Más personas compran productos pirateados en el país.

Fuente: O Globo - Rio de Janeiro / RJ - 01/12/2010

El consumo de piratería ha aumentado en Brasil, según una encuesta realizada por la Federación de Comercio del Estado de Río (Fecomércio-RJ) publicada ayer. La organización señaló que el 48% de las personas mayores de 16 años compraron al menos un artículo falsificado en 2010, en comparación con el 42% en el primer año de la encuesta, en 2006. Esto significa que 70,2 millones de consumidores compraron piratas este año, 13,8, 56,4 millones más que los XNUMX millones de hace cuatro años.

La encuesta de 70 personas en 79 ciudades del país indica que los CD siguen siendo el producto pirata más consumido: el 77% de las personas que compraron piratas compraron CD este año. Luego están los DVD, con el 2006%, que muestran el mayor crecimiento en relación con 35, cuando fue adquirido por el 7% de las personas. Luego, aparecen gafas (con 7%); calzado, bolsos o zapatillas de deporte (6%); ropa (5%); relojes (4%) y cigarrillos y bolígrafos (XNUMX%).

La encuesta indica que el 52% de los hombres compraron productos pirateados en 2010, frente al 45% de las mujeres. El consumo es más frecuente entre los jóvenes de 16 a 24 años: el 65% de ellos compra piratas, frente a solo el 19% de las personas mayores de 60 años. El 47% de las personas de clase A / B compraron piratas este año, frente al 53% de la clase C y el 39% de las clases D / E.

- La piratería es una verdadera epidemia de propagación. Con el aumento en el poder de consumo de la clase C, la tendencia es que el problema empeora, si no hay un gran trabajo de conciencia, dijo el presidente de Fecomércio-RJ, Orlando Diniz. En su opinión, con la mejora social y económica, más personas comenzaron a comprar productos, tanto legales como falsificados.

Según João Gomes, economista de Fecomércio-RJ, la percepción de los aspectos negativos detrás de la piratería está disminuyendo en el país. En 2010, solo el 56% de la población indicó que causa desempleo, contra el 64% en 2006. El vínculo entre piratería y crimen organizado fue señalado por el 70% de las personas hace cuatro años y cayó al 60%.

El secretario ejecutivo del Ministerio de Justicia, Raphael Tomaz Favetto, dijo que la sociedad debe ser consciente de que la piratería no es una actividad socialmente aceptable:

- La opinión de que el vendedor de productos pirateados es un "pobre hombre", que tiene una mujer embarazada y necesita esto para vivir, es una mentira. La piratería está vinculada al crimen organizado. Algunos con ramificaciones transnacionales y con trabajo esclavo.

Diniz anunció una nueva campaña contra la piratería en Río con el lema "Quien compra piratería paga con su vida". Comenzará a transmitirse esta semana en las estaciones de metro.

 

La clase C impulsa el consumo de productos pirateados

Fuente: Ejecutivos Financieros - São Paulo / SP - 30/11/2010

Rio - El presidente de Fecomércio-RJ, Orlando Diniz, cree que la clase C, “que llega al mercado de consumo con toda su fuerza”, está impulsando el aumento del consumo de productos pirateados en Brasil, pero el hábito se extiende por todos clases sociales y grupos de edad. La institución dio a conocer hoy una investigación sobre piratería, que muestra que 70,2 millones de personas consumen productos pirateados en Brasil, o 13,8 millones más que el total que compraron estos productos en 2006.

El secretario ejecutivo del Ministerio de Justicia, Rafael Favetti, coincide en que “la migración de clases ha aumentado el consumo en general en el país, de productos legales e ilegales”. Dijo que hay una "visión romántica" en Brasil de que quienes producen y distribuyen productos pirateados son "gente pobre sin trabajo". Según él, la realidad es diferente. "Quien hace y distribuye piratería, según todos los datos que tenemos sobre incautaciones, demuestra que quien hace y distribuye estos productos está vinculado al crimen organizado", dijo. Considera que la lucha implica inspección y represión, pero también concienciación del consumidor.

