Cerveza sin fuga de impuestos

por ETCO
17/01/2005


Por Luciana Otoni, Jornal do Brasil - 17/01/2005


La producción nacional de 8,5 millones de litros de cerveza al año comienza a ser monitoreada directamente por el gobierno federal a partir de este mes. Quinto productor de cerveza en el mundo, Brasil tiene 25 empresas con 60 fábricas que tuvieron ingresos de R $ 17 mil millones en 2004. Con una evasión fiscal que alcanzó R $ 560 millones en impuestos federales sólo entre 2000 y 2004, el sector cervecero fue el primer segmento de la industria seleccionada por el IRS para ser el objetivo de control al mejor estilo "Gran Hermano".


Desde la instalación de medidores de flujo en cada uno de los 181 rellenos existentes en el país, las autoridades fiscales federales controlarán, en tiempo real, el volumen producido en cada una de las fábricas y sabrán si la producción monitoreada corresponde al valor emitido en las facturas. . Cada año, los cerveceros emiten 62 millones de facturas. Al concluir el proceso en el sector de la cerveza, las autoridades fiscales advierten: se adoptará un control similar para los fabricantes de refrescos y también llegará a los productores de cigarrillos.


El IRS tiene el mapa completo del segmento. Entre enero y noviembre, la recaudación de impuestos federales de las compañías de bebidas alcanzó R $ 3,234 mil millones, de los cuales R $ 2,294 mil millones provinieron de fabricantes de cerveza. La inspección da la medida de las pérdidas. Entre las multas y los impuestos, las infracciones alcanzaron R $ 516 millones entre 2000 y 2004. Una encuesta realizada por Sindicerv mostró que en 2002, R $ 720 millones fueron retenidos entre impuestos federales y estatales, como el ICMS.


- Alrededor del 60% de la evasión fiscal en el país se debe a alguna forma de subfacturación o la no emisión de facturas. La ventaja de este control es que ahora la competencia se dará de manera más justa, los que hoy tienen mercado porque eluden tendrán que ajustarse - dice Marcos Mesquita, presidente de Sindicerv.


La principal fuente de ingresos del gobierno federal del sector de bebidas es el Impuesto a los Productos Industrializados (IPI). En botellas con volúmenes de 360 ​​a 660 mililitros (ml), R $ 0,1576 se carga con IPI, mientras que para latas con 350 ml el valor es R $ 0,0963. Pero en el “Gran Hermano” de la cerveza, no será solo el IPI el que entrará en juego. El IRS ha firmado un acuerdo con 13 estados para que los inspectores del gobierno estatal ayuden en el monitoreo. Como resultado, los gobernadores también tendrán un poderoso instrumento para controlar la evasión fiscal.


Los próximos objetivos serán los fabricantes de refrescos. Según el coordinador de inspección general de la Fiscalía Federal, Marcelo Fisch, el trabajo de adaptación de los medidores de flujo ha comenzado y el objetivo es instalar el sistema de control en este segmento a finales de este año.


- El hecho de que un segmento sea responsable del 71% de la recaudación del sector de bebidas solo justifica este control. Alrededor del 90% de las empresas han completado el proceso, faltan empresas pequeñas, comentó Fisch.


El director de planificación de Schincariol, José Francischinelli, considera que el control es “positivo”.


- Todos sabrán los números de cada una de las empresas y será más fácil ver que nuestra participación de mercado está por encima de lo que muestran los institutos de investigación - dijo.



El gasto alcanza R $ 13 mil millones


El próximo viernes, la fecha límite para que las 60 fábricas de cerveza tengan instalados sus medidores de flujo y las solicitudes de homologación (inspección y sellado del equipo) presentadas al IRS expiran.


Ambev ha asignado R $ 4 millones para instalar los medidores de flujo y tiene todas sus 86 líneas de producción en condiciones de proporcionar información en tiempo real a las autoridades fiscales federales. Ambev es un fabricante de las marcas Brahma, Skol, Antártida, Bohemia, Kronenbier y Caracu.


Kaiser y Schincariol también completaron la instalación del equipo en las líneas de producción. Kaiser dijo que los medidores se instalaron en los 24 rellenos en sus fábricas y que las solicitudes de homologación se presentaron al gobierno. En Schincariol, los gastos ascendieron a US $ 1,2 millones para la instalación de 31 metros en siete fábricas. Según lo informado por el director de planificación del grupo, José Francischinelli, el IRS todavía tiene que hacer la conferencia sobre el correcto funcionamiento del equipo y sellarlo.


Unos días antes de la fecha límite para la instalación y presentación de la solicitud de verificación del medidor, la Unión Nacional de la Industria de la Cerveza (Sindicerv) realizó una evaluación preliminar e informó que, de las 181 llenadoras de cerveza de las 25 compañías en operación, 23 permanecían para ser equipado Estos rellenos aún sin medidores representan solo el 2% del volumen de 8,5 mil millones de litros de la bebida procesada en el país.


También según el sindicato, el total asignado por los fabricantes para la instalación de los medidores alcanzó R $ 13 millones.


Desde la instalación en todas las fábricas, el superintendente ejecutivo de Sindicerv, Marcos Mesquita, evaluó que el proceso concluirá efectivamente en marzo, cuando los seis equipos de técnicos de Ingresos e Inmetro concluirán la investigación de todos los medidores.

RELACIONADO