"ETCO se destaca en la defensa ética de la competencia y en el fortalecimiento de la moral empresarial"

Tercio Sampaio Ferraz Júnior
19/10/2022

¿Cuál es el papel de la ética para el desarrollo del país y, en particular, cuál es el papel de la ética de la competencia en esta misión? Aunque con raíces similares (ethos / mos), para el sentido común, en el mundo empresarial impera una exigencia moral: la buena fe, la lealtad, sin la cual las relaciones funcionan mal.

Para la ética, el objetivo es la competitividad como derecho a actuar creativamente en el juego del libre mercado. En sí mismo, el mercado es ciego para los individuos y en él no todos los agentes son igualmente libres. De ahí la necesidad de preceptos éticos colectivos. Y es en su implementación que juega un papel en el desarrollo de los países emergentes en un mundo globalizado.

ética pública

ETCO ha desempeñado un papel importante tanto en la defensa ética de la competencia como en el fortalecimiento de la moral empresarial. En el primer caso, recuerdo el compromiso de su lucha por la justicia fiscal; en consecuencia, la lucha contra el contrabando y la visión crítica de las reformas tributarias. En el segundo, su fuerte reacción contra la corrupción, que atenta contra la moral empresarial y pervierte la ética pública.

Competición libre

Toda actividad empresarial tiene como objetivo el lucro, pero se debe preservar la libre competencia, ya que su eliminación es el medio por el cual el poder económico domina el mercado y lo pervierte. El principio de libre competencia garantiza, en nombre de la comunidad, el ejercicio de la libre empresa y exige, como todo derecho, el respeto de los límites éticos. Estos no solo deben buscarse en la propia libre competencia, sino también en el ejercicio de otras libertades, como el consumo y el acceso a los beneficios de la propiedad y la producción.

Tercio Sampaio Ferraz Júnior, abogado, tiene un doctorado en Derecho por la USP y en Filosofía por la Universidad de Mainz, Alemania. Profesor de la USP y PUC-SP, fue procurador general del Tesoro Nacional (1991), secretario ejecutivo del Ministerio de Justicia (1990) y director jurídico de la Fiesp (1981).

 

RELACIONADO