Proyecto de ley del Senado prevé combatir deudor persistente

En el momento en que se evalúa la implementación de un nuevo Refis, para la renegociación de las deudas de las empresas, surge la discusión sobre la búsqueda de medidas compensatorias.

En ese sentido, hay una iniciativa lista para ser votada por el pleno del Senado Federal que permitirá la lucha contra el deudor persistente, que desangra las arcas federales en el orden de R$ 14 mil millones al año, sólo en el combustible mercado. Es el PLS 284/17 que prevé, entre una serie de medidas, la distinción objetiva entre deudores: el eventual deudor e el deudor reiterado (que no se verá afectado por dicho PLS) y el deudor persistente, esto sí, hay que combatirlo, por lo tanto, se estructura intencionalmente para no pagar los impuestos adeudados.

Para tener una idea de los pasivos, también en el sector de combustibles, las deudas activas alcanzan los R$ 70 mil millones. Lo que corresponde, por ejemplo, al 8% del PIB de Minas Gerais el año pasado.

El PLS 284/17 fue informado por el Senador Fabiano Contarato (PT-ES) y fue aprobado por varias comisiones y ahora solo depende del Presidente del Senado Federal, Rodrigo Pacheco (PSD-MG) avanzar y orientarse. La demora en la aprobación de este proyecto incentiva la persistencia del deudor, perjudicando las arcas públicas y la sociedad en su conjunto.

Para el presidente de ETCO (Instituto Brasileño de Ética de la Competencia), Edson Vismona, que sigue el avance de la agenda en el Congreso, el gran desafío del ordenamiento jurídico brasileño es diferenciar al moroso del deudor persistente. “Contumaz no es contribuyente, es un delincuente, pues practica el fraude en el ejercicio de sus actividades. El moroso, por su parte, quiere estar al día, pero por diversas circunstancias no puede pagar sus obligaciones tributarias, éste merece atención por parte del gobierno y estímulo para su regularización, mientras que el persistente debe ser repelido”, él dice.

Crimen Transnacional

El desempeño de las organizaciones criminales en nuestro país es conocido en toda la sociedad y ha sido combatido por las fuerzas policiales y de inteligencia, el Ministerio Público (federal y estatal), la Receita Federal y el Poder Judicial. 

Desde principios de este siglo, sin embargo, hemos visto un crecimiento no solo en términos de presencia en nuestras fronteras (articulando el contrabando, especialmente de cigarrillos y tráfico de drogas y armas) y en las ciudades, sino también como expresión de los intereses financieros, logísticos y en el uso de armas pesadas, frente al Estado. 

La estructura criminal se sofisticó, con niveles de gobernabilidad, expandiendo su acción en todas las regiones de Brasil y avanzando por los países sudamericanos, aumentando su poder y, según el informe de expertos en la lucha contra el crimen organizado, infiltrando los tres poderes del República e influir en las elecciones. 

Los tentáculos se sienten en ciudades asediadas por lo que se llama el “nuevo cangaço” que promueve el robo de bancos, empresas de transporte y crea reserva de mercado en las comunidades vendiendo cigarrillos, carga robada, TV por cable, bienes raíces, estructurando el tráfico de drogas y armas. , distribución de combustible, gas y electricidad. Ocupan el espacio que debería corresponder al Estado. 

Ya tuvimos escenas insólitas de “salves” paralizando la mayor ciudad de Brasil y articulando rebeliones en cárceles de todos los estados de la federación.  

Esta realidad demuestra que debemos invertir más y mejor en su lucha de manera coordinada, utilizando información e inteligencia, especialmente para atacar transacciones financieras y operaciones de lavado de dinero. 

Avanzamos con la creación de GAECOS en el Ministerio Público; Centros de Inteligencia y Control en los Estados; de la Secretaría de Operaciones Integradas y el Centro Integrado de Operaciones Fronterizas en el Ministerio de Justicia y Seguridad, Programa Integrado de Protección Fronteriza en la Dirección de Seguridad Institucional, pero faltó el fortalecimiento del COAF - Consejo de Control de Actividades Financieras. 

Comprender la dimensión del problema debería ayudar a identificar los medios para combatirlo. Toda la estructura estatal existente debe estar cada vez más integrada y coordinada, utilizando tecnología, cruzando información y mapeando áreas delictivas, recolectando datos y, fundamentalmente, compartiéndolos entre instituciones. 

