oficiales experimentados pueden detectar el nerviosismo de un sospechoso con gran facilidad".

2. Equipar a los agentes del orden

“Los ingresos dedicados al ataque de contrabando no son suficientes. En materia de infraestructura gana el crimen organizado”, dice Luciano Barros, presidente del Instituto de Desarrollo Económico y Social de las Fronteras (Idesf). Brasil tiene menos de mil agentes de la Policía Federal operando a lo largo de toda la frontera.

En todo Brasil, sólo 48 empleados federales trabajan en seguridad, contra 120 en Estados Unidos. Las Fuerzas Armadas, que realizan acciones frecuentes en los puntos más estratégicos de las fronteras brasileñas, tuvieron que adaptar la estrategia luego de que, entre 2012 y 2017, el presupuesto para gastos discrecionales se redujera en un 44%. La atención se centra ahora en acciones específicas. Se trata de operaciones a gran escala que reúnen a decenas de diferentes organismos gubernamentales. Pero, al final de la acción, la vigilancia fronteriza de rutina vuelve a fallar.

3. Realizar acciones integradas

Para evitar que un sospechoso investigado por la Policía Civil, por ejemplo, pase por un retén de la Policía de Carreteras sin ser detenido, el Ministerio de Justicia y Seguridad Pública apuesta a la creación del Sistema Nacional de Información de Seguridad Pública (Sinesp), un servicio que reuniría toda la información disponible a nivel nacional sobre las investigaciones en curso y los informes de incidentes. Pero el sistema aún está en la fase de implementación.

4. Atacar la corrupción

Ya sea en puestos fronterizos o camelódromos, los delincuentes suelen contar con el apoyo de agentes que reciben sobornos para despejar el camino. “Los datos comprueban que el número de desvíos y corrupción policial son significativos”, dice el estudio “Corrupción policial en debate: Desvío e impunidad en las instituciones policiales de Río de Janeiro”, de autoría de Andréa Ana do Nascimento, investigadora de la Pontificia Universidad Católica Universidad de Rio Grande do Sul (PUC-RS).

El estudio muestra que, entre 2009 y 2013, el número de denuncias contra la actuación de la Policía Militar y de la Policía Civil en Río de Janeiro aumentó, respectivamente, en un 93,6% y un 68,5%. Mientras tanto, el número total de policías sancionados se redujo de 21 en 2010 a 4 en 2013.

5. Actuar en las ciudades

Los delincuentes cruzan la frontera, pero el mercado de consumo de bienes de contrabando está en las ciudades más grandes. Así lo recuerda Edson Luiz Vismona, presidente del Instituto Brasileño de Ética de la Competencia (ETCO) y del Foro Nacional Contra la Piratería y la Ilegalidad (FNCP). “Es fundamental abordar las ventas ilegales en las calles de todo Brasil. Este comercio de productos pirateados ataca directamente al comerciante honesto, que genera empleo legal y paga impuestos”.

Para Vismona, las acciones de combate al comercio ilegal, como las realizadas recientemente en São Paulo en las afueras de la Rua 25 de Março, son capaces de atacar una importante fuente de ingresos para los delincuentes. “Cada vez que se incautan grandes cargamentos de contrabando, los grupos sufren un golpe. El acopio de estos productos es una forma efectiva de entorpecer las acciones de los contrabandistas, ya que ataca sus ganancias”, dice Luciano Barros.

6. Reducir impuestos

A medida que Brasil redujo los impuestos sobre los productos electrónicos, la demanda de versiones pirateadas de estos productos disminuye. Por otro lado, al aumentar los impuestos a los cigarrillos, el país incentivó el consumo de versiones paraguayas. Reducir los impuestos, o convencer a los países vecinos de aumentar sus impuestos para equipararlos con los valores practicados en Brasil, es una forma de atacar el contrabando, al reducir el tamaño del mercado de consumo de productos ilegales.

7. Mejorar la vida en las fronteras

Las ciudades fronterizas de Brasil con otros países se caracterizan por malos indicadores de calidad de vida, educación y generación de empleo formal. Fomentar la entrada de empresas legales en estas regiones, capaces de aumentar los ingresos y llevar a los jóvenes a buscar mejorar su formación profesional, es una forma efectiva de reducir la mano de obra barata disponible para los grupos criminales que operan en las fronteras.

