Es hora de atacar la evasión fiscal

por ETCO
08/03/2004

Fuente: Gazeta Mercantil, 08 de marzo de 2004.

por Dilson Ferreira


En los últimos tiempos, el tema de la evasión fiscal ha entrado en la agenda con mayor fuerza, impulsado, por un lado, por la creciente demanda de la sociedad por una postura más ética de las empresas y, por otro, por la necesidad del gobierno - a nivel federal, estatal. y municipal - para aumentar los ingresos. El debate sobre las reformas fiscales y de la seguridad social en 2003 ayudó a destacar el problema.


Los medios de comunicación, en general, han contribuido a mantener el tema en la agenda, prestando la debida atención a casos concretos de la práctica, a las medidas e iniciativas desarrolladas por autoridades, asociaciones de clase y ONG. Los frecuentes informes sobre detenciones de evasores de impuestos de alto perfil o la apertura de demandas en su contra, así como el espacio dado a las declaraciones de altas autoridades -como el ministro Palocci- sobre el tema, crean la caja de resonancia necesaria para que la sociedad brasileña deje de tolerar la evasión fiscal, abandonando uno de los subcapítulos de Ley de Gérson, quien predica que no sólo no se debe pagar impuestos, sino que también es recomendable presumir de este hecho.


También es necesario recordar que la evasión fiscal conlleva un aumento de la carga fiscal para quienes pagan correctamente sus impuestos. Cuando se reduce el universo de contribuyentes, la solución del gobierno ha sido aumentar las tasas impositivas o crear nuevos impuestos y contribuciones para ese mismo universo, proceso que ha sido el foco en los últimos años.


La entrada en acción del Instituto Brasileño de Ética en la Competencia (Etco), liderado por el experimentado y articulado empresario y político Emerson Kapaz, es otro hecho que se suma a esta “buena lucha” contra la evasión fiscal. Si bien su objetivo es más amplio, conjugar la falsificación, la lucha contra la falsificación, la adulteración y la piratería, el peso de los sectores y empresas involucradas en su constitución contribuye a darle mayor densidad y visibilidad a esta lucha.


Como tantos otros sectores, la industria de la pintura se ve seriamente afectada por esta práctica. Estimamos que al menos el 20% del volumen producido no tiene la recaudación correspondiente. Esto perjudica a toda la sociedad, ya que, al reducir la recaudación, hay menos dinero para inversiones gubernamentales en áreas esenciales como educación, salud, vivienda y seguridad. Y afecta en particular a los fabricantes y revendedores que actúan de manera ética, ya que, vendida sin impuestos, la pintura de los evasores gana un diferencial competitivo inigualable, aún mayor en una coyuntura de asalariados a la baja, en la que el precio es un factor preponderante en la decisión de compra. Solo para hacerse una idea de cómo se trata de un caso muy grave de competencia desleal, el valor de los impuestos más las cotizaciones sociales representan hasta el 50% del valor de la pintura vendida por los fabricantes. Además, quienes pagan impuestos lo hacen por adelantado, lo que reduce el capital de trabajo y tiene un costo financiero. Y sin embargo, como el sector se encuentra entre los que están sujetos al proceso de sustitución fiscal, si el cliente (minorista) no paga la pintura - por quiebra, impagos o cualquier otro problema - el fabricante ya tendrá que asumir el importe del impuesto. recogido.


También existe un problema adicional asociado a la evasión fiscal, que afecta tanto a los fabricantes como a los consumidores: la pérdida de calidad. Como el evasor fiscal a menudo opera ilegalmente en la compra de materias primas -para evitar un desajuste entre compra y venta-, termina utilizando materiales de menor calidad y tecnología inferior, vendiendo productos con características por debajo de las deseables. La mala calidad de este producto acaba afectando la imagen del sector en su conjunto, ya que el consumidor tiende a generalizar en su valoración. Es otro desincentivo para los fabricantes que, además de recaudar correctamente los impuestos, invierten continuamente en actualización tecnológica, investigación y desarrollo, atención al cliente, cuidado del medio ambiente y responsabilidad social.


Necesitamos aprovechar el momento actual, cuando la lucha contra la evasión fiscal se ha convertido en un tema que ha sido bien recibido por el gobierno, la sociedad y los medios de comunicación, para atacar decisivamente esta práctica. La tarea depende de todos los que creemos en la posibilidad de un país más ético y socialmente más justo.


Dilson Ferreira Presidente Ejecutivo de la Asociación Brasileña de Fabricantes de Pintura (Abrafati)

RELACIONADO