Brasil: Pérdidas y ganancias

Al identificar las pérdidas ocasionadas por una acción, buscamos demostrar las pérdidas en valores para facilitar la comprensión y alcance de los daños.

Así, al estimar el impacto del mercado ilegal; el tamaño de la informalidad y el litigio tributario, extraemos cifras que reflejan las pérdidas y, en consecuencia, las ganancias si este espacio fuera ocupado por la legalidad, la formalidad y la racionalidad en la aplicación de nuestro sistema tributario.

Tenemos instituciones que desarrollan métricas tratando de medir la dimensión de estas desviaciones.

ETCO desarrolló con IBRE/FGV el índice de economía sumergida realizado desde 2003 y que en 2021 alcanzó la cifra de R$ 1.3 billones que representa el 16,8% del PIB brasileño y con la consultora EY patrocinó un estudio internacional que constató que los litigios tributarios, en instancias administrativas y judiciales, alcanzan la asombrosa suma de R$ 3.4 billones.

Con relación a informalidad en el comercio minorista brasileño El IDV — Instituto para o Desenvolvimento do Varejo realizó una encuesta con la consultora McKinsey & Company que indica que la evasión de impuestos en el comercio minorista físico es del 25% al ​​34% y en el minorista digital oscila entre el 33% y el 37% de las ventas (lo que ha crecimiento continuo en la oferta de productos ilegales y sin factura), con valores entre R$ 95 y R$ 125 mil millones.

El Foro Nacional Contra la Piratería y la Ilegalidad recopila datos de 15 sectores productivos (confecciones, combustibles, higiene personal, perfumería y cosmética, bebidas alcohólicas, plaguicidas, TV paga, cigarros, artículos deportivos, anteojos, computadores, software, celulares, audiovisuales, importados). perfumes y juguetes) desde 2014 y la encuesta para el año 2021 muestra que estos sectores tuvieron pérdidas de R$ 205.8 mil millones, lo que sumado a R$ 94,7 mil millones (estimación conservadora de un promedio de 46% de impuestos no recaudados) alcanza el valor de R$ 300.5 mil millones. En comparación con 2014, el mercado ilegal (contrabando, piratería, falsificación y fraude) se triplicó.

Estas cifras de miles y billones de reales relacionadas con las pérdidas de la industria, el comercio y la economía formal nos hacen preguntarnos cuál sería la ganancia para la generación de empleos, ingresos e impulso para nuestro desarrollo e innovación. Un ejemplo simple, agregando la evasión del comercio y la industria indicada solo en las encuestas IDV y FNCP, sería posible financiar 18 millones de subsidios familiares por más de 38 meses con un monto mensual de R$ 300.

Estas proyecciones se limitan a números y lo que se podría generar en ganancias para la sociedad en su conjunto, sin embargo estas pérdidas para la sociedad no se pueden medir solo en valores monetarios, ya que tienen otras consecuencias, ya sea para la seguridad pública, aumento de la corrupción y disminución de las inversiones productivas.

Nuestras fuerzas policiales y del SRI (federal, estatal y municipal) comprueban que con estos recursos retenidos se financian organizaciones criminales, fomentando además el tráfico de drogas y armas.

Por otro lado, el nivel de empleo se ve afectado. Se cerraron fábricas y otras están bajo amenaza, incluido el crecimiento de empresas deudoras persistentes que están estructuradas para nunca pagar impuestos y, por lo tanto, erosionan la competencia. Los sectores de combustibles y tabaco han sufrido con esta acción, pero el sector textil también se ha visto sacudido.

Las diversas caras de la ilegalidad y las operaciones de los deudores persistentes configuran un fenómeno económico criminal, que debe ser atacado por la oferta y la demanda. Oferta, con represión, a través de acciones integradas y coordinadas de las fuerzas policiales y de ingresos.

La demanda, en cambio, está motivada por el precio, que es menor en el ilegal gracias a la evasión y debe enfrentarse a cambios en el sistema tributario. Un ejemplo de lo que se puede hacer es la reciente simplificación del cobro del ICMS a los combustibles, definiendo la tarifa monofásica y única para todos los estados, lo que debería reducir el espacio para los evasores.

