Es hora de luchar contra nuestros terroristas

por ETCO
16/08/2004

Fuente: Folha de S. Paulo, 16/08/2004

Emerson Capaz


Como afirma la revista “The Economist” al comentar dos nuevos libros ahora publicados en Inglaterra con el tema de los piratas de los siglos XVII y XVIII: ellos, los piratas, fueron los primeros terroristas. Actuando al margen de la ley, saquearon barcos, robaron cargas de oro, plata, tabaco, azúcar y esclavos, viviendo en estados paralelos, combinando la fuerza bruta con la comercialización cuidadosa del estilo de vida que practicaban. Llegaron a afirmar que practicaban la igualdad de derechos con tanta naturalidad como libraban la guerra.


La asociación con el momento brasileño actual es tentadora, si no inmediata. Entre nosotros, no hay terrorismo formal, uno que rechace el espacio democrático para entablar una lucha clandestina y golpear el centro del poder estatal a través de ataques que puedan simbolizar su capacidad de organización y sembrar miedo. Nuestros terroristas toman otros caminos: evasión, contrabando, falsificación de productos y marcas, más conocido como piratería.


Pero los objetivos son los mismos. Se esparcen como si fueran un gas letal que contamina toda la economía. Hacen que los trabajos formales se derrumben y debiliten los ingresos. Ahogan la competitividad de las empresas que cumplen con las responsabilidades fiscales y la competitividad del país. Engañan al consumidor con precios aparentemente más bajos, pero que camuflan la pésima calidad de lo que se vende. Se burlan de las leyes, fundamento básico de la democracia y de las relaciones de la sociedad con el Estado. Limitan la capacidad del gobierno para invertir en la medida en que no pagan impuestos. Corrompen, atraen y perturban el entorno del mercado. Y, como si nada de eso fuera suficiente, alimentan al crimen organizado.


También matan. No con bombas, sino con asesinatos ordenados por los medios de comunicación con relativa frecuencia e invisibilidad, como el reciente informe del CPI que investiga la piratería de productos industrializados y los informes de evasión fiscal. El documento registra la muerte de 22 personas en los estados de Goiás, Bahía y Minas Gerais por el uso de productos farmacéuticos de fabricación irregular, no autorizados y deliberadamente falsificados. Por las mismas razones, 11 bebés y un adulto murieron a causa de infecciones generalizadas en seis hospitales municipales de Río de Janeiro y la gente también quedó ciega o sufrió lesiones graves en el globo ocular. Según el CPI, los casos más graves ocurrieron en el Hospital de Olhos de Niterói y en los hospitales de Santa Casa de Misericórdia en Río de Janeiro y Ribeirão Preto.


¿No sería eso un nuevo tipo de terrorismo? A veces invisible, a veces visible, siempre envuelto en el velo aterrador pero no siempre perceptible de la barbarie, la competencia desleal se ha convertido en una amenaza de terror que apunta a instaurar una cultura de desobediencia civil, paralizar las empresas formales y manipular la conciencia del ciudadano para convertirlo en cómplice en una situación que no aporta ningún beneficio a la nación. Luchar contra ella es defender los más altos intereses del progreso y el desarrollo.


Los antiguos piratas reclutaron sus ejércitos precisamente entre los sectores más pobres y desfavorecidos de la población. Si los terroristas modernos saludan a los terroristas suicidas, por ejemplo, con la posibilidad de la vida eterna, los bucaneros se rodean de un aura romántica que promete una comunidad con vocación de riqueza fácil y rápida. En aquellos tiempos, las fuerzas del progreso tardaron en reaccionar. Con mayor o menor intensidad, el terrorismo de los bucaneros, que declararon la guerra al mundo, hace estragos en los mares desde hace más de dos siglos. Tanto es así que uno de los iconos de la piratería, William Dampier, murió retirado, con más de 60 años, en su propia cama.


La piratería no se resolvió hasta que las fuerzas de la ley transformaron todos y cada uno de los barcos como blanco de atención e investigación. Es exactamente lo que necesita hacer en el entorno moderno. En Brasil, este es el momento. La economía está reaccionando. Además de la expansión del empleo formal y del crédito, datos del Ministerio de Fomento, Industria y Comercio Exterior indican que las empresas, públicas y privadas, están recuperando la confianza. En cifras, se programan 47 mil millones de dólares de nuevas inversiones, un 30% por encima de lo registrado en el primer semestre del año pasado.


Es un comienzo auspicioso. Los planes que hibernaban en los cajones van ganando contornos prácticos en sectores estratégicos. El país vive un círculo virtuoso que, sin duda, podría llevarlo a romper con el círculo vicioso de pobreza, agudas disparidades sociales y estancamiento. Si se combate y neutraliza el terrorismo de competencia desleal, existe una posibilidad real de que encontremos el camino de buenas políticas de desarrollo y proporcionemos a los inversionistas macroestructuras estables que funcionen como verdaderas extensiones de la ley hegemónica.



---------------------------
Emerson Kapaz, de 49 años, es presidente del Instituto Brasileño de Ética en Competencia. Fue secretario de Ciencia, Tecnología y Desarrollo Económico del Estado de São Paulo (gobierno de Covas).

RELACIONADO