AmBev fue evaluado R $ 2 mil millones por las autoridades fiscales

por ETCO
23/06/2005


Folha de S.Paulo, 21/06/2005


Una empresa controlada por AmBev, un grupo cervecero que posee las marcas Skol, Brahma y Antártica, fue objeto de evaluaciones impositivas por parte de los Ingresos Federales este año que totalizaron R $ 2,016 mil millones.


El monto aparece en el balance general de la compañía completado en marzo de 2005 y la cervecería lo clasifica como "posibles contingencias". Lo que alega el IRS es que la empresa no pagó a IR sobre las ganancias obtenidas en el extranjero entre 1999 y 2002 y, por lo tanto, fue evaluada.


En el primer trimestre de este año, esas evaluaciones aumentaron a poco más de R $ 3 mil millones el monto total relacionado con las evaluaciones de ganancias del grupo en el extranjero en los últimos años. La empresa factura R $ 12 mil millones por año.


Hay un procedimiento administrativo en primera instancia en los ingresos federales que se ocupa del caso. Si pierde, AmBev puede apelar a la segunda instancia e incluso al Poder Judicial, si es necesario. La evaluación involucra las ganancias obtenidas por dos subsidiarias de una compañía llamada Eagle, controlada por AmBev.
Las filiales son Jalua, en España, y Monthiers, en Uruguay.
El IRS dice que Eagle no pagó lo que debía y que su empresa matriz, Ambev, se defiende. Ella afirma que existe un tratado entre Brasil y España que otorga a las empresas el derecho a pagar el impuesto adeudado en España.


AmBev no solo está en desacuerdo con los montos recaudados por Hacienda, sino que cree que las autoridades tributarias “desconocen la existencia de un tratado para evitar la doble imposición, firmado por Brasil con España”, informa en el balance.


A partir de 1995, la legislación brasileña comenzó a establecer la tributación de las ganancias de manera universal. Hasta entonces, estaba en vigor la territorialidad, mediante la cual las empresas recaudaban impuestos solo sobre las ganancias obtenidas en Brasil.


"Este es un tema fiscal que se repite con muchas empresas y la empresa está totalmente respaldada por las determinaciones de un tratado [de 1976] que prevalece sobre la legislación nacional [brasileña]", dijo Leo Krakowiak, abogado de la empresa.


El grupo también reforzó, a través de su área de comunicación, que la situación de la compañía “no tiene relación con los casos recientes aparecidos en la prensa [leer Schincariol] y que actuó con total transparencia al reportar el caso en su balance. ”.


Poco después de la publicación del balance del primer trimestre, la empresa salió a bolsa para explicar el asunto al mercado. El tema vuelve a salir a la luz luego de que Schincariol, el segundo mayor productor de cerveza del país, sujeto de una investigación por parte del IRS, informara ayer, en una nota, que “otras empresas, incluidas las de la misma industria, sufrieron recientemente graves liquidaciones tributarias, , sin embargo, había tenido repercusiones en el ámbito penal ”.

RELACIONADO