De hecho, no podemos subestimar los efectos del mercado ilegal y la consiguiente evasión fiscal. La magnitud de las pérdidas y lo que podría traducirse en ganancias para toda la sociedad demuestran que la ilegalidad debe estar permanentemente en la agenda de los sectores productivos y del poder público, los cuales deben actuar en cooperación en la lucha contra quienes desprecian la ley. Os los daños no pueden ser ignorados, ya que perjudican a todos los brasileños que soportan sus obligaciones y nuestras expectativas para el futuro.

La pandemia afecta la actividad informal en Brasil y baja el indicador

La economía subterránea en Brasil se movió algo cerca de R $ 1,2 billones de reales, superior al PIB de países como Suiza y Suecia.

La economía sumergida sufrió una pequeña caída en la participación de la economía brasileña y alcanzó el 17,1% del PIB, lo que representa cerca de R $ 1,2 billones de reales. El resultado es parte del Índice de economía subterránea (IES), una alianza entre el Instituto Brasileño de Ética en la Competencia (ETCO) y el IBRE / FGV que ha estado monitoreando, desde 2003, la evolución de las actividades que operan fuera de las leyes y regulaciones que afectan las actividades formales en el país.

El indicador, levemente inferior al observado en 2019 (17,3%), apunta a una interrupción en los sucesivos incrementos observados desde 2015, provocados por los eventos asociados a la pandemia covid-19 que elevaron el nivel de incertidumbre de manera extraordinaria en relación al desempeño de la economía.

Los impactos negativos sobre la actividad económica y el mercado laboral afectaron más intensamente a los trabajadores informales que a los formales, contribuyendo a la caída del Índice de Economía Subterránea (IES) en 2020.

Según Edson Vismona, presidente de ETCO, la caída observada en el índice, a diferencia de lo ocurrido en el pasado, no está asociada al aumento de la actividad formal.

“Es una reducción que no podemos celebrar. Las restricciones de circulación durante los meses más críticos de la pandemia han sacado a la gente de las calles, perturbando significativamente a los vendedores ambulantes, los conductores de aplicaciones y los comerciantes informales. Esta población tuvo su actividad paralizada abruptamente y esto trajo un fuerte impacto económico y social ”, completa el ejecutivo.

 

El Gráfico muestra la evolución del Índice de Economía Subterránea desde 2003 - Fuente: Elaborado por ETCO y FGV / IBRE

Haciendo un rescate histórico, los máximos observados en el indicador hasta 2019 fueron consecuencia de la crisis iniciada a mediados de 2014, que mermó el sector formal de la economía, y la lenta recuperación de la actividad económica, concentrada en su parte más flexible. la economía informal, que estaba eliminando puestos de trabajo en el país. Al mismo tiempo, la reducción de los tipos de interés y el lento aumento de los ingresos aliviaron la situación de crecimiento de la economía sumergida, que sería más fuerte en ausencia de estos factores.

El economista del IBRE / FGV Paulo Peruchetti cree que la crisis actual, con características únicas, el trabajador formal estaba más protegido, principalmente debido al Beneficio de Preservación de Empleo de Emergencia (BEm). En cuanto a los informales, el beneficio de emergencia garantizaba ingresos, pero no empleo.

“Al ser más flexible, es probable que la recuperación del empleo durante el próximo año se dé por mayores incrementos en el mercado laboral informal, lo que puede revertir la caída del indicador de economía sumergida en los próximos años”, concluye Peruchetti.

Vismona y Peruchetti coinciden en que los factores estructurales que llevaron a la reducción de la economía sumergida entre 2014 y 2019 siguen presentes en la economía brasileña, pero que se necesita cautela al evaluar la evolución del indicador, ya que su dinámica dependerá de la velocidad de recuperación. de la economía, lo que dependerá del avance de las reformas necesarias para estimular la economía.