Cómo el contrabando corrompe a los funcionarios públicos

El profesor José Vicente Santos de Mendonça detalla la rutina del crimen en la triple frontera en cuatro momentos en los que se corrompe a los agentes públicos. Seguir:

1er momento: Cerca de la quebrada del río Paraná y de las orillas del lago de Itaipú, donde el valor disponible es el más bajo y existe un vínculo de cooperación más estrecho. Ese vínculo se establece entre el contrabandista y el agente público, y el valor de la corrupción está preestablecido, y ronda los R$ 100/día por agente público. En este caso, el agente público permanece indiferente a la situación y se establece una relación de suma positiva, es decir, todos “ganan” en el proceso.

2° momento: El agente público, previo acuerdo con el contrabandista, vigila la carga hasta el límite de su circunscripción, evitando así que la carga sea aprehendida en los puestos de inspección. Para este escenario, el valor es de alrededor de R$ 1.000 a R$ 1.500.

3er momento: Ocurre en los puestos de inspección, si se detiene el vehículo utilizado para el transporte de la carga. En este caso, puede haber o no un acuerdo previo, y el valor de la transferencia es de alrededor de R$ 3.000 a R$ 10.000.

4to momento: La entidad pública fragua el embargo, con el objetivo de brindar al contrabandista la oportunidad de negociar la liberación de la carga. En ese contexto, existe el mayor monto de corrupción, que varía de R$ 15.000 a R$ 50.000, y puede alcanzar el 50% del valor de la carga, normalmente pagado con la propia mercancía.

Por Tiago Cordeiro, especialmente para el Gazeta do Povo - 06 / 07 / 2019

El Brasil que queremos

Nuestro trabajo en esta área es intenso e involucra varios proyectos. En alianza con el Foro Nacional Contra la Piratería y la Ilegalidad (FNCP), coordinamos el Movimiento en Defensa del Mercado Legal, que reúne a 70 entidades de sectores empresariales y del gobierno en la lucha contra el contrabando, falsificación y adulteración de productos, y en la defensa de la propiedad intelectual de las empresas.

Creemos que el defensa legal del mercado es una condición esencial para el desarrollo de Brasil.

El producto ilegal alcanza el 57% del mercado de cigarrillos.

Una encuesta realizada por Ibope Inteligência reveló que el mercado ilegal de cigarrillos continúa ganando espacio en Brasil, impulsado por el precio más bajo en comparación con el producto legal. La consecuencia es un aumento en el consumo y una reducción en la recaudación de impuestos. El estudio también mostró que las marcas ilegales ya ocupan cinco de los diez primeros puestos en el ranking de mayor venta, incluido el liderazgo. El contrabando desde Paraguay es la principal fuente del producto que se vende ilegalmente en el mercado brasileño.

La encuesta cuantitativa, de alcance nacional, se realizó con fumadores de 18 a 64 años que viven en municipios con más de 20 mil habitantes, de todas las clases sociales, con un total de 8.428 personas, de enero a abril de este año. Según el estudio, en el último año se consumieron 110,7 millones de cigarrillos en el país, un aumento del 3% en relación con 2018. Este número refleja el avance del producto ilegal, que creció tanto en números absolutos (de 57,8, 63,4 mil millones a 54 mil millones de unidades) y participación de mercado (del 57% al 49%). El mercado ilegal consiste en contrabando (8%) y cigarrillos hechos en Brasil de manera clandestina (48,4%). En el mismo período, el consumo de cigarrillos legales cayó de 47,3 mil millones a XNUMX mil millones de unidades.

Ibope realiza esta encuesta anualmente desde 2014. En la primera edición, el producto ilícito tenía el 40% del mercado, un índice que ha estado creciendo cada año. Basado en la curva de tendencia verificada en la serie histórica, el instituto estima que, si no se toman medidas concretas para cambiar esta situación, los cigarrillos ilegales llegarán al 62% del mercado en 2020.

