Represión contra la piratería o quien la use, ¿cuidado?

por ETCO
06/04/2005


Gazeta Mercantil (Editorial), 06/04/2005


6 de abril de 2005 - El Ministerio de Comercio Exterior de Estados Unidos (USTR) anunció que extenderá hasta septiembre la solicitud de revisión de los privilegios del Sistema General de Preferencias (SGP), mecanismo que otorga exenciones arancelarias a las exportaciones brasileñas. El tono de amenaza es significativo, ya que, por ejemplo, en 2003, el 14% de las exportaciones brasileñas a Estados Unidos, valoradas en US $ 2,5 millones, ingresaron a tasas cero, protegidas por el SGP. En 2004, el valor se redujo a 2,1 millones de dólares, poco más del 10% de las ventas brasileñas a Estados Unidos. La amenaza, sin embargo, tiene su dosis de curiosidad, ya que entre los productos que se aprovechan de este sistema se encuentran las piezas de vehículos producidas por empresas estadounidenses en Brasil.


El USTR interpuso una demanda contra Brasil que fue presentada por la Alianza Internacional de Propiedad Intelectual (IIPA), con base en sus propios datos que, en 2004, empresas estadounidenses perdieron US $ 932 millones por copia ilegal de sus productos, US $ 24,5 millones más que en 2003. A pesar de la insistencia de IIPA, las autoridades estadounidenses prefirieron un tono más conciliador porque el USTR reconoció las acciones policiales contra la piratería - sólo en 2004 se logró una incautación récord de 1,2 millones de programas y juegos de computadora ilegales en Brasil.


La información del USTR sobre la demanda brasileña contra la piratería está incompleta. Además de los 1,2 millones de softs incautados en 2004, también se incautaron otros 500 mil productos falsificados y 1,19 millones de CD pirateados. Ese año se llevaron a cabo 660 operativos policiales específicos contra este tipo de delitos, que resultaron en el cierre de 18 grandes laboratorios para la reproducción ilegal de softs. Hubo más de 500 investigaciones policiales y decenas de arrestos en el acto. Sin olvidar que la represión de la piratería tiene aspectos de preservación fiscal: se espera una recaudación adicional de R $ 1 mil millones en 2006, sólo en impuestos federales.


También hay otras complejidades en esta difícil cuestión de proteger la propiedad intelectual. En el informe anual sobre barreras e inversiones que Estados Unidos enfrenta en otros países, el Informe de estimación del comercio nacional de 2005 sobre barreras al comercio exterior (disponible en el sitio web www.ustr.gov), se repiten las denuncias por piratería en Brasil, no se reconocen los avances de la represión policial y, curiosamente, hay un párrafo sobre energía, en el que se critica el nuevo modelo eléctrico que se está implementando en Brasil, que, según el informe , Empresas estadounidenses que realizaron inversiones en el país.


Por otro lado, la acción efectiva del gobierno brasileño contra la piratería ha recibido el reconocimiento de fuentes internacionales suficientemente autorizadas. Al participar en la destrucción de 1 millón de CD pirateados en enero, John Mewton, responsable de la Unidad de Delitos de Propiedad Intelectual de Interpol, elogió el trabajo del gobierno brasileño contra la piratería, asegurando que el país se consolide como líder en la lucha contra esta. tipo de delito en la región. El interés especial de Interpol en materia de represión contra la piratería es que en el mundo todo este tipo de actividad está ligada al crimen organizado.


Por este conjunto de razones, Itamaraty adoptó la medida correcta al manifestar, en nota oficial, que la medida más adecuada en este punto sería cerrar el proceso en la USTR y no posponerlo. El Ministerio de Relaciones Exteriores de Brasil basó su consideración en la “amplitud y profundidad” de la información ofrecida al gobierno estadounidense sobre la lucha contra la piratería. Es un hecho que las autoridades brasileñas no ocultan ni niegan el riesgo implícito en las actividades de piratería. A pesar de la represión, el secretario ejecutivo del Ministerio de Justicia reconoce, por ejemplo, que más de la mitad de los CD vendidos en Brasil son ilegales.


Sin embargo, en muchas de estas condenas internacionales de la piratería, especialmente aquellas más estrechamente vinculadas a las reglas del comercio internacional, hay un fuerte rastro de hipocresía. En el seminario “Brasil contra la piratería”, promovido por la Federación de Industrias del Estado de São Paulo (Fiesp), el ministro de Fomento, Luiz Fernando Furlan, tras decir que el país está haciendo los deberes en la lucha contra la piratería, Recordó que Brasil ocupa el puesto 11 en el ranking de falsificación de software, lista liderada por EE. UU.


Más del 90% de las mercancías pirateadas que circulan en Brasil provienen de China, Taiwán y Corea, y buena parte de ellas han hecho escala en grandes puertos norteamericanos. El tono amenazante latente del comunicado de la USTR es, por tanto, prescindible, incluso para que el recuerdo del viejo refrán ibérico, “quien lo usa, cuida” no se vuelve excesivo.

RELACIONADO