La reforma fiscal puede fomentar la práctica del flujo de caja

por ETCO
14/08/2005

Fuente: Folha de S.Paulo, 14/08/2005

Por FERNANDO CANZIAN


La reforma fiscal en curso en el Congreso puede traer nuevos estímulos al flujo de caja de las empresas del sector privado, provocar más distorsiones en la recaudación de impuestos y frenar la economía y el empleo.


Un estudio inédito de la Fundación Getúlio Vargas revela que las distorsiones entre empresas formales e informales tienden a acentuarse si la presión de los estados, ahora predominante, por una "nivelación" de las tasas actuales del ICMS (Impuesto a la Circulación de Mercancías y Servicios) en la reforma.


El trabajo muestra que uno de los escenarios más probables, de incrementar la tasa promedio efectiva de ICMS que paga el sector productivo del actual 11,5% al ​​13,6%, por ejemplo, puede tener consecuencias devastadoras.


Según el trabajo, elaborado por GVConsult, un aumento como este puede hacer bajar el PIB (Producto Interno Bruto) en casi un 6% y costar alrededor de 4 millones de puestos de trabajo (ver tabla).


Los resultados del estudio serán discutidos el lunes, en São Paulo, entre representantes del gobierno federal y de São Paulo y más de 300 empresarios en un encuentro patrocinado por Etco (Instituto Brasileño de Ética en Competencia).


“La carga tributaria, que puede aumentar con la reforma, hoy recae de manera completamente desigual sobre varias empresas del mismo sector, estimulando el flujo de caja y la evasión fiscal, que financian este estado paralelo que estamos viendo allí”, dice Emerson Kapaz, presidente de Etco.


Para Gilberto Luiz do Amaral, presidente del IBPT (Instituto Brasileño de Planificación Tributaria), hay una “cultura” de cajero en Brasil que acaba conduciendo a la ilegalidad en el ámbito político. "Cuando vemos que alguien reconoce al cajero dos, hay un reconocimiento del delito fiscal".


Hoy en día, casi todo el peso de la carga tributaria “media” en varios sectores recae en empresas que operan en forma formal. Aun así, hay una “inducción” al cajero dos debido a la alta carga fiscal. Esto ocurre de manera más sistemática en empresas propensas a la informalidad.


En el sector de la construcción civil, por ejemplo, FGV encontró que, aunque la carga tributaria promedio es del 26,6%, las empresas formales incluso pagan el 45,7% en impuestos. Informal, 15,5%.


El saldo es que las empresas formales, que poseen el 35% del sector de la construcción, concentran más del 70% de la recaudación.


Otro análisis, realizado para McDonald's, reveló que la cadena de comida rápida, por actuar en forma formal, termina pagando 5,3 puntos porcentuales más en impuestos que el promedio de las otras empresas (formales e informales) que operan en su sector. .


Desigualdad sectorial


El nuevo estudio de GVConsult también muestra una enorme desigualdad en el peso de los Ingresos Federales en 47 actividades económicas. Su carga tributaria promedio (considerando empresas formales e informales) es del 23,9%, pero oscila entre el 9,9% (agricultura) y el 57,5% (automóviles, camiones y autobuses).


El ponente de la reforma fiscal, Virgílio Guimarães (PT-MG), prevé la votación de la segunda etapa del asunto en la Cámara en septiembre. En diciembre, la reforma puede ir al Senado.


La principal preocupación de los empresarios en relación con la reforma en curso se concentra en la fijación de las tarifas del ICMS, que deben unificarse.


“Existe un riesgo enorme de que la situación actual termine empeorando”, dice Ana María Castelo, una de las autoras del trabajo de FGV.


La propuesta es establecer una tasa de “referencia” para ICMS para casi todos los productos. Las excepciones podrían tener tasas más bajas y otras más altas. Además, los estados podrían cobrar cinco puntos porcentuales adicionales sobre combustibles y tres productos más.


El problema es que los Estados que hoy dependen fuertemente de la recaudación de ICMS de energía, por ejemplo (casos de Pará y Maranhão), difícilmente aceptarán bajar sus tarifas (alrededor del 25%) al nivel de “referencia”. Por tanto, existe el riesgo de que la reforma acabe nivelando el ICMS "por encima" para dar cabida a las demandas ", dice Ana Castelo.


La reforma prevé un fondo de compensación para los estados que pierden ingresos, pero existe una enorme sospecha sobre cómo funciona.

RELACIONADO