 Evolución del índice

ETCO e IBRE / FGV desarrollaron un índice para monitorear la economía sumergida, proporcionando un indicador de la evolución de las actividades informales. La economía sumergida se define como la producción de bienes y servicios que no se informa al gobierno, deliberadamente, para: evadir impuestos; evadir las contribuciones a la seguridad social; eludir el cumplimiento de las leyes y reglamentos laborales; evitar costes derivados de la normativa aplicable a cada actividad.

El índice comienza en 2003, con el valor más alto de la serie histórica, alrededor del 21% del PIB brasileño y desde entonces ha presentado una fuerte tendencia a la baja, alcanzando en 2014 su valor más bajo (16,1%). Sin embargo, a partir de 2015, sin embargo, hubo un empeoramiento en el indicador, con un aumento de más de 1 punto porcentual entre 2015 y 2019.

La reducción del índice en el país en la década de 2000 está relacionada con varios factores estructurales que estimularon la formalización del mercado laboral y dificultaron el funcionamiento de las empresas al margen de la ley. Entre los factores que ayudaron a incrementar la formalización de la economía, podemos mencionar el aumento del mercado crediticio y la expansión de la escolaridad promedio de los brasileños.

Además, las medidas para simplificar los estándares legales ayudan a reducir el costo de formalización, estimulando una reducción de la economía sumergida. En este sentido, las medidas con la implementación de facturas electrónicas (NFes), SIMPLES y MEI tienden a formalizar más la economía.

Entre el segundo trimestre de 2014 y el cuarto trimestre de 2016, Brasil enfrentó un largo período de recesión (11 trimestres) según el Comité de Ciclo Económico (CODACE). Una de las consecuencias de esta pérdida de dinamismo en la economía fue el aumento del número de personas dedicadas a actividades informales.

Podemos ver (Gráfico) un empeoramiento en el Índice de Economía Subterránea entre los años 2015 y 2019. En este período, hubo un incremento de más de 1 punto porcentual en el Índice de Economía Subterránea, por lo que pasó de 16,2% en 2015 a 17,3% en 2019.

Entre 2016 y 2019 se produjo una recuperación del empleo, aunque informal, cuyas relaciones laborales son mucho más flexibles, generando incrementos en el número de personas sin contrato laboral y en la participación de los ingresos de este grupo en el ingreso total.

Por tanto, el incremento de la informalidad observado en este período hizo mayor el impacto vía el mercado laboral, lo que llevó a sucesivos incrementos en el Índice de Economía Subterránea entre los años 2015 y 2019.

En el año 2020, se pudo notar una disminución de 0,2 puntos porcentuales en el indicador, explicado por el cambio en la composición del mercado laboral, con un mayor peso de la formalización, combinado con la expectativa de una fuerte reducción de la nivel de actividad económica. Este valor observado en 2020, muestra que la economía sumergida en Brasil, se movió algo cerca de R $ 1,2 billones de reales, mayor por ejemplo que el PIB de países como Suiza y Suecia, que corresponden a algo cercano al 16% del PIB brasileño. según datos del FMI.

La caída del indicador en 2020 está asociada a un cambio en la composición del mercado laboral. Con el avance de la pandemia Covid-19, hubo una mayor reducción relativa de trabajadores informales en comparación con la caída observada en trabajadores formales, lo que generó un aumento en la formalización.

El lado positivo es que los factores estructurales que llevaron a la reducción de la economía sumergida siguen presentes en la economía brasileña. El proceso de simplificación de reglas y regulaciones se mantiene activo (con perspectivas de expansión por parte del gobierno actual), la escolaridad promedio de los brasileños continúa aumentando y el mercado crediticio debería volver a su trayectoria de crecimiento. Además, la reforma laboral llevada a cabo en el gobierno anterior tiende a estimular la formalización del mercado laboral, reduciendo el costo relativo de formalización, estimulando el retorno del empleo formal.

