Derechos de los contribuyentes y justicia fiscal

Durante mucho tiempo se ha defendido una reforma tributaria que está estructurando un modelo que viabilice la justicia fiscal y tributaria, es decir, que reduzca la desigualdad social e incorpore algunos principios, como la eficiencia, la equidad, la sencillez, estimule la competitividad y combata a quienes pervertir el sistema, no pagar impuestos intencionalmente. Para ello, es importante valorar al contribuyente y frenar lo que llamamos "deudor constante", para que los impuestos recaudados se destinen a satisfacer las demandas de la sociedad y que el Estado reciba lo que efectivamente le corresponde, nada más.

Sin embargo, es factible —antes de lograr una reforma tributaria que merezca tal nombre— contar con una legislación que simplifique el sistema, combatiendo las desviaciones y facilitando la recaudación. El Instituto Brasileño de Ética de la Competencia — ETCO, desde su fundación en 2003, contribuye con estudios técnicos, presentando sugerencias para la mejora de las relaciones entre las autoridades fiscales y el contribuyente. Identificamos que es urgente remover las imprecisiones que incentivan el litigio, causando perjuicio a ambas partes. El contribuyente quiere su regularización tributaria y el fisco necesita recibirla, sin embargo, estos objetivos no se logran ante el conflictivo sistema vigente. No se puede tratar al contribuyente como enemigo y al fisco como verdugo.

En 2019, para presentar la grave situación a la que nos enfrentamos, ETCO contrató un estudio internacional con la consultora EY sobre la litigio fiscal. Se presentaba un panorama sombrío, nada comparable con otros países: solo a nivel federal, se discutían alrededor de R$ 3,4 billones en instancias administrativas y judiciales. Para hacer frente a esta debacle, señalamos, mirando al pasado, la necesidad de mejorar la transacción tributaria y, para el futuro, la adopción de la mediación y el arbitraje tributario. Para la primera situación, estimulamos esta discusión en seminarios con la PGFN y expertos tributarios eméritos y, por iniciativa del gobierno federal, se aprobó la Ley 13.988/2020, que fue reforzada por la Ley 14.375/2022. Estas disposiciones y la acción de la PGFN resultaron en claros avances, permitiendo la solución de antiguas cuestiones pendientes. El contribuyente se regulariza y las autoridades fiscales cobran. En cuanto a la mediación y el arbitraje, tenemos proyectos de ley en los Estados y en el Congreso Nacional, que deberían avanzar.

Validando la expresión “separar el trigo de la paja”, mientras defendemos una nueva relación impuesto-contribuyente, reduciendo las interminables y dañinas disputas a quienes actúan de buena fe, necesitamos combatir a quienes se aprovechan de la confusa situación existente para la recaudación de impuestos y si beneficia, al estructurar sus acciones para nunca pagar impuestos, el mencionado “deudor constante” que tiene deudas activas con el fisco federal de R$ 100 mil millones, sólo en los sectores de combustibles y tabaco. Tenemos un Proyecto de Ley en el Senado Federal (PLS 284/17) que define quiénes deben ser considerados deudores persistentes, diferenciándolos de los deudores ocasionales e incluso reincidentes. Está en el Pleno y, sin motivo que se entienda, no se vota.

La iniciativa más reciente de ETCO es un nuevo estudio internacional con la consultora EY —que se encuentra en su fase final— que trata sobre los derechos de los contribuyentes, presenta un diagnóstico de nuestra legislación constitucional e infraconstitucional y evalúa la postura de los países con mejores prácticas (EE.UU. , Alemania y Australia). El objetivo es medir, como hicimos en el estudio del litigio, cómo se trata al contribuyente y qué sugerencias se le pueden hacer para garantizar derechos y definir deberes, con el objetivo de establecer un nuevo nivel en esta relación, hoy de animosidad, por una actitud de mayor comprensión y exactitud de las obligaciones, en interés del Estado y de los ciudadanos de buena fe.

Así, debemos, por ejemplo, combatir posibles abusos, como la normalización de la representación fiscal con fines penales y la aplicación de multas incrementadas hasta en un 150%, sin criterio.

Este trabajo de ETCO encontrado en el Proyecto de ley 17 / 2022, de la autoría del diputado Felipe Rigoni, demostrando la importancia de esta iniciativa para lograr un equilibrio en la convivencia más ciudadana en el ámbito fiscal. Ese debe ser el objetivo.

En la audiencia pública realizada por la Comisión de Hacienda y Tributación de la Cámara Federal, ETCO demostró que la PL 17/22 debe consolidar los derechos de los contribuyentes sin inhibir la acción legítima de las autoridades fiscales. Este proyecto de ley no debe ser visto como una medida contra las autoridades fiscales o contra la presencia fiscal, de hecho, para el ejercicio de esta acción es deber del agente público defender derechos y definir deberes. En este sentido, la reducción de la litigiosidad; la valorización de la buena fe, sustentar la composición antes de la imposición de la sanción, permitir al contribuyente señalar hechos y documentos son medidas que, lejos de defender a los evasores fiscales, demuestran un sentido de respeto por los ciudadanos y las empresas, en beneficio de la inspección trabajo, que no tiene por objeto castigar sino cobrar lo justo. Es importante señalar que los países que contribuyeron al estudio ETCO/EY, reconocidos como rigurosos en la lucha eficiente contra los evasores fiscales, incentivan la defensa de los contribuyentes. Estados Unidos, por ejemplo, tiene la “Declaración de Derechos de los Contribuyentes”. Una vez definido el impuesto y su valor, se fortalece la acción de las autoridades fiscales.

Por supuesto, el proyecto de ley puede y debe mejorarse, pero no es creíble que vaya a ser desacreditado. Esta postura quita seriedad a la crítica. ¿Por qué no tenemos una ley que garantice los derechos y señale los deberes y que, una vez establecidos, se cumplan?

Para fortalecer la seguridad jurídica es necesario que tengamos, por un lado, la definición exacta del impuesto adeudado, simplificando su pago y la eficiencia de la recaudación, evitando la excesiva litigiosidad y, por otro lado, una ley que combata evasores de impuestos y deudores persistentes.

Este es el camino que debe representar avances en la búsqueda de la justicia fiscal, incluso antes de llegar a una reforma fiscal efectiva.

*Edson Luis Vísmona es abogado, presidente del Instituto Brasileño de Ética de la Competencia (ETCO) y del Foro Nacional Contra la Piratería y la Ilegalidad (FNCP). Fue secretario de Justicia y Defensa de la Ciudadanía del Estado de São Paulo (2000/2002)