El proyecto tipifica el delito de biopiratería y prevé penas de hasta 12 años de prisión.

por ETCO
20/04/2005


O Globo, 17/04/2005


El gobierno federal está preparando un proyecto de ley diseñado para frenar el destino de los biopiratas que actúan casi sin castigo en los bosques brasileños. Uno de los principales objetivos es clasificar el delito de biopiratería, que actualmente no existe en las leyes del país. Debido al vacío legal, la práctica ha sido castigada solo con base en la ley de delitos ambientales, cuyas sanciones son más leves. Resultado: hay casos raros de biopiratas encarcelados, que actúa como un incentivo para la actividad.


La falta de una ley que defina la biopiratería como un delito dificulta a las autoridades encargadas de combatirla. La ley de delitos ambientales establece sentencias que van desde seis meses hasta un año y medio en prisión, lo que casi siempre le da al acusado el derecho de responder al proceso en libertad. En el caso de los biopiratas extranjeros, la mayoría de las veces solo firman un término detallado y son libres de abandonar el país.


? ¿Esto dificulta nuestra acción? dice el jefe de policía Paulo de Tarso Teixeira, jefe de la división de la policía federal para combatir los delitos contra el medio ambiente.


Las arañas se vendieron por R $ 11 en Europa


Además del vacío legal, hay una falta de infraestructura para lidiar con la biopiratería. En todos los estados de la Amazonía, el PF tiene menos de 20 policías estacionados en las estaciones de policía ambiental, responsables de investigar este tipo de actividad.


GLOBO tuvo acceso a la copia de un informe reservado, preparado por el área de inteligencia del gobierno, que revela un festival de trucos de biopiratería para eludir el ya frágil esquema de control. Un caso emblemático es el del alemán Marc Baumgarten. En febrero de 2001, fue arrestado en Curitiba con arañas cangrejo y luego liberado, incluso con la aprobación del Ministerio Público, bajo el argumento de que las arañas no se ajustan a la definición de animales salvajes.


Pronto Baumgarten volvería a dar trabajo a las autoridades, esta vez en la Amazonía. En 2003, en el municipio de Presidente Figueiredo, a 110 kilómetros de Manaus, alistó a niños para recolectar arañas a cambio de algún cambio. Pagó R $ 3 por la copia. Su estrategia causó que varios de estos niños fueran picados. En una investigación más detallada, se descubrió que había ingresado al país diez veces desde 1994. Solo en 2001, envió 20 especies diferentes de arañas a Alemania. Vendió las muestras por valores que ascendieron a 3.250 euros (alrededor de R $ 11 mil).


Otro alemán, Hans-Joachim Thiem, fingió ser empleado de una empresa de turismo extranjera interesada en vender paquetes de viaje a la Amazonía y logró, con la ayuda de los indios, recolectar 21 semillas.


Las estratagemas incluyen la cooptación de nativos y estudiantes de universidades de la región, al igual que Irina Yokoyama, una mujer de rasgos orientales que dijo que estaba interesada en el potencial medicinal de las semillas de coumaru y saracura mirá.


? Estamos dibujando una línea de acción, pero ¿los resultados aún tardarán en aparecer? admite Eduardo Vélez, secretario ejecutivo del Consejo de Gestión del Patrimonio Genético del Ministerio del Medio Ambiente.


Vestíbulo de laboratorio por reglas flexibles


A pesar de la necesidad de crear castigos más severos, el proyecto de ley que se enviará al Congreso Nacional continúa a un ritmo lento. El texto básico fue enviado por el Ministerio del Medio Ambiente a la Casa Civil de la Presidencia a fines de 2003, para que se pudieran hacer los últimos ajustes. Hasta ahora, sin embargo, el proyecto continúa sin fin.


La razón de la lentitud está relacionada con la maraña de intereses que involucra el sujeto. Además de castigar a los delincuentes, el proyecto prevé la distribución de los beneficios obtenidos del comercio de productos elaborados con material genético recogido en el país. Los laboratorios privados han estado presionando por reglas menos estrictas, incluso para obtener la autorización de investigación.


Pero no es solo la interferencia externa lo que retrasa el envío del proyecto de ley al Congreso. Dentro del propio gobierno hay diferencias. Uno de ellos es exactamente la fijación de las plumas. El proyecto preliminar que salió del Medio Ambiente preveía una multa de hasta 12 años de prisión por casos más graves, como la explotación ilegal de material genético con fines de bioterrorismo.


Acceder a material genético sin autorización sería un caso de prisión de uno a tres años, más una multa. El envío ilegal de muestras al extranjero podría generar entre dos y cuatro años de prisión. Y piratear con riesgo de causar daños al medio ambiente daría una pena de prisión de hasta seis años. Estas sanciones se unieron a multas de hasta R $ 50. Pero el Ministerio de Justicia argumenta que el castigo es demasiado estricto e incompatible con las sanciones por otros delitos de mayor potencial ofensivo.


El proyecto crea reglas estrictas para el acceso al patrimonio genético brasileño. Incluso cubre el conocimiento tradicional de las poblaciones nativas. También trae un nuevo procedimiento, que podrá financiar acciones públicas en el sector: los beneficios resultantes de la explotación económica del producto obtenido con el material investigado deberán ser compartidos por igual entre todos los involucrados en el proceso, incluido el propio gobierno.

RELACIONADO