Brasil de ideas: seguridad pública y mercado ilegal en debate

Revista Voto y el Movimiento Nacional en Defensa del Mercado Legal Brasileño, coordinado por el Instituto Brasileño de Ética en Competencia (ETCO) y el Foro Nacional contra la Piratería e Ilegalidad (FNCP), junto con más de 70 entidades empresariales y organizaciones de la sociedad. afectados por las prácticas de contrabando ilegal, celebrado, el 01/08, en Río de Janeiro, la Reunión de Ideas de Brasil: Avante Brasil para discutir el enigma de la inseguridad que oprime a Brasil.

Para fomentar el diálogo entre la sociedad civil, los sectores público y privado en busca de medidas para poner fin a la delincuencia, aumentar la seguridad y contener el mercado ilegal, el ministro de la UTC, João Augusto, asistió al evento Ribeiro Nardes, el Ministro Principal de la Oficina de Seguridad Institucional, Sérgio Westphalen Etchegoyen, y el Ministro de Desarrollo Social, Osmar Terra, además de otras autoridades, líderes políticos y entidades empresariales.

Para el ministro principal de la Oficina de Seguridad Institucional, Sérgio Westphalen Etchegoyen, el crimen organizado, responsable del tráfico de drogas, armas y lavado de dinero, es la mayor amenaza para la sociedad brasileña en la actualidad. "Brasil está experimentando una situación extraordinaria, por lo que necesita soluciones extraordinarias, como el endurecimiento de las leyes, para combatir el crimen", garantiza Etchegoyen.

El ministro del Tribunal Federal de Cuentas (TCU), José Augusto Nardes, también está de acuerdo en que la lucha contra la violencia implica cuidar las fronteras, donde entran las armas, las drogas y el contrabando. “Brasil tiene 16 mil kilómetros de fronteras y no hay una política integrada. Se sabe que el 68% de los estados no comparten información. Es necesario que haya un cambio y cooperación entre los departamentos de estado para combatir el crimen organizado ”. Además, las políticas de seguridad esporádicas, como la presencia efectiva de las fuerzas armadas, son necesarias, pero no suficientes. Nardes también comentó sobre la necesidad de una integración adecuada de la Policía Federal de Carreteras, la Policía Federal y otros organismos para un control fronterizo efectivo.

Según el ministro de Desarrollo Social, Osmar Terra, las medidas para combatir la violencia solo tendrán efectos si van acompañadas de acciones sociales. “Necesitamos mostrar a la juventud que hay otro mundo posible y rescatar la ciudadanía de la población en estas zonas de riesgo”, comenta la ministra Terra, subrayando que es necesario presentar una posibilidad de futuro fuera del crimen organizado. Al abordar el destino del presupuesto extra para acciones sociales, Terra afirma que se propone reorganizar los servicios básicos de salud, la formación profesional y la práctica deportiva, con el objetivo de fomentar el diálogo entre la sociedad civil, el sector público y el privado en busca de medidas para Para acabar con la delincuencia, aumentar la seguridad y contener el mercado ilegal, el evento contó con la presencia del Ministro del TCU, João Augusto Ribeiro Nardes, el Ministro Jefe de la Oficina de Seguridad Institucional, Sérgio Westphalen Etchegoyen, y el Ministro de Desarrollo Social , Osmar Terra, además de otras autoridades, líderes políticos y entidades empresariales.

Según Edson Vismona, coordinador del Movimiento para la Defensa del Mercado Legal Brasileño, el contrabando es la principal fuente de financiamiento para el crimen organizado y un promotor de la violencia en todo el territorio nacional. "Brasil es un gran mercado legal e ilegal y, para combatir el crimen, es esencial que el Estado ocupe los espacios antes de que el crimen organizado se haga cargo".

En 2016, esta actividad criminal generó pérdidas para el país del orden de R $ 130 mil millones, un valor agregado a las pérdidas de los sectores productivos (tabaco, ropa, combustibles, cosméticos, medicamentos, entre otros) y evasión fiscal, según una encuesta de la FNCP.

El estado de São Paulo es el mayor consumidor de productos ilegales y un importante centro de distribución de estos productos al resto del país. Río de Janeiro, además de recibir estos productos, también enfrenta el problema del robo de carga. Hay más de 30 camiones robados por día en Río.

“En Río de Janeiro, el mercado ilegal de cigarrillos corresponde al 36%, es decir, los productos se venden por robo de carga, resultado del contrabando y la evasión de empresas”, concluye Vismona.