Reformas de justicia

por ETCO
13/10/2009

Fuente: Estado de S. Paulo - SP - 13/10/2009

En una sesión administrativa, los ministros del Tribunal Federal Supremo (STF) aprobaron el reglamento de la Ley N ° 12.019, sancionada el 21 de agosto de 2009 por el Presidente Lula, que autoriza a los relatores de acciones penales del propio Tribunal y del Tribunal Superior de Justicia (STJ). ) convocar a jueces de tribunales penales estatales o federales y jueces de grupos criminales de los Tribunales de Justicia y los Tribunales Regionales Federales para que intervengan en los interrogatorios y otros actos de instrucción procesal.

Propuesta por el ministro Cezar Peluso, la iniciativa apunta a agilizar el procesamiento de acciones criminales que tienen lugar en el STF y STJ. De acuerdo con las regulaciones aprobadas por la STF, los magistrados de los tribunales inferiores pueden ser convocados por un período de seis meses, renovable por un período igual, hasta un período máximo de dos años. Junto con el resumen vinculante, la cláusula de repercusión general y el principio de repercusión general, las innovaciones introducidas por la Enmienda Constitucional (CE) No. 45, esta es otra medida especialmente diseñada para descongestionar los dos tribunales más importantes del país y aumentar el seguridad jurídica para ciudadanos y empresas.

Desde que comenzaron a adoptarse estas innovaciones, gracias al primer Pacto de Reforma Judicial Republicano firmado hace cinco años por los presidentes de las Tres Potencias para acelerar la implementación de la CE 45, el número de apelaciones en los tribunales superiores ha disminuido significativamente. El último balance de la Corte Suprema, publicado esta semana, confirma esta tendencia. Entre enero y octubre de 2007, por ejemplo, se distribuyeron alrededor de 11 mil casos a los 101 ministros de la Corte. En 2008, el número se desplomó a 58.638 y, en 2009, en el período comprendido entre enero y 6 de octubre, solo se distribuyeron 35.580 casos.

Además de las innovaciones procesales y administrativas adoptadas para descongestionar los tribunales superiores y acelerar el juicio de las apelaciones, el STF anunció otra iniciativa importante para hacer viable el segundo Pacto Republicano de Reforma Judicial. Diseñado para democratizar el acceso a la justicia, establecer nuevas condiciones para la protección de los derechos humanos, mejorar la calidad de la provisión judicial y aumentar la eficiencia del sistema penal en la lucha contra la violencia y el crimen, el documento fue firmado en abril por los presidentes de los Tres Poderes y prevé la creación de un comité de gestión interinstitucional.

Hasta ahora, el ministro Teori Albino Zavascki, del STJ; el juez Rui Stocco, del TJSP y miembro del Consejo Nacional de Justicia (CNJ); El juez Antonio Umberto de Souza Jr., del sexto tribunal laboral de Brasilia y también miembro del CNJ; el juez federal retirado Vladimir Passos de Freitas; y el secretario general de la Presidencia Suprema, Luciano Fuck. Como casi todos los nominados son del poder judicial, por lo que no tienen experiencia en gestión administrativa, el comité interministerial carecía de un administrador experimentado y respetado. El problema se resolvió esta semana con el nombramiento de Everardo Maciel. Exsecretario de Finanzas de Pernambuco y el Distrito Federal, exjefe de ingresos federales, exsecretario ejecutivo de los Ministerios de Hacienda, Educación, Interior y Casa Civil, profesor de FGV y consultor de impuestos de la ONU y el FMI y miembro de la junta organismo asesor del CNJ, es hoy uno de los especialistas más respetados en administración pública del país.

La designación de Maciel se realizó en un momento en que la CNJ ha estado animando a todos los tribunales a cumplir con el llamado “Objetivo 2”, por el cual se han comprometido a juzgar, hasta diciembre, todas las acciones presentadas antes de 2005. De los 38 millones de casos que ingresaron al Poder Judicial hasta este año, 33,7 millones están siendo procesados ​​en tribunales estatales, que se quejan por la falta de recursos. Para las autoridades estatales y federales a cargo del presupuesto público, los tribunales administran mal los fondos que reciben. Con la incorporación de Maciel al comité de gestión del segundo Pacto Republicano por la Reforma del Poder Judicial, se puede empezar a abordar el problema de la profesionalización de la gestión de la Justicia. Con las medidas que han adoptado el CNJ y el STF, el Poder Judicial está entrando paulatinamente en los ejes.

RELACIONADO