Además de no someterse a una inspección de salud, exponer a los fumadores a riesgos desconocidos, el producto de contrabando causa enormes daños a las arcas públicas. El cálculo basado en la encuesta de Ibope muestra que, este año, la evasión fiscal alcanzará R $ 12,2 mil millones, por encima de la recaudación de impuestos del sector, estimada en R $ 11,8 mil millones. Para tener una idea de lo que representa este valor, sería posible crear 21 mil unidades básicas de salud, 5,9 mil unidades de emergencia u 8,6 mil guarderías.

El estudio también sigue la evolución del precio de los cigarrillos ilegales, que cuesta, en promedio, R $ 3,44, lo que representa menos de la mitad del valor de los cigarrillos legales. La razón radica en la diferencia entre la carga tributaria de los cigarrillos en Paraguay, 18%, y en Brasil, 71%, en promedio. Además, el contrabando viola el precio mínimo requerido por la ley brasileña, de R $ 5 por paquete.

Con estas ventajas ilícitas, las marcas paraguayas continúan aumentando su participación en el mercado nacional. Es el caso de Ocho, el más vendido en Brasil, que hoy domina el 16% del consumo. Hace un año, tenía 15%. Tanto esta como las marcas Gift (3 ° en el ranking) y San Marino (6 °) son fabricadas por Tabacalera del Este, que pertenece al ex presidente de Paraguay, Horacio Cartes. La lista de productos de contrabando también incluye Classic (8º) y Fox (9º). Juntas, estas cinco marcas representan el 37% del mercado brasileño. Los cinco brasileños mejor posicionados tienen el 31%.

El actual presidente de Paraguay, Mario Adbo Benítez, quien reemplazó a Cartes en agosto de 2018, intentó este año elevar el impuesto a los productos al 40%, pero fue derrotado en el Senado por 28 votos a 13. El presidente ejecutivo de ETCO, Edson Vismona, lamentó la decisión. “Paraguay actúa de manera conflictiva cuando se trata de combatir el contrabando de cigarrillos. Por un lado, el gobierno del presidente Benítez indica que puede llegar a ratificar el Protocolo para la eliminación del tráfico ilícito de tabaco, un instrumento importante para combatir el contrabando de cigarrillos en todo el mundo. Pero, por otro lado, el parlamento se niega a adoptar una de las premisas principales del documento, el aumento de los impuestos sobre el producto ”, dijo.

 

 

ETCO crea proyecto para sensibilizar e involucrar a brasileños contra actos ilegales

 

Brasil perdió R $ 193 mil millones en el mercado ilegal solo en 2018. En esta cuenta, además de los productos de contrabando, también hay varias formas de corrupción, falsificación y otras desviaciones. No podemos permitir que nuestro país sea tomado por la ilegalidad. Entonces creamos el proyecto #InsideLaw, para crear conciencia e involucrar a los brasileños en la lucha contra cualquier acto ilegal. Comprender mejor en nuestro manifiesto publicado en el periódico Gazeta do Povo.

ALAC coordina esfuerzos a favor de la legalidad

 

Edson Vismona, presidente de ETCO y presidente pro-tempore de la Alianza Latinoamericana Anti-Contrabando (ALAC), dijo hoy (7/05), que la organización que dirige e integra cámaras empresariales y representantes gubernamentales, busca incrementar el incremento de participación y compromiso de los países latinoamericanos en la lucha contra el contrabando.

Durante el V Encuentro del ALAC, que se lleva a cabo entre el 7 y el 8/05 en Costa Rica, Vismona, también dijo que “estamos aumentando la conciencia de las personas y gobiernos sobre la importancia de la cooperación e integración entre países para combatir el crimen organizada, que utiliza recursos de contrabando para otras actividades ilícitas, claramente amenazando la seguridad pública ”.

Según datos divulgados durante el ALAC, el contrabando mueve recursos equivalentes al 2% del PIB de América Latina, o alrededor de US $ 210,000 mil millones anuales, afectando industrias como la siderúrgica (metalmecánica y siderúrgica), tabaco, bebidas calientes, medicamentos, cosméticos, plásticos, calzado, textiles y ciberseguridad.

