El Plan Nacional de Lucha contra la Piratería

por ETCO
30/05/2005


Por André Zonaro Giacchetta y Bruno Caldas Aranha, Valor Econômico - 30/05/2005


Plan Nacional de Lucha contra la PirateríaCuando el año pasado se creó el Consejo Nacional de Lucha contra la Piratería y los Delitos contra la Propiedad Intelectual, mucho se especuló sobre su efectividad, ya que se temía que, al igual que el antiguo Comité Interministerial de Lucha contra la Piratería, el nuevo organismo pecara por inoperabilidad. Sin embargo, el lanzamiento del Plan Nacional de Lucha contra la Piratería eliminó esta primera impresión.


El plan presenta 92 medidas para combatir la piratería en el país y prevé la participación de las tres esferas del poder - Ejecutivo, Legislativo y Judicial - tanto a nivel federal, estatal y municipal. En este sentido, se puede decir que el gobierno federal actuará en tres frentes diferentes en la lucha contra la piratería: la represión de la fabricación y venta de productos falsificados; sensibilización del público sobre los efectos dañinos de la piratería; y la mejora del entorno económico para los sectores más afectados por la proliferación de productos falsificados.


El esquema del plan enuncia un sesgo represivo muy fuerte, y no podía ser de otra manera. Actualmente, la piratería mueve R $ 56 mil millones en Brasil y solo el año pasado eliminó dos millones de empleos formales, habiendo causado al Estado una pérdida de R $ 8,4 mil millones en la recaudación de impuestos.


Tanto es así que el plan prevé la creación, a nivel estatal, de órganos especiales vinculados a las Secretarías de Justicia de Estado que coordinarán la actuación de la Policía, a través de comisarías especializadas, con la asistencia del Ministerio Público del estado y los municipios clave. Los municipios actuarán en estas acciones como policía administrativa, aplicando sanciones a los “piratas” como multa, incautación de materiales y revocación de permisos de operación.


El plan también creó en el Consejo Nacional de Lucha contra la Piratería y los Delitos a la Propiedad Intelectual un grupo que elaborará y acompañará, en el Congreso Nacional, las propuestas de modificación de la legislación vigente, con el fin de dar mayor efectividad a las medidas de combate a la piratería. Una de las principales propuestas es la que eleva las penas por delitos contra la propiedad industrial (tales como marcas y patentes), prevista en la Ley N ° 9.279 / 1996, que otorgará a estos delitos un trato igualitario en relación con los cometidos contra el derecho de autor (tales como obras literarias, artísticas o científicas), previstas en el Código Penal, modificado por Decreto nº 10.695 / 2003.


De esta forma, la pena mínima por delitos contra la propiedad industrial pasará de seis meses a dos años de reclusión, y tales delitos ya no serán considerados de menor potencial ofensivo, lo que justificó la posibilidad de aplicar las normas establecidas por la Ley N ° 9.099 / 95 - Ley de Tribunales Especiales - y la recepción de diversos beneficios por parte de los falsificadores, como transacciones criminales y casos procesales.


La pena mínima por delitos contra la propiedad industrial pasará de seis meses a dos años de prisión


Otra modificación legislativa importante se refiere a una pequeña corrección del Código de Procedimiento Penal (artículo 530-D), que eliminará el entendimiento de la obligación de realizar peritajes en todos los productos incautados, lo cual es físicamente imposible, dado el volumen de material. pirata capturado en acciones policiales y judiciales. Esta corrección dejará claro que la experiencia se puede llevar a cabo mediante un muestreo simple.


Además de la adopción de medidas represivas, el gobierno federal actuará para sensibilizar a la opinión pública sobre los efectos nocivos que la piratería causa al sector privado y al propio país, como, por ejemplo, la amenaza de Estados Unidos de excluir a Brasil del Sistema General de Justicia. Preferencias Esta actividad de sensibilización abarcará también a miembros del Poder Judicial, a través de simposios y congresos en los que se destacará la importancia de la propiedad intelectual. Además, se prevé la creación, a nivel estatal, de tribunales especializados en delitos contra la propiedad intelectual.


El ayuntamiento también reconoció que la diferencia de precio entre productos originales y falsificados es un gran atractivo para la compra de productos falsificados por parte de la población, comprometiéndose a estudiar la viabilidad de reducir la carga fiscal a los sectores más afectados por la piratería, como vía para aportarles más competitividad, ya que la desproporción de precios genera una competencia totalmente desleal.


Se observa, por tanto, que el plan de combate a la piratería es una demostración más a los sectores productivos nacionales y a la comunidad internacional de que Brasil quiere enfrentar la piratería. La implementación de todas sus medidas, tanto en la represión de actividades ilegales como en la concienciación de la población y en la reducción de la carga tributaria, creará un entorno propicio para las inversiones productivas y reducirá en mayor medida un problema que azota a todos los países del mundo. o en menor grado.


Sin duda, el borrador del Plan Nacional de Lucha contra la Piratería presentado por el consejo retrata un sólido posicionamiento de Brasil frente a las denuncias presentadas en la escena internacional en materia de defensa de los derechos de propiedad intelectual. El éxito de este plan radica en la eficacia de la aplicación del trinomio de conciencia, represión y equidad estatal.


André Zonaro Giacchetta y Bruno Caldas Aranha son abogados de Pinheiro Neto Advogados en São Paulo y Río de Janeiro, respectivamente.

RELACIONADO