La clase alta compra más productos pirateados

por ETCO
11/10/2007

Autor: Antonio Gois

Según Fecomércio / RJ, quienes cursaron al menos un año de educación superior en relación a analfabetos tienen la misma conducta.

LA RAMA DE RÍO

En Brasil, la elección de productos pirateados no se limita a la población con menor poder adquisitivo. Por lo contrario. Una investigación presentada ayer por la Federación de Comercio del Estado de Río de Janeiro muestra que fueron los brasileños con mayores ingresos y educación quienes más declararon comprar CD, DVD, lentes y otros artículos en el mercado informal.


En todo el país, el 42% admitió este año haber comprado productos pirateados, el mismo porcentaje que en 2006. Entre los brasileños con un ingreso familiar superior a R $ 1.800, el porcentaje llega al 56%. Entre los que tienen menos de R $ 300, la proporción es exactamente la mitad que la de los más ricos: 28%.

Se observa un comportamiento similar al comparar el consumo de piratas por escolaridad. Entre los analfabetos o aquellos que solo llegaron al cuarto año de la escuela primaria, el porcentaje es del 25%. En el caso de los que cursaron al menos un año de educación superior, la proporción alcanza el 54%.

La encuesta fue encargada por Fecomércio al Instituto Ipsos, que entrevistó a XNUMX personas en todas las regiones de Brasil. “La piratería ya no es un problema financiero o educativo y se ha convertido en un fenómeno sociocultural que atraviesa todos los niveles de ingresos. Los brasileños, independientemente de la educación o los ingresos, aceptan cada vez más esta práctica, a pesar de ser conscientes del daño que trae ”, dice Orlando Diniz, presidente de la entidad.

Para él, un factor que contribuyó al aumento del consumo de artículos pirateados entre los más ricos fue la mayor agilidad de oferta en el mercado informal.
Tanto es así que fue en el rango salarial más alto de la encuesta (renta familiar superior a R $ 1.800) en el que se encontró disponible el mayor porcentaje (11%) de consumidores que dijeron haber comprado productos pirateados antes que el original.

Ocurrió con la película “Tropa de Elite”, que recién se estrenó en Río y São Paulo la semana pasada, pero que, desde agosto, ya estaba en manos de los vendedores ambulantes. En todas las clases sociales y de ingresos, sin embargo, la principal razón dada por quienes compraron productos pirateados fue el precio más bajo.

El delegado de la Comisaría para la Represión de los Delitos contra el Inmaterial en Río, ngelo Ribeiro de Almeida Júnior, dice que ya se había dado cuenta de que es la clase media la que más recurre a algunos productos pirateados. “Los principales compradores de DVD y juegos son la clase media. Muchos padres sienten que no vale la pena pagar R $ 180 o R $ 200 en juegos para niños porque, en poco tiempo, se enfermarán ”.
Diniz también dice que la encuesta encontró que el sentimiento de impunidad es el mismo en todos los niveles de ingresos y educación. Tanto es así que el miedo a comprar un producto ilegal y ser sancionado es inferior al 6% en todas las clases encuestadas.
Para él, es necesario intensificar las acciones de inspección y campañas de sensibilización.

Paulo Rosa, presidente de la Asociación Brasileña de Productores de Disco, coincide con Diniz: “Hay poco compromiso de los gobiernos estatales y municipales para combatir la piratería, lo que permite la existencia de verdaderos centros comerciales piratas. Sin una acción contundente del Estado contra los grandes centros de venta de productos pirateados, como la Rua 25 de Março (SP) y la Rua Uruguaiana (RJ), el sentimiento que se deja al consumidor es de permisividad e impunidad.



MÁRCIA BRASIL, de la Sucursal Rio

RELACIONADO