La cautela de la justicia debe ajustarse al dinamismo económico

por ETCO
06/10/2007

Autora: Aline Pinheiro

Fuente: Asesor Jurídico, 06/10/2007

Es un hecho que el Poder Judicial y la Economía tienen una época diferente. Si bien la justicia es naturalmente más lenta, ya que hay que analizar bien todo para que no se cometan injusticias, la economía es dinámica. Solo pasa unas horas en una bolsa de valores para ver cómo cambia todo en segundos. El desafío, para los economistas y miembros de la comunidad jurídica, es integrar las dos áreas, ya que una influye en la otra.

Esta necesidad de pago fue el tema del segundo seminario del ciclo de debate promovido por el Instituto Brasileño de Ética en la Competencia (Etco), en São Paulo, el jueves (4/10). El evento tuvo como objetivo analizar la influencia de las decisiones judiciales en la Economía y las decisiones económicas en la Justicia.

"Existe casi una rivalidad entre magistrados y economistas", reconoció el ministro César Asfor Rocha, de la Corte Superior de Justicia. Admite que la certeza jurídica y la celeridad son dos principios contrapuestos. Cuanto más protección recibe el ciudadano, más tiempo dura el juicio en el Poder Judicial.

Este choque entre el dinamismo de la Economía y la cautela del Poder Judicial se evidencia al analizar el balance de sentencias en el Consejo Administrativo de Defensa Económica (Cade). Desde 2000 hasta septiembre de 2007, Cade condenó o restringió prácticas en el mercado en 269 procesos del total que allí llegaron. Cada año, más de un centenar de casos relacionados con Cade llegan al Poder Judicial. Estos datos muestran cuán importante intentaron integrarse los dos, ya que la defensa de la competencia casi invariablemente termina en los tribunales.

Elizabeth Farina, presidenta de Cade, presentó casos en los que la demora de la justicia impide la aplicación efectiva de lo decidido por Cade. Por ejemplo, en el caso del cártel del acero plano. Cade condenó el cartel en 1999. Hasta la fecha, la condena no se ha aplicado porque el tema se está discutiendo en los tribunales. Otro ejemplo más sorprendente de las crisis del tiempo es el cartel de las barras de refuerzo. La sentencia administrativa fue suspendida por seis años debido a mandatos judiciales. En 2005 finalmente se concluyó, pero hasta ahora se encuentra pendiente de resolución judicial para aplicar la condena administrativa.

Para Elizabeth, esta demora judicial combinada con el hecho de que las operaciones en Brasil se analizan a posteriori -por ejemplo, una fusión solo se analiza después de que ocurre- anima a las empresas a acudir al Poder Judicial. Así, mientras la Justicia no decida, pueden continuar con prácticas, muchas veces perjudiciales para el mercado. Cuando, de hecho, surge la condena, que puede ser una multa o una obligación de hacer y no hacer, puede haber dejado de tener sentido debido a la dinámica de la Economía. A veces, advierte Elizabeth, el daño a la comunidad es irreversible.

Protección de los débiles


Para el economista y exministro de Finanzas Maílson da Nóbrega, hay otra característica de la justicia brasileña que causa efectos nocivos en la economía del país. “Somos herederos de la tradición de que el estado tiene que proteger a los desfavorecidos”. Para Nóbrega, es una costumbre brasileña la falta de respeto a los contratos y, en su afán por proteger a los más débiles, el Poder Judicial es parte de esa costumbre. "El papel del poder judicial debería ser hacer cumplir los contratos y proteger los derechos de propiedad".

Para el economista, la visión anti-acreedora que ve en la Justicia brasileña asusta a las inversiones. Esto reduce la seguridad jurídica y, en consecuencia, la financiación, dice. “Rio Grande do Sul es el estado que tiene menos crédito porque allí hay justicia alternativa. Para esta Justicia, el deudor siempre tiene derecho ”.


El ministro Asfor Rocha justifica que el Poder Judicial debe considerar otros principios legales al momento de analizar los contratos, y no solo la Economía. El choque entre las dos áreas, entonces, es evidente. Y en su integración hay una salida para el desarrollo del país.

RELACIONADO