La informalidad explota entre micros

por ETCO
20/05/2005


Por Irany Teresa, O Estado de S. Paulo - 20/05/2005


El mercado laboral informal creció a un ritmo dos veces mayor que todo el mercado laboral brasileño. Mientras que la población total empleada aumentó 4% de 1997 a 2003, el número de trabajadores en empresas informales, en el mismo período, creció 8%, de 12,9 millones a 13,9 millones. La mayoría de ellos (31%) afirman haber sido empujados a la informalidad debido a la falta de vacantes en el mercado formal y la mayoría no regulariza el negocio hoy en día debido al alto costo de los impuestos y la burocracia.


Angela Filgueiras Jorge, quien coordinó la encuesta de Economía Urbana Informal, difundida ayer por el Instituto Brasileño de Geografía y Estadística (IBGE), señala que, de las 10,525 millones de microempresas identificadas, el 98% (10,335 millones) se ajusta al concepto de informalidad. . De estos, 7,6 millones no tenían ningún tipo de registro legal. Solo el 2,5% (unos 200 millones) intentó regularizar la actividad. “Se rindieron por la burocracia y los costos. Pero lo peor es que 7,4 millones ni siquiera lo intentaron ”, añade la coordinadora del estudio.


Las cifras de la encuesta IBGE revelan solo una parte de la informalidad brasileña. Según las estimaciones del Instituto de Investigación Económica Aplicada (IPEA), un organismo oficial también vinculado al Ministerio de Planificación, el número de trabajadores al margen de la legalidad ya ha llegado a 36,3 millones de personas, según los datos de 2003. Autónomo urbano o rural o sin contrato formal.


La encuesta IBGE, realizada en asociación con el Servicio Brasileño de Apoyo a las Micro y Pequeñas Empresas (Sebrae), cubre solo el trabajo urbano de trabajadores independientes y microempresas (con hasta cinco empleados), pero no tiene en cuenta otros aspectos notables de la fuerza laboral. trabajo informal, como el de empleadas domésticas, trabajadores sin contrato formal en empresas formales y actividades rurales. Es una investigación centrada principalmente en la búsqueda de soluciones para la regularización de empresas informales.


HACE TODO


“Solo podrán regularizarse si el incentivo proviene del lado financiero. La realidad actual es muy cobarde: alto costo, altos impuestos y una increíble burocracia para la legalización. Solo volveré a la formalidad si es necesario ”, dice Angelo Santana García, quien hoy traduce a la perfección el retrato del mercado informal, al que se incorporó hace 15 años. A los 49 años, es una especie de manitas. Transformó el garaje de su casa, en el barrio de Tijuca, en Río, en una mezcla de talleres, donde ensambla móviles, y un salón de belleza improvisado. Ya tenía un pequeño sello, regularizado, y era socio en una cadena de salones de belleza, también legalizados, pero dice que fue atropellado por planes económicos.


La encuesta IBGE revela que, en el 38% de los casos, los microempresarios tenían la intención de expandir el negocio, independientemente de su actividad. Las empresas de construcción y transporte fueron la excepción, que esperaban continuar al mismo nivel. Hay un contingente de propietarios (16%) que planean abandonar la informalidad y buscar trabajo, pero los expertos aún consideran que este porcentaje es muy marginal.


Ángela coincide con la relación que presenta Sebrae de que, en la actualidad, por cada empresa formal del país hay dos informales, pero considera simplista asociar la escalada de la informalidad con el aumento de la tasa de desempleo. “Es cierto que un tercio de los trabajadores de este sector dan como motivo la falta de empleo para ingresar al mercado formal. Pero se quedan en el mercado diez años o más, lo que ya no se puede atribuir al desempleo ”, dice.

RELACIONADO