Ética empresarial

por ETCO
21/11/2007

Fuente: ETCO, 21/11/2007

El 22 de noviembre, el Prof. André Franco Montoro Filho, Presidente del Instituto Brasileño de Ética en Competencia - ETCO, da una conferencia sobre “Ética empresarial” en el Cóctel Anual de la Unión de la Industria Abrasiva. El profesor André Montoro hablará sobre la importancia de un buen ambiente de negocios para el desarrollo económico y mostrará que la obediencia a las reglas es fundamental para crear un ambiente saludable en la actividad productiva.

RELACIONADO

 
 

Ética empresarial

por ETCO
27/08/2007

Fuente: Gazeta do Povo - PR, 27/08/2007

Es común, en Brasil, que muchas personas consideren que las ganancias son casi pecaminosas y que la empresa privada que busca ganancias es un mal necesario que, por lo tanto, debe estar bien controlado por el gobierno. El gobierno, desde este punto de vista, es visto como el depositario confiable y eficiente del interés colectivo. Para quienes piensan de esta manera, es casi paradójico hablar de ética empresarial, porque, consciente o inconscientemente, asocian los negocios con la falta de ética.

Por otro lado, hay quienes ven al gobierno como un enemigo. Una entidad que solo recauda de manera casi exorbitante y no proporciona casi nada, o al menos nada compatible, a cambio de los recursos retirados de los contribuyentes. Para ellos, la evasión fiscal, el contrabando, la piratería, el incumplimiento de la legislación laboral y otras "desobediencias" son actos justificados como un medio para defender al contribuyente contra la ferocidad fiscal del gobierno y no representan una falta de ética empresarial.

Desafortunadamente, el número de brasileños que piensan de esta manera es grande y está creciendo. Sin embargo, como mostraremos a continuación, la ética empresarial es indispensable para el crecimiento económico, saludable y sostenido, en una economía de mercado.


Para probar esta afirmación, debemos comenzar recordando que la vida en sociedad requiere reglas de convivencia. Si estas reglas no existieran o no se respetaran, se aplicaría la ley de las selvas, la más fuerte o la más inteligente. En este entorno, el espacio para el progreso humano es extremadamente pequeño.


Fue precisamente la redacción de las leyes las que establecieron normas de comportamiento que permitieron a los humanos de diferentes clanes vivir juntos y permitieron que la civilización progresara.


Lógicamente, la mera existencia de leyes no fue suficiente. Era necesario que se los considerara justos y adecuados para ser respetados por la mayoría de la población. Y los que no los obedecieran serían castigados.

En una economía de mercado, la necesidad de reglas de comportamiento, derechos y deberes que sean respetados y obedecidos es quizás aún más importante.


La actividad económica, ya sea en la esfera de la producción o en la de los intercambios, requiere la confianza de que se cumple el acuerdo y, de no ser así, de que hay formas de exigir el cumplimiento. Cuanto más haya un cumplimiento espontáneo de las reglas (comportamientos éticos), menos tiempo y dinero se dedicarán a la defensa de posibles comportamientos poco éticos y a activar mecanismos para la defensa de los derechos. Como resultado, se pueden aplicar más recursos y esfuerzos a las actividades de producción e intercambio, aumentando el producto social y el bienestar económico.


Especialmente en relación con las inversiones, la confianza en el cumplimiento de los contratos es esencial. Las inversiones, una condición necesaria y, en la mayoría de los casos, suficiente para el crecimiento económico, representan una apuesta en el futuro desconocido. Invertimos hoy para cosechar resultados en el futuro. En otras palabras, paga hoy para recibir más tarde. Para alguien dispuesto a realizar dicha transacción, es necesario confiar en el respeto del tratado. Cuanta más confianza haya, más personas dispuestas están a ahorrar e invertir. Por lo tanto, mayores son las perspectivas de crecimiento económico.


Por el contrario, si existe una desconfianza generalizada sobre el respeto de lo acordado, menor será la disposición a ahorrar e invertir y menores serán las perspectivas de crecimiento. Invertir representaría un gran riesgo que solo atraería a aventureros y oportunistas que exigirían un alto rendimiento en el menor tiempo posible. Reciba mucho y rápidamente y luego salga.


Estas consideraciones plantean serias preocupaciones sobre el futuro de Brasil. Vivimos en un momento muy delicado de la vida nacional, en el que los comportamientos éticos no solo no se valoran, sino que también se consideran obsoletos y obsoletos. Donde la afirmación de que todos son deshonestos se convierte en justificación para violar la ley. Y en el que la impunidad reiterada genera un gran desánimo en quienes cumplen con sus obligaciones y se convierte en un gran incentivo para actividades ilegales.

Es necesario poner fin al perverso proceso de colapso social generado por la falta de ética en las relaciones sociales. Es necesario poner fin al proceso de canibalización de las actividades económicas generadas por la falta de respeto a la legislación fiscal, laboral y de seguridad social. Este es el objetivo principal de la lucha por la ética empresarial.

