El dinero que dejó de recaudarse con la piratería daría para construir 200 escuelas

por ETCO
17/11/2011

Fuente: R7

La incautación de productos pirateados de diciembre de 2010 a octubre de 2011 en São Paulo es aproximadamente siete veces mayor que la registrada en el mismo período entre 2009-2010. Según el Secretario Municipal de Seguridad Urbana, Edsom Ortega, desde fines del año pasado hasta el mes pasado, las acciones del ayuntamiento incautaron 35 millones de productos irregulares. En el período 2009-2010, el total incautado fue de 4,8 millones.

Según el secretario, la evasión fiscal de estos bienes causó una pérdida a las arcas públicas que serían suficientes para la construcción de 200 escuelas municipales, capaces de atender a 40 mil estudiantes de educación básica.

Las incautaciones tuvieron lugar en 26 operaciones principales para combatir la piratería en centros comerciales y establecimientos comerciales, ubicados principalmente en el centro de la ciudad. Las acciones comenzaron a llevarse a cabo en diciembre de 2010 por la Oficina de Gestión Integrada de Seguridad. Las inspecciones se llevaron a cabo de manera coordinada entre los agentes municipales, el Servicio de Impuestos Federales, la Policía Federal, el Ministerio Público y la Policía Civil.

Lea también: Brasil pierde R $ 287,9 mil millones en el mercado ilegal

Además de estos, 1,1 millones de productos pirateados y de contrabando también fueron incautados en acciones de monitoreo en los centros comerciales que ya habían sido inspeccionados y que volvieron a vender productos ilegales, algunos en pequeñas cantidades, poco después de las inspecciones. Ocho centros comerciales han sido cerrados y, según el secretario, otros pueden estar sellados para fines de este año.

- Nuestra intención no es sellar establecimientos. Más bien, los está haciendo funcionar dentro de la ley.

Ortega dice que las acciones no solo reducen el delito de piratería, sino también el robo y el robo en la región donde se inspeccionan los centros comerciales. Según Ortega, solo en la región de 25 de Março, donde grandes centros comerciales fueron inspeccionados este año, como la galería Pagé y el centro comercial Oriental, el 60% del número de robos y robos después de las operaciones.

- Sin mencionar el esquema del crimen organizado detrás del crimen de contrabando y piratería. Por tanto, esta [lucha contra la piratería] tiene un papel muy importante en la reducción de varios delitos. Ya existen evidencias, según la Policía, de reducido hurto y atraco en la región de estos establecimientos que se encuentran bajo inspección.

Otro crimen que cayó, según el secretario, fue el robo de vehículos. Afirma que los contrabandistas roban autos para el transporte de mercancías ilegales.

Ortega dice que un factor importante en la lucha contra la piratería es mostrarle a la población que quienes consumen los productos también están cometiendo un delito. Él dice que durante las operaciones, las personas que compran piratería también están siendo identificadas. Entonces, además de aprehender el material, la policía aún califica a la persona para responder a la consulta por recibir productos ilegales.

Sin embargo, cree que la mentalidad de la población está cambiando y que hoy, los jóvenes y los niños ya son más conscientes de que la piratería es un problema.

A pesar de ser más conscientes de los delitos relacionados con el contrabando y de saber que los productos pirateados pueden ser perjudiciales, la población no parece disminuir el consumo de productos ilegales. Una encuesta realizada por Fecomércio-RJ / Ipsos revela que el consumo de productos pirateados por la población brasileña creció entre 2010 (48%) y 2011 (52%).

Fue la primera vez desde que comenzó la encuesta en 2006, cuando más de la mitad de la población admitió haber comprado un producto pirateado en el año. Al convertir este porcentaje en números absolutos, aproximadamente 74,3 millones de brasileños contribuyeron a este crimen, en comparación con 68,4 millones el año pasado. En otras palabras, alrededor de 6 millones de brasileños que no consumieron productos pirateados en 2010 comenzaron a comprarlos este año.

Otro hecho que muestra la investigación es la importante adhesión de las clases A y B al consumo de productos pirateados de un año al siguiente. En 2010, el 47% de los encuestados en estas clases declararon que habían comprado un artículo de esta naturaleza. Este año, el 57% admitió haber comprado productos falsificados.

Para el profesor de Derecho de la PUC (Pontificia Universidad Católica) José Roberto Gusmão, los esfuerzos del ayuntamiento en la lucha contra la piratería son visibles. Menciona que este tipo de acción no existió durante diez años. Hoy existe y se ha intensificado durante algunos años.

- Mirando desde una perspectiva de proceso, veo que el combate está mejorando.

Él cree, sin embargo, que el país tiene que unir esfuerzos para combatir la piratería y que aún queda mucho por hacer. Según el profesor, hay una falta de unidad para combatir el crimen. Además, el profesor dice que deben trabajar en asociación con iniciativas privadas, que también pierden la piratería y también gastan en la lucha contra el crimen.

- Creo que las tres entidades pueden aunar esfuerzos: la Unión, el Estado y el municipio. Hay esfuerzos aislados para combatir la delincuencia y, por tanto, hay un derroche de energía.

También dice que el gobierno necesita tener imaginación para lidiar con los pequeños vendedores ambulantes. Menciona que sería mejor si tuvieran un comercio outlet -un conjunto de tiendas que venden productos de las principales marcas directamente de fábrica, es decir, con precios más accesibles-, donde pudieran trabajar con comercio y con precios más accesibles.

- Hay que tener imaginación del Estado, no es posible que, en un mundo como el nuestro, una persona solo pueda encontrar empleo en la ilegalidad.

La idea de la salida ya ha sido mencionada por el secretario de seguridad urbana. Después de la operación de inspección, que cerró la Galería Pagé durante diez días, un centro comercial tradicional en la región central de São Paulo, la ciudad anunció en abril de este año que tiene la intención de transformarlo en un punto de venta. Sin embargo, el proyecto aún no ha definido una fecha de inicio.

RELACIONADO