Tuve la oportunidad de visitar el Centro Nacional para la Coordinación de los Derechos de Propiedad Intelectual en los Estados Unidos (IPR Center) y ser testigo de una experiencia muy interesante: un espacio que reúne de manera permanente a representantes de 25 agencias federales de los Estados Unidos y de los gobiernos de Canadá y México, evaluar amenazas, definir acciones y compartir información, este último punto, en la visión de los estadounidenses y también por lo que identificamos en Brasil, es el mayor desafío. Quienes tienen la información se resisten a compartirla, creando serios obstáculos a las acciones. En un discurso, el Secretario de Justicia de EE. UU. dijo que el 11 de septiembre demostró cuán dañina puede ser la falta de intercambio de información entre agencias. 

En Brasil, el Tribunal Federal de Cuentas presentó, en 2018, un informe que evalúa la aplicación de recursos en el control de nuestras fronteras e hizo importantes recomendaciones para los responsables de la seguridad: Desarrollo de trabajo integrado y coordinado entre agencias; promoción de coaliciones; enfrentar diferencias, identificar conflictos, mapear procesos. 

Internamente, la promoción de estas iniciativas representa un gran desafío, sin embargo, debemos considerar que debemos enfrentar un desafío aún más complejo, para emprender esta actitud cooperativa entre países, que también sufren por la presencia de organizaciones criminales que operan en sus territorios, desafiando la soberanía y atentar contra la seguridad pública. Argentina y Paraguay ya identificaron acciones estructuradas por ramas de la facción criminal brasileña más articulada. Las autoridades argentinas incluso señalan vínculos con Hezbollah, que ha fortalecido la logística para el tráfico internacional de drogas y armas. 

Las acciones de los delincuentes son cada vez más audaces. Un triste ejemplo ocurrió recientemente con el asesinato del fiscal paraguayo Marcelo Pecci, activo en la lucha contra el crimen organizado, y, no olvidemos, el asesinato del juez brasileño Antonio Machado Dias, encargado de prisiones en el interior de São Paulo en 2003. Estos crímenes y las constantes amenazas que sufren fiscales, jueces y policías que luchan contra facciones criminales en Brasil y países de América Latina dan fe de la necesidad urgente de una conexión más intensa de las fuerzas policiales y de inteligencia entre países.  

Para combatir el crimen transnacional es imperativo que existan acciones institucionales permanentes que permitan la interacción entre gobiernos, ministerios públicos y poder judicial. Ciertamente, las disputas ideológicas no pueden impedir el fortalecimiento de esta estrategia de defensa de la seguridad pública latinoamericana.

Artículo: Jóvenes, ética y mercado de trabajo

En este siglo estamos viviendo cambios profundos en el mercado laboral, desde el dominio del uso de herramientas digitales hasta el crecimiento, con la pandemia, del llamado teletrabajo. El impacto en la vida de todos fue enorme.

La adaptación a los cambios ha sido más difícil para las llamadas generaciones análogas, que tienen que lidiar con paradigmas que no tuvieron en su formación, pero los más jóvenes también enfrentan nuevos desafíos, especialmente relacionados con la inserción en el mercado laboral.

A finales de marzo, Instituto Coca-Cola, ETCO y Cufa – Central Única das Favelas realizaron un Live sobre este tema: Ética, Juventud y Mundo del Trabajo con la participación de jóvenes que han estado buscando su primer empleo. . Quedó claro que la formación profesional, la incorporación de tecnología, la comprensión de cómo funciona la estructura organizacional de las empresas, el sentido de la responsabilidad y la innovación son factores importantes, pero el comportamiento, las reglas de convivencia comienzan a exigirse en ambos sentidos: desde mercado con jóvenes y jóvenes con empresas. Las preguntas muestran que actitudes, antes no tan consideradas, se han vuelto determinantes.

Los jóvenes quieren saber qué posibilidades tendrán para su desarrollo profesional; si la empresa fomenta la participación, dando libertad para expresar su opinión; si el horario es flexible, finalmente, a través de un mejor equilibrio entre la vida personal y profesional, se presentan aspectos relacionados con la felicidad. Es interesante notar que en una encuesta realizada por Linkedin, las respuestas relacionadas con el dinero (aumento de salario, ganar más que tus amigos) estaban en un nivel más bajo.

Este es el retrato del posicionamiento de los jóvenes, como por parte de las empresas, también existe una preocupación por la postura de los jóvenes en relación a los valores y principios, se pueden enseñar prácticas relacionadas con el ejercicio profesional, pero entendiendo lo que es correcto. La honestidad, el carácter, el respeto deben ser vistos como una actitud que antecede a la competencia laboral.

De hecho, esta comprensión de los valores éticos quedó demostrada en la encuesta nacional realizada por ETCO/Datafolha sobre la percepción de la ética por parte de los jóvenes, donde se señalaron estas interrogantes cuando piensan en lo que significa ser ético.