La proporción de consumidores de clase AB que consumen productos pirateados ha disminuido en los últimos cinco años, pero sigue siendo alta, según una encuesta realizada por Fecomércio-RJ. Mientras que en 2006 la encuesta reveló que el 53% de los consumidores de esta clase consumían piratas, en 2010 el porcentaje era del 47%.

El economista de Fecomércio, João Gomes, dijo que como la demanda de la clase alta de estos productos sigue siendo alta, los productores y distribuidores piratas son productos más sofisticados para cumplir con esta participación. Según él, para todas las clases de ingresos, el precio es visto como el factor predominante para el consumo pirata.

En las otras clases de ingresos, hubo un aumento en el porcentaje de consumidores que compran piratas entre 2006 y 2010, pasando del 49% al 53% en la clase C y del 32% al 39% en la clase E. La evaluación de Fecomércio es que el aumento en el Los ingresos de estas clases aumentaron el consumo en general, incluidos los piratas.

Los productos piratas consumidos incluyen CD a cigarrillos. El porcentaje de encuestados en la encuesta Fecomércio-RJ que compra CD pirateados alcanzó el 79%, seguido de DVD (77%); gafas (7%); calzado, bolsos o zapatillas de deporte (7%); relojes (5%); ropa (6%); juguetes (3%) y cigarrillos (4%).

La encuesta se realizó en 1.000 hogares de 70 ciudades, nueve de las cuales eran regiones metropolitanas. Hoy Fecomércio-RJ, en el estado de Río de Janeiro, lanza la campaña “Quien compra productos pirateados paga con la vida”. Según Diniz, el objetivo es informar a los consumidores sobre los riesgos de piratería para sus familias.

 

 

La Operación Candado captura el contrabando de combustible en la región fronteriza

Fuente: Midia Max News - Campo Grande / MS - GENERAL - 08/11/2010

Los soldados involucrados en la Operación Candado, comandada por el Comando Militar Occidental, confiscaron el primer día de la Operación Candado un lote de combustible de contrabando e incluso animales salvajes.

En la región de Amambaí, una ciudad a 346 km de Campo Grande, cerca de la frontera con Paraguay, los hombres de la 17ª Brigada de Caballería Motorizada se apoderaron de una gran cantidad de loros bebés.

No se dio a conocer el número correcto, pero según el Ejército, los pajaritos fueron detenidos y enviados a la Policía Militar Ambiental y los autores fueron atrapados en el acto por delitos ambientales.

En Ponta Porã, los militares confiscaron tres estaciones de radio aficionadas utilizadas para la comunicación clandestina. Según el coronel Cardozo, del 14 de BCM, las radios interfieren con la comunicación de los organismos oficiales e incluso pueden obstaculizar la comunicación de las radios de comunicación de aviones y policías.

También en Ponta Porã, se incautaron 535 litros de gasolina sin factura original. El combustible se pasaba de contrabando desde Paraguay a Brasil y el conductor del vehículo fue detenido y enviado a la Policía Federal de Ponta Porã.

En Dourados, se incautaron veinte balas con material de contrabando. Según información militar, las cajas contenían material de decoración navideña y electrónica.

La operación de Candado comenzó el viernes pasado (5) y continuará hasta el próximo 14 en varios puntos de la región fronteriza.

Cerca de dos mil hombres están trabajando para cerrar las fronteras secas y portuarias y se están registrando vehículos, embarcaciones e incluso aviones.

 

La piratería de software cayó un 8% en cinco años en el país

Fuente: Paraná Online - Curitiba / PR - 08/10/2010

Los datos provienen de la Asociación Brasileña de Empresas de Software (Abes), cuyos representantes participaron ayer en Curitiba, en un evento para combatir la piratería celebrado en la sede del Ministerio Público de Paraná (MP-PR), por iniciativa del Consejo Nacional de Justicia. (CNJ)

Gracias a las acciones educativas y represivas, la piratería de software en Brasil ha caído un 8% en los últimos cinco años. Sin embargo, los datos siguen siendo alarmantes. Solo el año pasado, el país acumuló pérdidas del orden de US $ 2,9 millones debido a la violación de los derechos de propiedad intelectual en el área de la tecnología de la información.

En Paraná, la pérdida fue de aproximadamente R $ 244 millones. El estado tiene la quinta pérdida más grande del país, solo superada por São Paulo, Río de Janeiro, Minas Gerais y Rio Grande do Sul.