ANDRÉ FRANCO MONTORO FILHO es economista, doctor en economía de la Universidad de Yale (EE. UU.), Profesor titular de la Facultad de Economía y Administración de la USP y presidente del Instituto Brasileño de Ética de la Competencia (Etco). Fue secretario de Economía y Planificación de São Paulo (1995 a 2002) y presidente de BNDES (1985 a 1988).

RELACIONADO

 
 

Ética empresarial

por ETCO
02/02/2007

Autor: André Franco Montoro Filho

Fuente: artículo publicado en el periódico Folha de S. Paulo

André Franco Montoro FilhoÉ
COMÚN, en Brasil, muchas personas consideran que las ganancias son casi pecaminosas y
empresa privada que busca ganancias un mal necesario que por lo tanto debe estar bien
controlado por el gobierno. El gobierno, desde este punto de vista, es visto como el repositorio
Interés colectivo confiable y eficiente. Para aquellos que piensan de esta manera, es
casi paradójico hablar de ética empresarial, porque, conscientemente o
inconscientemente, asocian los negocios con la falta de ética.



Por otro lado, hay quienes ven al gobierno como un enemigo. Una entidad que solo
recolecta casi extorsivamente y no proporciona casi nada, o al menos nada
compatible a cambio de los recursos retirados de los contribuyentes. Para estos,
evasión fiscal, contrabando, piratería, incumplimiento de la legislación
el trabajo y otras "desobediencias" son actos justificados como forma de defensa
contribuyente contra la ferocidad fiscal del gobierno y no representan una falta de
ética empresarial



Desafortunadamente, hay un gran y creciente número de brasileños que piensan
de esa forma. Sin embargo, como mostraremos a continuación, la ética empresarial es
indispensable para el crecimiento económico, saludable y sostenido, en una economía
cuota de mercado
Para probar esta afirmación, debemos comenzar recordando que el
La vida en sociedad requiere reglas de convivencia. Si estas reglas no existieran
si fueron respetados o no, la ley de las selvas, la ley de los más fuertes o
El más inteligente. En este entorno, el espacio para el progreso humano es extremadamente
diminutivo



Fue exactamente la redacción de las leyes lo que estableció normas de comportamiento
que permitió a los humanos de diferentes clanes vivir juntos e hizo posible la
progreso de la civilización.



Lógicamente, la mera existencia de leyes no fue suficiente. Era necesario que
considerado justo y apropiado para ser respetado por la mayoría de los
población Y los que no los obedecieran serían castigados.
En una economia
mercado, la necesidad de reglas sobre comportamiento, derechos y
los deberes respetados y obedecidos son quizás aún más importantes.



La actividad económica, ya sea en la esfera de la producción o el intercambio, requiere
la confianza de que se cumplirá el acuerdo y, de no ser así, que existen medios para
exigir cumplimiento. El cumplimiento más espontáneo de las reglas.
(comportamientos éticos), menos tiempo y dinero se desviarán para la defensa de
eventual comportamiento poco ético y para activar los mecanismos de defensa de la
derechos. Con esto, se pueden aplicar más recursos y esfuerzos en las actividades.
producción e intercambios, aumentando el producto social y el bienestar económico.



Especialmente en relación con las inversiones, la confianza en el cumplimiento de la
Los contratos son indispensables. Inversiones: condición necesaria y, en la mayoría
a menudo suficiente para el crecimiento económico: representa una apuesta
futuro desconocido Invertimos hoy para cosechar resultados en el futuro. En otro
palabras, paga hoy para recibir más tarde. Para alguien dispuesto a hacer eso
transacción, es necesario confiar en el respeto del tratado. Mas confianza
hay, la gente más dispuesta a ahorrar e invertir. Entonces
mayores son las perspectivas de crecimiento económico.



Por el contrario, si existe una desconfianza generalizada sobre el respeto por lo que ha sido
combinados, cuanto menor sea la disposición a ahorrar e invertir y menor será la
perspectivas de crecimiento. Invertir representaría un gran riesgo que solo
atraer aventureros y oportunistas que demandarían un alto rendimiento en el menor tiempo
plazo posible Reciba mucho y rápidamente y luego salga.



Estas consideraciones plantean serias preocupaciones sobre el futuro de la
Brasil Vivimos un momento muy delicado en la vida nacional, cuando
los comportamientos éticos no solo no se valoran, son
considerado obsoleto y anticuado. Donde la afirmación de que todos están
deshonesto se convierte en una justificación para violar la ley. Y donde la repite
la impunidad genera un gran desánimo en quienes cumplen con sus obligaciones y se vuelve grande
Fomentar actividades ilegales.



Es necesario poner fin al perverso proceso de colapso social generado
por la falta de ética en las relaciones sociales. Es necesario detener el proceso de
canibalización de actividades económicas generadas por falta de respeto a la legislación
impuestos, trabajo y seguridad social. Este es el objetivo principal de la lucha por
ética empresarial






RELACIONADO