Este delito proporciona productos introducidos de contrabando en los mercados, sin regulaciones ni controles, perjudicando no solo a los consumidores sino también a los gobiernos.

Según Vismona, América Central debe intensificar los esfuerzos conjuntos para erradicar el contrabando, como lo hacen Brasil, Paraguay, Chile y Argentina.

"Esperamos tener éxito en Centroamérica en la expansión de la integración entre gobiernos", concluyó.

María Carolina Uribe, presidenta de la Asociación Nacional de Industrias de Colombia (ANDI), una de las coorganizadoras del encuentro, encargada de estructurar una agenda regional para combatir el contrabando:

“Aquí en Costa Rica pretendemos unir a toda la región en torno al problema del contrabando, trabajando en torno a los elementos fundamentales del tráfico ilícito para combatirlo. Cuando iniciamos ALAC nuestro enfoque estaba en el tema aduanero, luego pasamos a un enfoque de judicialización y desmantelamiento de estructuras criminales ”, dijo Uribe.

En los últimos años, ALAC ha trabajado en la construcción de una agenda público-privada regional y en el intercambio de buenas prácticas.

El producto más de contrabando en la región son los cigarrillos, según datos de la organización.

El más reciente estudio sobre comercio ilícito de cigarrillos lanzado en 2017 por el Observatorio de Comercio Ilícito de la Cámara Nacional de Comercio y British American Tobacco Chile, muestra las tasas de consumo de este producto ilegal y sus principales consecuencias, entre ellas el crecimiento exponencial de la “preferencia ”Por el producto ilegal entre los consumidores y una consecuente pérdida por evasión fiscal que alcanza los US $ 500 millones anuales.

En Argentina, los cigarrillos de contrabando generaron, en 2017, una pérdida estimada de aproximadamente 8.500 millones de pesos en la recaudación de impuestos.

Foro en Asunción debate seguridad, contrabando y terrorismo en el Cono Sur

En la semana del 14 de enero, Paraguay fue sede del XIII Foro Parlamentario de Inteligencia y Seguridad. Creado en 13 por el entonces diputado estadounidense Robert Pittenger, el foro contó con la presencia de expertos y autoridades de diferentes países y tuvo como objetivo discutir temas relacionados con la política de inteligencia y las amenazas a la seguridad internacional.

Edson Vismona, presidente del Instituto Brasileño de Ética en Competencia (ETCO), destacó la importancia de la iniciativa del nuevo gobierno paraguayo de ser el anfitrión del evento por primera vez. "Paraguay ha mostrado un enorme interés en discutir formas de combatir las diversas formas de ilegalidad que prevalecen actualmente en la Región de la Triple Frontera", dice.

También dijo que "debido a las presentaciones de varios países, incluido Brasil, sin cooperación, integración y coordinación entre países, no será efectivo combatir las organizaciones criminales y terroristas transnacionales y el lavado de dinero que amenazan la seguridad pública de todos". Vismona enfatizó que estos grupos criminales también se financian actualmente a través del mercado ilegal, en particular el contrabando de cigarrillos. "En Brasil, por ejemplo, los cigarrillos de contrabando desde Paraguay ya dominan el 54% de todo el mercado nacional, y este comercio está controlado por pandillas en todo el país".

Robert Pittenger habló durante la inauguración del evento y afirmó que "La Triple Frontera es una de las zonas más críticas del mundo, y durante mucho tiempo hemos permitido que los carteles de la droga y las organizaciones terroristas construyan y amplíen sus operaciones en América del Sur". Dijo que esto ya no se puede tolerar y que Estados Unidos tiene grandes expectativas para el futuro de la región.

Entre las autoridades paraguayas que participaron en el Foro se encontraban el ministro de Hacienda, Benigno López; José Cantero Sienra, presidente del Banco Central de Paraguay; Julio Ullón Brizuela, primer ministro del Gabinete Civil; María Epifania González, ministra de la Secretaría de Prevención del Blanqueo de Capitales; y Arnaldo Giuzzio, titular de la Secretaría Nacional Antidrogas, además del abogado argentino Juan Marteau, especialista en delitos financieros y blanqueo internacional de capitales.