Pão de Açúcar deja de comprar la cadena de supermercados G. Barbosa

por ETCO
08/06/2004

Fuente: Valor Econômico, 08/06/2004









Por claudia facchini 

SÃO PAULO - El controlador del grupo Pão de Açúcar, Abilio Diniz, dejó de comprar G. Barbosa, de Sergipe, el segundo supermercado más grande del Nordeste. G. Barbosa es el último activo que la holandesa Royal Ahold aún tiene que vender en Brasil. Y Pão de Açúcar era el candidato más probable para la compra.


"Estamos fuera. El precio que quieren los holandeses es altísimo. Creen que G. Barbosa vale una fortuna ”, dijo Diniz, luego de participar, en São Paulo, en el seminario“ Brasil Paralelo versus Crecimiento Económico ”, promovido por el Instituto Brasileño de Ética Competitiva (Etco) y que delineó un panorama de informalidad en el padres.
Según el controlador de Pão de Açúcar, la cadena tiene terrenos para construir tiendas en las capitales del Nordeste, incluidas Natal, Maceió y Aracaju. "Creemos que es mejor cultivar orgánicamente en el noreste", agrega.


En marzo, Pão de Açúcar perdió ante Wal-Mart la disputa sobre Bompreço, la cadena de supermercados más grande del noreste. Después de casi un año de negociaciones, Ahold vendió la cadena del noreste al gigante estadounidense por US $ 300 millones. Con el mismo criterio, G. Barbosa podría valer alrededor de R $ 100 millones. En 2003, Bompreço ganó R $ 3,4 mil millones y G. Barbosa, R $ 924 millones.


O Wal-Mart ahora no puede comprar G. Barbosa. Según lo determinado por las autoridades antimonopolio, Ahold se vio obligado a vender la mitad de las tiendas de G. Barbosa a un comprador diferente, que no era el mismo controlador que Bompreço. Sin embargo, la multinacional holandesa prefirió no dividir G. Barbosa y vender la cadena con todas las tiendas.


Ayer, las acciones de Pão de Açúcar cotizaron hasta 3,2% en el día, a R $ 49,75 por mil. La apreciación demuestra un mayor optimismo de los inversores con los sectores de consumo, que se han estado recuperando desde febrero.


Diniz eligió como estandarte la lucha contra la informalidad, que, según él, hoy representa el mayor problema que enfrenta la empresa. Aunque Pão de Açúcar no participa en el Instituto Etco, que está financiado por las industrias del tabaco, las bebidas y los combustibles, Diniz fue el único empresario que participó en la presentación de un estudio preparado por la consultora McKinsey. Según el estudio, el 54% del sector minorista opera actualmente en el sector informal y la evasión fiscal permite a los establecimientos tener márgenes de ganancias tres veces más altos que las compañías formales.

RELACIONADO