"Solo para darles una idea, si la piratería de software cayera otro 10% en Brasil, los beneficios serían la generación de 3,7 mil empleos directos e indirectos, la industria de tecnología de la información generaría R $ 422 millones adicionales y el país recaudaría otros R $ 96 millones en impuestos ”, dice el coordinador del grupo de defensa de prioridad intelectual Abes, Antônio Eduardo Mendes da Silva.

Según él, la mayoría de las personas, cuando compran productos pirateados, creen que se están aprovechando. Sin embargo, no se imaginan los males que la actitud causa a la economía nacional y a sí mismos.

“Cuando alguien usa software pirateado, corre el riesgo de exponerse a virus y que su computadora sea invadida por programas maliciosos que pueden permitir que otras personas accedan a sus datos personales. Al comprar una computadora, es importante saber si el software está incluido y aparece en la factura, lo que reduce el riesgo de llevarse a casa un producto pirateado ”.

Treinamento

También en el evento celebrado en el MP-PR, los agentes públicos recibieron capacitación para identificar productos pirateados y orientación sobre cómo deberían actuar durante la ejecución de las principales acciones de combate.

“No siempre es fácil identificar productos pirateados. A menudo están tan bien hechos que los agentes se sienten inseguros en el momento de la identificación. La falsificación afecta una serie de productos, incluidos los medicamentos, lo que pone en riesgo la salud de la población ”, dice Ana Lúcia Moraes, secretaria ejecutiva del Consejo Nacional para Combatir la Piratería.

 

La piratería en Brasil ya mueve US $ 520 mil millones anuales

Fuente: Jornal União - Londrina / PR - 08/10/2010

La piratería genera aproximadamente US $ 520 mil millones anuales en Brasil, frente a los US $ 360 mil millones, que se manejan, en promedio, por el narcotráfico. La piratería también financia una serie de otros delitos graves, como el lavado de dinero, el tráfico de armas y el tráfico de drogas, además de evitar la inversión extranjera, afectar el mercado laboral, causar pérdidas significativas a la industria nacional y comprometer la recaudación de impuestos. impuesto Ante esta situación, el Consejo Nacional de Lucha contra la Piratería y los Delitos contra la Propiedad Intelectual (CNCP), un órgano vinculado al Ministerio de Justicia que reúne a representantes del Poder Público y la sociedad civil, se lanzó ayer (7), en el auditorio de la sede del Ministerio. Público do Paraná, en Curitiba, el proyecto estratégico "Cidade Livre da Pirataria". La iniciativa incluye un pionero en Curitiba y pronto debería implementarse en Brasilia y también en São Paulo, uniendo esfuerzos por parte de la Unión, el Estado y la propia municipalidad, con incentivos para la creación de mecanismos locales para la prevención y represión de actividades ilegales.

Un seminario de capacitación, durante todo el jueves, fue el primer movimiento práctico del proyecto, dirigido a miembros de la policía civil y militar, profesionales de la salud y urbanos del Estado y el Municipio, miembros y fiscales. , entre otros segmentos. La secretaria ejecutiva del Consejo Nacional de Lucha contra la Piratería (CNCP), Ana Lúcia de Moraes Gomes, abrió el seminario para presentar una visión general de la lucha contra la piratería en Brasil. Según ella, las prácticas criminales en esta área se han vuelto extraordinariamente sofisticadas, y si antes se limitaban a productos como CD y DVD, por ejemplo, hoy en día prácticamente todo lo que puede generar ganancias está sujeto a piratería: medicamentos, condones, materiales quirúrgicos y prótesis, piezas de automóviles y aviones, productos de limpieza e higiene, ropa, alimentos. Ante esta compleja situación, agravada por la dimensión continental del país, que tiene una frontera seca con otros diez países, defiende acciones coordinadas en torno a tres aspectos: el represivo, dirigido contra el suministro de productos; educativo, dirigido a desarrollar campañas que muestren el daño de la práctica ilícita a la población; y económico, en el sentido de hacer que los productos originales sean más baratos y más accesibles para el consumidor. “Es esencial despertar a la población al consumo consciente y responsable; Despertar la reflexión sobre las ventajas de optar por un producto auténtico, fabricado y comercializado legalmente ”, destacó.

