Economía sumergida mueve R$ 1,7 billones en Brasil y vuelve al patrón prepandemia

Ligeramente superior al observado el año pasado, el índice representa el 17,8% del Producto Interno Bruto nacional 

por ETCO
01/12/2022

La economía sumergida aumentó su participación en la economía brasileña y alcanzó el 17,8% del PIB, lo que representa aproximadamente R$ 1,7 billones de reales. El resultado es parte de Índice de economía subterránea (HEI), una sociedad entre el Instituto Brasileño de Ética en la Competencia (ETCO) y FGV/IBRE, que desde 2003 acompaña la evolución de las actividades que actúan al margen de las leyes y reglamentos que afectan las actividades formales en el país.

El indicador, superior al observado en 2021 (17,4%), apunta a un retorno al patrón de aumentos provocado por los acontecimientos de los últimos años asociados a la pandemia de covid-19, que elevaron el nivel de incertidumbre en relación con el desempeño de la economía.

El final de la fase más aguda de la pandemia y el inicio del proceso de normalización de la actividad económica favorecieron una recuperación más rápida del empleo informal, que reacciona con mayor rapidez, contribuyendo a la incremento en el Índice de Economía Subterránea (IES) en el año de 2021.

Según Edson Vismona, presidente de ETCO, este incremento en las IES apunta al nuevo gobierno la necesidad de fortalecer los fundamentos económicos, con una reforma tributaria que estimule la formalización de la economía y la generación de empleos.

Haciendo un rescate histórico, los incrementos observados en el indicador hasta el año 2019 fueron consecuencia de la crisis iniciada a mediados de 2014, que redujo el sector formal de la economía. Al mismo tiempo, la reducción de las tasas de interés y el lento aumento de la actividad económica suavizaron el escenario de crecimiento de la economía sumergida, que sería más fuerte en ausencia de estos factores.

 

 

 

 

 

El Gráfico muestra la evolución del Índice de Economía Subterránea desde 2003 - Fuente: Elaborado por ETCO y FGV / IBRE

El economista de FGV/IBRE, Fernando de Holanda Barbosa Filho, destaca que los últimos años asociados a la crisis de la pandemia de COVID-19 han afectado de manera desproporcionada a los trabajadores informales en comparación con los trabajadores formales.

“Por ser más flexible, es muy probable que el empleo se recupere, como ya hemos visto, por incrementos más fuertes del mercado laboral informal, lo que puede llevar a mayores incrementos en el indicador de economía sumergida en los próximos años. Por lo tanto, la dinámica del indicador dependerá de la velocidad de recuperación de la economía, que dependerá del avance de las reformas necesarias para dinamizar la economía”, concluye Barbosa Filho.

Vismona y Barbosa Filho coinciden en que los factores estructurales que llevaron a la reducción de la economía sumergida siguen presentes en la economía brasileña, pero se necesita cautela al evaluar la evolución del indicador, ya que su dinámica dependerá de la velocidad de la recuperación económica, que dependerá del progreso de las reformas necesarias para estimular la economía.

Evolución del índice

ETCO y FGV/IBRE desarrollaron un índice para el seguimiento de la economía sumergida proporcionando un indicador de la evolución de las actividades informales. La economía sumergida se define como la producción de bienes y servicios no informados al gobierno, deliberadamente, para evadir impuestos; evasión de aportes a la seguridad social; eludir el cumplimiento de las leyes y reglamentos laborales; evitar costes derivados de las normas aplicables a cada actividad.

El índice comienza en 2003, con el valor más alto de la serie histórica, cerca del 21% del PIB brasileño y, desde entonces, ha mostrado una fuerte tendencia a la baja, alcanzando su valor más bajo en 2014 (16,1%). Sin embargo, a partir de 2015 el indicador empeoró, con un aumento de más de 1 punto porcentual entre 2015 y 2019.

La reducción del índice en el país en la década de 2000 está relacionada con varios factores estructurales que estimularon la formalización del mercado laboral y dificultaron el funcionamiento de las empresas al margen de la ley. Entre los factores que ayudaron a incrementar la formalización de la economía, podemos mencionar el aumento del mercado crediticio y la expansión de la escolaridad promedio de los brasileños.

Además, las medidas para simplificar los estándares legales ayudan a reducir el costo de formalización, estimulando una reducción de la economía sumergida. En este sentido, las medidas con la implementación de facturas electrónicas (NFes), SIMPLES y MEI tienden a formalizar más la economía.

Entre el segundo trimestre de 2014 y el cuarto trimestre de 2016, Brasil enfrentó un largo período de recesión (11 trimestres) según el Comité de Ciclo Económico (CODACE). Una de las consecuencias de esta pérdida de dinamismo en la economía fue el aumento del número de personas dedicadas a actividades informales.

Podemos ver (Gráfico) un empeoramiento en el Índice de Economía Subterránea entre los años 2015 y 2019. En este período, hubo un incremento de más de 1 punto porcentual en el Índice de Economía Subterránea, por lo que pasó de 16,2% en 2015 a 17,3% en 2019.

Entre 2016 y 2019 se produjo una recuperación del empleo, aunque informal, cuyas relaciones laborales son mucho más flexibles, generando incrementos en el número de personas sin contrato laboral y en la participación de los ingresos de este grupo en el ingreso total.

Por tanto, el incremento de la informalidad observado en este período hizo mayor el impacto vía el mercado laboral, lo que llevó a sucesivos incrementos en el Índice de Economía Subterránea entre los años 2015 y 2019.

En 2022, fue posible notar un aumento de 0,4 puntos porcentuales en el indicador, explicado por el regreso al patrón de elevaciones observado antes de la pandemia. Este valor observado en 2022 muestra que la economía sumergida en Brasil movió algo cercano a R$ 1,7 billones de reales, cercano, por ejemplo, al PIB de Suecia, lo que corresponde a algo cercano al 18% del PIB brasileño, según datos del FMI.

Este aumento del indicador en 2022 está asociado al inicio de la normalización económica y al cambio en la composición del mercado laboral. Con la pandemia bajo control, hubo una recuperación más rápida en el sector informal en comparación con la caída observada en los trabajadores formales, lo que llevó a un aumento de la informalidad.

El lado positivo es que los factores estructurales que llevaron a la reducción de la economía sumergida siguen presentes en la economía brasileña. El proceso de simplificación de normas y reglamentos sigue activo (con perspectivas de expansión por parte del actual gobierno), la educación media brasileña continúa aumentando y el mercado de crédito debería retomar su senda de crecimiento.

Además, los efectos de la reforma laboral tienden a estimular la formalización del mercado laboral, reduciendo el costo relativo de la formalización, estimulando el retorno del empleo formal. La reciente creación del PIX también debe fortalecer, en los próximos años, el uso de mecanismos formales de pago, facilitando la medición de las actividades económicas y, por lo tanto, permitiendo la reducción de la participación informal en el PIB brasileño en el largo plazo.

 

RELACIONADO