Esta visión de la ética en el mercado laboral también fue atestiguada en otra encuesta realizada por la consultora Eureca, indicando que los jóvenes consideran que las métricas ESG deben ser respetadas por las empresas, defendiendo así el medio ambiente, temas relacionados con la inclusión, la diversidad, la gobernanza, la anti -Se imputan actos de corrupción.

En este aspecto, existe una clara convergencia, los jóvenes y las empresas cada vez más avanzan hacia nuevas posturas y propósitos, buscando un ambiente de trabajo más sano, ético y acogedor, fortaleciendo su identidad y la satisfacción de pertenecer a la organización.

Los datos presentados en estas investigaciones son indicaciones interesantes del momento que estamos viviendo, de la necesidad de afrontar nuevas posturas, en un claro sentido de la evolución de comportamientos y exigencias.

Es necesaria una adaptación constante, la postura dogmática se ha vuelto obsoleta, el ejercicio de los valores se ha convertido en la regla.

Esta realidad, por un lado, demuestra un sentido de progreso en las expectativas, por otro, despierta mi preocupación, ya que nos damos cuenta, no solo en Brasil, sino en todo el mundo, que los liderazgos, especialmente en el ámbito político, no muestran que están alineados con este momento que se presenta como disruptivo, lo viejo queda atrás, pero lo nuevo aún no se consolida, el discurso necesita ser puesto en práctica.

No en vano el joven ha mostrado un distanciamiento de la política. No ve en nuestras instituciones un compromiso con los estándares que defienden, que no comparten con su cosmovisión. Esto no es nada nuevo, la juventud siempre cuestionó el statu quo, sin embargo, identificaron en el ejercicio de la política una acción que podía posibilitar los cambios, de ahí el movimiento estudiantil. Hoy, sin embargo, veo una desilusión, una consternación con el ejercicio de la política como pacto efectivo con el interés público.

Nuestra obligación, como organizaciones sociales y empresariales, es clara, tenemos que defender una clara actitud de defensa y práctica de valores que fortalezcan nuestro propósito e involucren a los más jóvenes. Señalan lo que quieren, necesitamos allanar el camino, ayudar a alcanzar el destino común.

Brasil: Pérdidas y ganancias

Al identificar las pérdidas ocasionadas por una acción, buscamos demostrar las pérdidas en valores para facilitar la comprensión y alcance de los daños.

Así, al estimar el impacto del mercado ilegal; el tamaño de la informalidad y el litigio tributario, extraemos cifras que reflejan las pérdidas y, en consecuencia, las ganancias si este espacio fuera ocupado por la legalidad, la formalidad y la racionalidad en la aplicación de nuestro sistema tributario.

Tenemos instituciones que desarrollan métricas tratando de medir la dimensión de estas desviaciones.

ETCO desarrolló con IBRE/FGV el índice de economía sumergida realizado desde 2003 y que en 2021 alcanzó la cifra de R$ 1.3 billones, lo que representa el 16,8% del PIB brasileño y con la consultora EY patrocinó un estudio internacional que constató que el impuesto de litigios, en las instancias administrativa y judicial, alcanza la asombrosa suma de R$ 3.4 billones.

En cuanto a la informalidad en el comercio minorista brasileño, el IDV — Instituto para o Desenvolvimento do Varejo realizó una encuesta con la consultora McKinsey & Company que indica que la evasión fiscal en el comercio minorista físico es del 25% al ​​34% y en el digital del 33% al 37% de las ventas (que viene experimentando un crecimiento continuo en la oferta de productos ilegales sin facturas), con valores entre R$ 95 y R$ 125 mil millones.

El Foro Nacional Contra la Piratería y la Ilegalidad recopila datos de 15 sectores productivos (confecciones, combustibles, higiene personal, perfumería y cosmética, bebidas alcohólicas, plaguicidas, TV paga, cigarros, artículos deportivos, anteojos, computadores, software, celulares, audiovisuales, importados). perfumes y juguetes) desde 2014 y la encuesta para el año 2021 muestra que estos sectores tuvieron pérdidas de R$ 205.8 mil millones, lo que sumado a R$ 94,7 mil millones (estimación conservadora de un promedio de 46% de impuestos no recaudados) alcanza el valor de R$ 300.5 mil millones. En comparación con 2014, el mercado ilegal (contrabando, piratería, falsificación y fraude) se triplicó.

Estas cifras de miles y billones de reales relacionadas con las pérdidas de la industria, el comercio y la economía formal nos hacen preguntarnos cuál sería la ganancia para la generación de empleos, ingresos e impulso para nuestro desarrollo e innovación. Un ejemplo simple, agregando la evasión del comercio y la industria indicada solo en las encuestas IDV y FNCP, sería posible financiar 18 millones de subsidios familiares por más de 38 meses con un monto mensual de R$ 300.

