El empleo formal crece más que el PIB

por ETCO
10/01/2005


Por Rafael Cariello, de la Sucursal Rio (Folha de S. Paulo - 09/01/2005)


La economía brasileña ha estado generando empleos formales a un ritmo más rápido que el crecimiento del PIB durante al menos siete años, según datos de Rais (Lista Anual de Información Social). Así lo revela el estudio “Evolución del empleo formal en Brasil”, del economista Rogério Costanzi, asociado al Ipea (Instituto de Investigaciones Económicas Aplicadas).


El fenómeno coincide, según Lauro Ramos, coordinador de Estudios de Mercado Laboral del Ipea, con el frenazo en la tasa de crecimiento del trabajo informal. “La tendencia hacia la informalización en las regiones metropolitanas ha dejado de ocurrir. Lo observamos claramente en las regiones metropolitanas, no es que la informalidad baje, pero deja de crecer después del 99 ”, dice.


Rais es elaborado por el Ministerio de Trabajo y reúne el número total de empleos formales reportados al gobierno por los empleadores. En 2003, cuando la economía estaba prácticamente estancada, el total de empleos formales en el país creció un 3%, según la lista publicada a fines del mes pasado.


En el año anterior, 2002, cuando el PIB (Producto Interno Bruto) había crecido un 1,93%, el stock de empleo formal aumentó un 5,5%. En 2001 creció un 3,66%, frente al 1,31% del PIB; en 2000, 4,94% contra 4,36%. En 98 (1,61%) y 99 (2,05%), la variación en el volumen de puestos de trabajo no fue tan grande, pero se mantuvo por encima del crecimiento de la economía.


La tendencia, que, según los economistas escuchados por Folha, también debería confirmarse en 2004, es la contraria a lo ocurrido en la década de los noventa, cuando la variación del nivel de empleo siguió al PIB a un ritmo más lento o divergió, ralentizándose incluso cuando la economía creció más que el año anterior.


El economista Claudio Dedecca, investigador del Centro de Estudios Sindicales y Economía Laboral de la Unicamp, dice que el cambio de patrón coincide con el fin de los ajustes en la industria de la apertura poseconómica, que generó una “destrucción razonable de la base productiva que generaba empleo formal”. - y con el cambio en el régimen cambiario en 1999. Para él, los efectos de este crecimiento a primera vista no tienen mayor impacto en la reducción del desempleo y mejora de la calidad del empleo en Brasil por los efectos del período anterior y el crecimiento PEA (Población Económicamente Activa).


"Como vienes de un período muy largo de desempeño económico limitado y una recurrencia de un movimiento en el que el crecimiento del empleo formal fue sistemáticamente menor que el crecimiento del PIB, has deteriorado el mercado laboral", dice.


En términos absolutos, dice el economista, cada punto porcentual de aumento en la PEA necesitaría 3 puntos porcentuales de aumento en el stock de empleos formales para ser absorbido.
“Para esta tasa de crecimiento actual, en el mejor de los casos, se genera un aumento en el empleo formal que es similar al crecimiento de la Población Económicamente Activa. Y eso no es suficiente. Para cambiar eso, es necesario que haya un aumento espectacular del empleo formal. Y para eso se necesita un aumento del PIB mucho mayor que el actual ”, declara.


Lauro Ramos coincide con Dedecca en el detonante del cambio. “Coincide con la variación del tipo de cambio. Todo el movimiento de destrucción de la estructura productiva que caracterizó la década de 90 sufrió un gran alivio ”.
Y se suma el crecimiento de la agroindustria, la internalización de industrias y la fiscalización del Ministerio de Trabajo, en el caso del comercio y los servicios, como responsables del crecimiento del empleo formal.


“La informalidad en el campo cae porque este agronegocio se orienta principalmente a la exportación. Y cuando exporta, se vuelve visible y aplicable, tanto a nivel interno como por parte de los importadores ”, dice.

RELACIONADO