Un bono de estabilidad: crédito y empleo formal

por ETCO
08/10/2008

Autor: Luis A. Vinhas Catão

Fuente: Valor Econômico, 08/10/2008

En estos días de agitación financiera aguda, existe el riesgo de que perdamos de vista los importantes logros de la política económica brasileña en los últimos años y sus beneficios a largo plazo. Incluyen no solo niveles de inflación muy por debajo de los registrados en la posguerra y más bajos que la mayoría de los países emergentes, sino también una inflación que es menos volátil. Pero, no menos importante, la volatilidad en el lado real de la economía (medida por la llamada brecha del PIB) ha disminuido mucho, alrededor de un tercio desde 1999. Es notable que esto haya ocurrido a pesar de los fuertes shocks financieros derivados de las incertidumbres políticas internas. (como en 2002) y factores externos adversos (como durante el default argentino en 2001, y más recientemente en la crisis financiera estadounidense). Acuerdos institucionales importantes, como el régimen de metas de inflación y la ley de responsabilidad fiscal, respaldan estos logros.
Un beneficio notable ha sido la reducción del riesgo crediticio. Por el lado de la oferta de crédito, dicho riesgo incluye no solo la mayor probabilidad de incumplimiento por parte del prestatario cuando la economía real está a la deriva, sino también el riesgo de erosión inflacionaria del valor del préstamo cuando la inflación es alta y volátil. Dado que tales riesgos se minimizan mediante una política económica más estabilizadora que ancla las expectativas de inflación, el prestamista normalmente reacciona bajando las tasas de interés y extendiendo el plazo de los préstamos. Por el lado de la demanda, la confianza en la estabilidad macroeconómica también incentiva el crédito, ya que facilita la previsibilidad del futuro y por ende la gestión financiera y el endeudamiento de las empresas. La combinación de estos factores explica la fuerte expansión del financiamiento interno al sector productivo en Brasil entre fines de 2003 y el primer trimestre de 2008, cuando el crédito bancario a empresas privadas pasó del 15% al ​​22% del PIB. Esto se debió a una tendencia a la baja en el diferencial bancario. El nivel aún elevado de este diferencial y el hecho de que el coste del crédito se haya incrementado en las últimas semanas con el shock financiero externo no debe hacernos perder de vista, sin embargo, las recientes ganancias y la tendencia a la baja de los intereses y del crédito interno al alza. Se espera que continúen a medida que azoten los vientos externos adversos y la política económica mantenga su rumbo, lo que permitirá limitar los efectos de los cataclismos financieros temporales en la economía real.

Estos efectos beneficiosos de una política económica responsable sobre el crédito interno han tenido un efecto muy importante y olvidado en el debate macroeconómico nacional: reducir la informalidad y estimular el empleo formal. Por un lado, mejores condiciones crediticias en el mercado crediticio regulado incrementan el llamado costo de oportunidad de la informalidad, ya que impide o limita el acceso a ese mercado. Esto induce a las empresas informales a legalizarse. Por otro lado, el crédito interno más barato y de más largo plazo fomenta la expansión de empresas que ya son formales, estimulando así también el empleo formal agregado.

Prima facie, los datos sugieren una fuerte correlación entre los dos fenómenos. La fuerte expansión crediticia desde 2004 coincide con un aumento en la tasa de formalización en la economía: los trabajadores con contrato laboral pasaron del 38% de la fuerza laboral urbana, a principios de 2004, a alrededor del 45% en el año en curso. Los resultados de una encuesta realizada en el Banco Interamericano de Desarrollo (BID) por la autora, en coautoría con Carmem Pagés y Maria Fernanda Rosales, indican que la contribución del crédito interno a la formalización del empleo es significativa: sectores cuyo crecimiento depende más del crédito de los terceros son aquellos donde más ha caído la informalidad. Este resultado es robusto a definiciones alternativas de formalidad (tener contrato formal o cotizar a la Seguridad Social) y también a diferentes especificaciones econométricas que, entre otros factores, toman en cuenta los efectos de una mejor inspección. Otra variable importante captada por la misma encuesta es que un mayor acceso al crédito aparentemente indujo a los trabajadores con sus propios negocios a formalizarse.

Otro aspecto interesante de la mayor formalidad del empleo en Brasil es que se materializa durante un período de fuerte apreciación cambiaria. En principio, tal apreciación tendría el poder de reducir la competitividad de la industria manufacturera nacional, inhibir el empleo en el sector y conducir a una reasignación del empleo al sector de servicios, donde la informalidad es mayor. Sin embargo, se observa lo contrario: la formalización ha subido, en lugar de bajar. Una mayor disponibilidad y un menor costo del crédito también pueden ayudar a explicar tal expansión del empleo formal entre las empresas industriales más grandes, aunque estas suelen estar menos sujetas a restricciones crediticias para las micro y pequeñas empresas. Este es el tema de un proyecto recientemente iniciado por los economistas Márcio García, de la PUC-Rio, y Sérgio Mikio, del Departamento de Investigación del Banco Central y su equipo, en conjunto con el presente autor, que tiene como objetivo examinar los diversos vínculos entre los mercado crediticio, laboral y de bienes detrás del empleo formal en la industria brasileña. Un proyecto de este tipo requiere un esfuerzo importante para cruzar la base de datos entre el Banco Central, el IBGE y el Ministerio de Trabajo, algo que, aunque complejo, debe traer importantes beneficios para la comprensión del fenómeno. Las implicaciones prácticas de tal entendimiento son obvias: la reducción de la informalidad no solo crea mejores condiciones de empleo, sino que también conduce - según varios estudios a otros países - a un mayor crecimiento de la productividad y, por tanto, a la capacidad de crecimiento económico sostenible.

En resumen, queda mucho trabajo por hacer, pero lo cierto es que la política macroeconómica más estabilizadora y fiscalmente responsable de los últimos años, anclada en la Ley de Responsabilidad Fiscal y el régimen de metas de inflación, ha tenido efectos positivos en la formalización del empleo en Brasil. a través del canal de crédito. Esto refuerza la importancia de mantener dicha política para estabilizar y mantener la inflación bajo control y limitar el contagio financiero externo, y así evitar el retorno a la volatilidad cíclica pasada. Esto, al aumentar el riesgo crediticio, redujo la oferta de crédito, fomentó la informalidad y conspiró contra la calidad del empleo y la productividad de los trabajadores. Aunque a menudo se pasa por alto en el debate macroeconómico, esta es una ventaja que no debemos perder de vista.

Luis A. Vinhas Catão es economista senior del Banco Interamericano de Desarrollo (BID) y del Fondo Monetario Internacional (FMI) y doctor en Economía por la Universidad de Cambridge. Las opiniones expresadas en este artículo son las del autor y no necesariamente representan las de estas instituciones.


 

RELACIONADO