Antônio Borges, de la Asociación Antipiratería de Cine y Música (APCM) participó en el seminario hablando sobre la piratería de obras musicales y audiovisuales, un sector en el que el crimen mueve aproximadamente R $ 40 mil millones al año. Según él, en el área de películas, en Brasil, la piratería domina el 59% del mercado, es decir, de cada 100 DVD vendidos, alrededor de 60 son falsificados, generando pérdidas del orden de US $ 198 millones. La imagen es aún más seria cuando se trata de música, ya que la piratería representa no menos del 65% del mercado. "La situación está aún más comprometida si consideramos el gran y muy actual problema de la piratería cibernética", agregó.

Representante del sector de inteligencia de la Agencia Nacional de Vigilancia Sanitaria (ANVISA), Lorilei de Fátima Wzorek hizo una presentación detallada sobre el problema de las marcas de medicamentos falsificados, presentando la experiencia de ANVISA en la lucha contra la falsificación de productos sujetos a vigilancia sanitaria. - medicamentos, prótesis, alimentos, cosméticos, entre otros. Según ella, ha habido una migración muy considerable del tráfico de drogas al área de las drogas falsificadas, y las cifras planteadas por Interpol en 2009 no dejan dudas sobre el motivo de las elecciones de los delincuentes: un kilo de heroína es equivalente en el mercado , a $ 3, mientras que un kilo de Viagra falsificada es equivalente a $ 75. Los medicamentos destinados a tratar la disfunción eréctil, por cierto, se encuentran entre los más falsificados en la actualidad, junto con los esteroides anabólicos y los medicamentos para bajar de peso. Según Lorilei, se venden en el mercado formal, en farmacias y farmacias, y también en el mercado informal, por vendedores ambulantes, en gimnasios, mercados abiertos y en Internet. Para tener una dimensión del problema, en términos de escala, el experto de ANVISA recuerda que en 2007 hubo 620 incautaciones de drogas falsificadas y de contrabando. En 2010, de enero a septiembre, las incautaciones fueron de 53.575, una cifra ligeramente superior a la correspondiente a todo el año 2009 (cuando hubo 53.535 incautaciones).

Acuerdo entre el MP y el Consejo de Farmacia

Durante el seminario, se firmó un acuerdo entre el Ministerio Público de Paraná, representado por el Fiscal General de Justicia, Olympio de Sá Sotto Maior Neto, y el Consejo Regional de Farmacia, presidido por Marisol Domínguez Muro. El compromiso tiene como objetivo proporcionar a la Oficina del Fiscal Público asesoramiento técnico y científico sobre actividades que requieren la asunción de responsabilidad técnica, para instruir procedimientos legales o procedimientos administrativos que involucren al Fiscal Público. Por otro lado, el acuerdo debe proporcionar al Consejo de Farmacia el apoyo de los miembros del MP-PR, especialmente en las acciones de inspección destinadas a investigar, en particular, los delitos contra los derechos relacionados con los consumidores o la salud, como en el caso de la venta de medicamentos falsificados y de contrabando, por ejemplo.

(Luiz Alberto Peña / Asimp / MP-PR)

 

"Mira la rapa": una alerta para los vendedores ambulantes

Por Nelson Vasconcelos, Diário de S. Paulo - 07/01/2005

Para los que no lo sepan, rapa es el coche del Ayuntamiento que lleva a los inspectores y a la policía por las calles "para incautar bienes de los vendedores ambulantes sin licencia", como dice el diccionario electrónico Houaiss. Al menos en las calles de Río y São Paulo, no es raro escuchar la advertencia de los vendedores ambulantes amenazados por la proximidad de la Ley, gritando fuerte: "¡Mira la rapa!" - y quien sea sensato debe huir, para evitar ser detenido por unos minutos y perder sus productos.

Lea también: El dinero que dejó de recaudarse con la piratería daría para construir 200 escuelas

Y esto sigue siendo un vestigio de los 'tiempos románticos del camello'. Hoy ya no es tanto, principalmente porque la convivencia entre los hombres de la Ley y los vendedores ambulantes es mucho más tolerante y camaradería, por así decirlo.