La informalidad avanza, pero a un ritmo más lento

La caída de las tasas de interés, la lenta recuperación del empleo formal y la actividad están comenzando a contener el crecimiento más rápido de la economía informal. A pesar de estar al margen de la legalidad y el pago de impuestos, la economía informal ha desempeñado un papel importante para garantizar algunos ingresos para la gran masa de desempleados que existe hoy en el país. En 2019, la economía informal avanzó por quinto año consecutivo, pero en ritmo más lento que el anterior. En 12 meses hasta junio, la economía informal generó el equivalente del 17,3% del Producto Interno Bruto (PIB) del país. Todavía es una porción muy importante de la economía, la más grande en los últimos ocho años y corresponde a R $ 1,2, XNUMX billones. Sin embargo, este año hay la primera señal de desaceleración. Esto es lo que señala el Índice de Economía Subterránea (IES), calculado por el Instituto Brasileño de Economía (Ibre) de la Fundación Getúlio Vargas (FGV) en asociación con el Instituto Brasileño de Ética de la Competencia (ETCO). En el criterio utilizado por FGV, la economía subterránea incluye la producción de bienes y servicios no declarados al gobierno para evadir impuestos y contribuciones con el fin de reducir costos.

Leer más ...

El mercado ilegal y la economía subterránea en Brasil fueron temas de la reunión de CONIMAQ

"No hay ningún país desarrollado que no tenga una visión ética y la defensa de la ley como base", dijo Edson Luiz Vismona, presidente del Instituto de Ética en Competencia (ETCO), durante una reunión con miembros del Consejo Nacional de la Industria de Maquinaria (CONIMAQ) en el pasado 21 de febrero, en la sede de ABIMAQ, en São Paulo.
Vismona presentó una encuesta realizada por el FNCP que muestra una pérdida total de más de R $ 146 mil millones que involucra solo a 15 sectores productivos con el mercado ilegal (R $ 100 mil millones) y la evasión fiscal (R $ 46 mil millones) en 2017. "La encuesta, realizada desde a partir de 2014, se realizó para sensibilizar a los medios, la sociedad y el gobierno sobre el tema, ya que no podemos aceptar desviaciones de esta cantidad para un país que quiere y necesita reanudar el crecimiento ”.
El presidente ejecutivo de ABIMAQ, José Velloso, con base en los datos presentados, enfatizó que la alta carga impositiva y todas las demás obligaciones accesorias cobradas a las empresas, son la "bola de hierro" atada a los pies de los empresarios brasileños, parafraseando al ministro de Economía Paulo Guedes.
Según él, después de la reforma de las pensiones, el gobierno federal debe trabajar duro para aprobar una reforma fiscal para que podamos simplificar y aliviar a las empresas, permitiéndoles invertir en sus negocios. Otro punto comentado fue la importancia del cumplimiento para las empresas y asociaciones, citando como ejemplo el Código de Conducta y Ética, preparado por ABIMAQ.
Al finalizar su participación, Vismona hizo hincapié en que las empresas están preocupadas y comprometidas con el fortalecimiento de la cultura ética, de modo que los clientes, proveedores y socios comerciales observen estas reglas para seguir siendo competitivas en el mercado nacional e internacional, mientras enfrentan los desafíos. Impuestos internos y externos impuestos a quienes emprenden en Brasil. En su opinión, "para superar todas las adversidades a diario, el empresario brasileño tiene una postura heroica de demostrar competencia".

La economía subterránea sube por cuarto año consecutivo y alcanza R $ 1,173 billones en 2018, según ETCO y FGV / Ibre

Estudio muestra que la producción de bienes y servicios no declarados al gobierno aumentó con la crisis económica y el aumento del trabajo informal

 

La crisis económica que ha afectado a Brasil en los últimos años causa más daños, además del aumento del desempleo y la consiguiente reducción del poder adquisitivo de los brasileños. También reaviva la llamada economía subterránea, la producción de bienes y servicios que no se informan deliberadamente al gobierno, con el objetivo de evadir impuestos, evadir las contribuciones a la seguridad social, eludir el cumplimiento de las leyes y reglamentos laborales y evitar los costos derivados del cumplimiento de las normas. aplicable a cada actividad.

El Índice de Economía Subterránea, calculado por el Instituto Brasileño de Ética de la Competencia (ETCO) en asociación con el Instituto Brasileño de Economía de la Fundación Getúlio Vargas (FGV / Ibre), apunta al crecimiento de la informalidad por cuarto año consecutivo. En el período de 12 meses que terminó en julio, la economía sumergida movió R $ 1,173 billones, equivalente al 16,9% del Producto Interno Bruto (PIB) brasileño.

La cantidad manejada por la economía sumergida en Brasil es más alta que el PIB de países como Dinamarca e Irlanda y está cerca del Producto Interno Bruto de Sudáfrica e Israel.

El presidente ejecutivo de ETCO, Edson Vismona, señala que el crecimiento consecutivo de la economía clandestina es un duro golpe institucional para el país. "Esta economía que vive al margen del Estado causa daños directos a la sociedad, crea un ambiente de transgresión, estimula el comportamiento crecimiento económico oportunista, con una caída en la calidad de la inversión y una reducción en el potencial de crecimiento de la economía brasileña ”, dice.

Para el ejecutivo, la mejor manera de cambiar este escenario es luchar contra sus causas, reduciendo los incentivos que hacen que las personas y las empresas elijan trabajar fuera de la ley. "Necesitamos avanzar más en reformas importantes, como la simplificación de impuestos, y en mejorar el aparato de inspección y control, como la factura electrónica, que resultó ser una medida muy positiva", explica Vismona.

Después de alcanzar el 21% del PIB en 2003, el Índice de Economía Subterránea había estado cayendo año tras año hasta alcanzar su nivel histórico más bajo en 2014, cuando representaba el 16,1% de la producción del país. Desde 2015, el estudio de ETCO y FGV / Ibre apunta a un cambio en la línea de tendencia. Con los cuatro aumentos consecutivos, la informalidad aumentó en 0,8 puntos porcentuales.

Para Fernando de Holanda Barbosa Filho, investigador de FGV / Ibre, el resultado refleja el impacto de la crisis económica, que abortó la formalización en el mercado laboral. “Brasil no está estructuralmente peor que en el momento en que el indicador mostró una tendencia a la baja. En los últimos años se han tomado varias medidas, como la aprobación de la reforma laboral, que a la larga favorecerá la formalización de los negocios en Brasil. Creemos que, a medida que la economía se recupere, también podremos medir la reanudación de la recesión en la economía sumergida ”.

 

Sobre el índice de economía sumergida 

 ETCO cree que conocer el tamaño del problema es fundamental para abordarlo. Se dice mucho, pero se sabe poco, sobre la informalidad, la piratería y la evasión, ya que, como actividades ilegales, son difíciles de medir. El ETCO, en conjunto con el Instituto Brasileño de Economía de la Fundación Getúlio Vargas (FGV / Ibre), ha publicado desde 2007 el Índice de Economía Subterránea, un estudio que estima los valores de actividades deliberadamente no declaradas a las autoridades públicas, con el objetivo de evadir impuestos, y aquellos de aquellos que se encuentran en el sector informal debido a impuestos excesivos y burocracia.

 

 

 

Según un estudio realizado por ETCO y FGV / Ibre, la estabilidad en la informalidad este año refleja la recuperación económica

Después de crecer durante dos años consecutivos, la economía subterránea se estabilizó en 2017 y volvió a representar el 16,6% del Producto Interno Bruto (PIB). El cálculo es del Índice de Economía Subterránea (IES), un estudio realizado en colaboración por el Instituto Brasileño de Ética en Competencia (ETCO) y el Instituto Brasileño de Economía de la Fundación Getúlio Vargas (FGV / Ibre).

La informalidad en el país generó, en los 12 meses terminados en julio, el equivalente a R $ 1,077 billones. El número representa el PIB de países como Colombia y Sudáfrica. La economía sumergida es la producción de bienes y servicios no reportados al gobierno de manera deliberada, con el objetivo de evadir impuestos, evadir contribuciones a la seguridad social, eludir el cumplimiento de leyes y normativa laboral y evitar costes derivados del cumplimiento de la normativa aplicable a cada actividad.

El IES se lleva a cabo desde 2003 y, hasta 2014, registró una mejora constante en el nivel de formalización de negocios en Brasil. Durante este período, la economía sumergida cayó del 21% al 16,1% del PIB. En 2015, el índice sufrió su primer revés desde el comienzo de la serie histórica, una situación que empeoró el año pasado.