Pues… esta breve digresión surge de la despedida de esta columna, que durante los últimos ocho meses ha presentado diferentes aspectos del gran mercado de la piratería en el país y en el mundo. Una vez que se ha hecho la alerta sobre los problemas que la piratería trae a la economía de los países, especialmente los de la periferia, como nosotros, es hora de avanzar. Es hora de afeitarse ...

Antes de eso, la columna agradece la colaboración de varias fuentes -cada una defendiendo su bando, por supuesto- y las múltiples críticas que recibió durante ese tiempo. Si no todos fueron respondidos, fue por falta de tiempo.

De los cientos de correos electrónicos que llegaron a la columna, incluidos los enviados a través de Internet, una buena parte afirmaba que las empresas tienen su parte de culpa por la piratería, básicamente por estimular el consumo desenfrenado y por no ofrecer precios asequibles a todos los niveles. población. Es una crítica muy frecuente en relación a bienes como ropa, CD y DVD, por ejemplo. Cualquiera que no tenga R $ 25 para un CD original paga diez reales por tres piratas en la esquina. Como la música es cada vez más un producto perecedero y efímero, el CD pirateado dura al menos hasta que el artista favorito pasa de moda. ¿Y quién no tiene a Nike cazando con Naike?

Empresas de diversos sectores, a su vez, reclaman un alto gasto en investigación y desarrollo de productos, de ahí sus precios. Y dicen que el tema de la piratería estaría más relacionado con una cierta 'falta de honestidad' del consumidor en general.

Las empresas también se quejan de algo importante: los altos impuestos del gobierno, que influyen directamente en el precio final de los productos al consumidor. Pero el Gobierno no parece darse cuenta de que los altos impuestos no necesariamente significan mayores ingresos. Las experiencias en São Paulo, reportadas aquí, ya han demostrado que los consumidores pueden elegir el producto legal, si el precio a pagar es consistente.

Las compañías también cobran al Gobierno por más acciones vehementes por parte de las agencias de inspección y represión contra el contrabando, la evasión fiscal y el robo de bienes. Hay quienes sostienen hasta qué punto esto es legítimo, ya que significa gasto del gobierno para proteger intereses puramente privados, sin beneficio público. Es una discusión que llega lejos.

La columna habló con sectores del Gobierno que, por su parte, reconocen sus limitaciones y planean poner en práctica, en los próximos meses, acciones que puedan reducir el problema de la piratería en el país. No será una tarea fácil, considerando que hay una falta de inversiones en tecnología y personal, además de un mayor intercambio entre agencias públicas y, uno de los grandes nudos en el país, una Justicia más ágil.

Brasil pierde R $ 287,9 mil millones en el mercado ilegal

Otro tema que involucra al Gobierno es su (in) capacidad para negociar con países amigos - principalmente los del Mercosur - y articular con ellos una acción conjunta y permanente contra la piratería.

No debe olvidarse que Estados Unidos, el sheriff del comercio mundial, ejerce una fuerte presión sobre los países que le dan una oportunidad a la piratería. Esto podría significar pérdidas de miles de millones de dólares para la economía del país.

El Legislativo brasileño se ha mostrado reiteradamente preocupado por el asunto y ha hecho su parte, es un esfuerzo más que encomiable, raro en el caso del Legislativo. La formación de un comité interministerial exclusivo para combatir la piratería es en sí mismo un punto positivo. Cuando empieces a trabajar, sin duda será mejor.

De todos modos, se da el mensaje: la piratería es la economía de la ilusión. Como dije aquí, cuando un consumidor elige comprar un producto falsificado o de contrabando, parece que está obteniendo un buen producto, parece que está creando empleos, parece que está contribuyendo a la economía del país. Pero todo es ilusión. A la larga, el resultado es negativo para varios sectores. Mejor no pagar para ver.

La columna tampoco puede citar un descubrimiento interesante: el del lector Edson Barreto, un observador del día a día de las calles, que escribió docenas de buenas historias sobre vendedores ambulantes y comercio callejero. Es piratería, diría yo, colaborando positivamente para el renacimiento de la aburrida crónica carioca.

Y lo más importante: que 2005 es un año muy, muy bueno para todos.