IES GRÁFICOSTamaño de la economía subterránea.

Un punto importante para que se reanude la economía formal y continúe en los próximos años es la reforma laboral. “La expectativa de ETCO es que las nuevas reglas de CLT traerán un ambiente más seguro para empleadores y trabajadores. Como consecuencia, la judicialización de los contratos tiende a disminuir y habrá más incentivos para aumentar el número de empleados con un contrato formal ”, dice el presidente ejecutivo de ETCO, Edson Vismona.

A pesar de la perspectiva de una mejora futura, Vismona señala que el país no puede contentarse con solo recuperar lo que se perdió en los últimos dos años, sin más progreso. "Un país que tiene la intención y necesita atraer inversiones para desarrollarse no puede aceptar vivir con niveles tan altos de informalidad", agrega.

Según Fernando de Holanda Barbosa Filho, investigador de FGV / Ibre, el mercado informal dejó de crecer con el final de la recesión, pero eso no fue suficiente para revertir la tendencia a la baja del índice. "Con la perspectiva de un crecimiento del PIB de más del 2,5% para 2018, la tendencia es que la economía mejore en su conjunto e impacte positivamente la formalización de los negocios en Brasil", destaca.

 

Sobre el índice de economía sumergida 

ETCO cree que conocer el tamaño del problema es fundamental para abordarlo. Se dice mucho, pero se sabe poco, sobre la informalidad, la piratería y la evasión, ya que, como actividades ilegales, son difíciles de medir. El ETCO, en conjunto con el Instituto Brasileño de Economía de la Fundación Getúlio Vargas (FGV / Ibre), ha publicado desde 2007 el Índice de Economía Subterránea, un estudio que estima los valores de actividades deliberadamente no declaradas a las autoridades públicas, con el objetivo de evadir impuestos, y aquellos de aquellos que se encuentran en el sector informal debido a impuestos excesivos y burocracia.

Rebanada de la economía informal en el PIB brasileño crece en 2016, según estudio

foto-informalidadLa participación del mercado informal en la economía brasileña volvió a crecer en 2016, lo que refleja la crisis económica en el país, que ha afectado el empleo formal, según una encuesta publicada el lunes.

La llamada economía sumergida -producción de bienes y servicios no reportados al gobierno de manera deliberada- alcanzó el 16,3 por ciento del PIB, frente al 16,2 por ciento en 2015, según un estudio realizado por el Instituto Brasileño de Ética en la Competencia (ETCO) y el Instituto Brasileño. Economía de la Fundação Getulio Vargas (FGV / IBRE).

Comparativamente, la participación de la economía informal en el PIB excede la de las regiones del Noreste (12,3%), Medio Oeste (9,5%) y Norte (5,8%).

En términos nominales, el mercado informal movió 983,283 millones de reales en 2016, en comparación con los 956,96 millones de reales del año anterior.

Según el investigador de FGV / IBRE, Fernando de Holanda Barbosa Filho, responsable del estudio, el mercado informal también se ve afectado por la crisis, pero, como logra frenar un poco más que el mercado formal, ha aumentado su peso relativo en la economía. .

"La crisis perturba a todos", dijo Barbosa Filho a Reuters, y agregó que este empeoramiento debería detenerse cuando pase la crisis económica del país.

Por ahora, sin embargo, los signos no son optimistas. El IBGE anunció la semana pasada que el PIB brasileño se contrajo un 0,8 por ciento en el tercer trimestre en comparación con los tres meses anteriores, en el séptimo trimestre seguido de una contracción y con la mayor retracción en el año sobre esta base de comparación.

En el mismo sentido, el Registro General de Empleados y Desempleados (Enjaulados) del Ministerio de Trabajo mostró que 751.816 vacantes formales se cerraron en Brasil en los primeros diez meses del año, en la serie ajustada.

(Reporte de Paula Arend Laier)

Reuters - 06/12/2016

SEPA MAS: ENTENDER EL ÍNDICE DE ECONOMÍA SUBTERRÁNEA (HEI)