Estas proyecciones se limitan a números y lo que se podría generar en ganancias para la sociedad en su conjunto, sin embargo estas pérdidas para la sociedad no se pueden medir solo en valores monetarios, ya que tienen otras consecuencias, ya sea para la seguridad pública, aumento de la corrupción y disminución de las inversiones productivas.

Nuestras fuerzas policiales y del SRI (federal, estatal y municipal) comprueban que con estos recursos retenidos se financian organizaciones criminales, fomentando además el tráfico de drogas y armas.

Por otro lado, el nivel de empleo se ve afectado. Se cerraron fábricas y otras están bajo amenaza, incluido el crecimiento de empresas deudoras persistentes que están estructuradas para nunca pagar impuestos y, por lo tanto, erosionan la competencia. Los sectores de combustibles y tabaco han sufrido con esta acción, pero el sector textil también se ha visto sacudido.

Las diversas caras de la ilegalidad y las operaciones de los deudores persistentes configuran un fenómeno económico criminal, que debe ser atacado por la oferta y la demanda. Oferta, con represión, a través de acciones integradas y coordinadas de las fuerzas policiales y de ingresos.

La demanda, en cambio, está motivada por el precio, que es menor en el ilegal gracias a la evasión y debe enfrentarse a cambios en el sistema tributario. Un ejemplo de lo que se puede hacer es la reciente simplificación del cobro del ICMS a los combustibles, definiendo la tarifa monofásica y única para todos los estados, lo que debería reducir el espacio para los evasores.

De hecho, no podemos subestimar los efectos del mercado ilegal y la consiguiente evasión fiscal. La magnitud de las pérdidas y lo que podría traducirse en ganancias para toda la sociedad demuestran que la ilegalidad debe estar permanentemente en la agenda de los sectores productivos y del poder público, los cuales deben actuar en cooperación en la lucha contra quienes desprecian la ley. Os los daños no pueden ser ignorados, ya que perjudican a todos los brasileños que soportan sus obligaciones y nuestras expectativas para el futuro.

La transacción fiscal avanza. ¿Y la mediación?

En 2019, el Instituto Brasileño de Ética de la Competencia (ETCO) patrocinó una estudio internacional realizado por EY abordar la dimensión de Litigio fiscal brasileño. El resultado fue asombroso: teníamos R$ 3.4 billones en discusión en las esferas administrativa y judicial, gracias a la intrincada estructura tributaria, dando lugar a las más variadas interpretaciones; agravación de multas y representaciones fiscales con fines delictivos sin justificación; retrasos en las decisiones; resultando en este pasivo de billones de reales. No hay comparación con ningún otro país.

Es evidente que esta situación afecta severamente nuestra seguridad jurídica: perjudica al contribuyente que quiere regularizarse y al fisco que necesita recibir.

En dicho estudio se planteó la facilitación de la transacción tributaria (para comenzar a resolver este pasado) y los mecanismos alternativos de solución de conflictos de carácter tributario, ya sea el arbitraje o la mediación, para mitigar el crecimiento de la deuda en el futuro.

En abril de 2020 se promulgó la Ley N° 13.988, que en su artículo 1 define sus alcances: establecer los requisitos y condiciones para que el Gobierno Federal, sus dependencias y fundaciones, y los deudores o adversarios realicen una operación de resolución de litigios relacionados al cobro de créditos del Tesoro Público, de carácter tributario o no tributario.

Después de casi dos años, un informe reciente de PGFN indica resultados interesantes:

“Del monto total registrado en deuda cobrada en 2021, R$ 6,4 mil millones son resultado de convenios de transacciones tributarias. Esta estrategia de recaudación representó el 20% del total recaudado por PGFN y explica el importante crecimiento de la recaudación el año pasado.

En los últimos dos años, la operación activa de deuda se ha consolidado como una importante política pública orientada a superar la crisis económico-financiera agudizada por la pandemia. Previsto durante años en el Código Tributario, la operación tributaria fue autorizada por la Ley Núm.

En cuanto al impacto en el ambiente de negocios y en el ajuste fiscal, el fiscal general adjunto para la gestión activa de la deuda, Cristiano Morais, destacó que las estrategias adoptadas han ido solucionando pasivos acumulados durante años -desde el inicio del programa de transacciones, en 2019, ya Se negociaron más de R$ 200 mil millones en deudas, beneficiando tanto al gobierno como a los contribuyentes, siempre en línea con los pilares de la actuación del Ministerio de Economía, el ajuste fiscal y la mejora del ambiente de negocios.

“Es un proceso ganar-ganar. Gana la Unión, gana la PGFN —que logra llevar recursos al erario y ayuda con el impuesto, con la recaudación— y gana también el contribuyente, que puede retomar sus actividades. Los resultados muestran que el camino trazado, con estas estrategias y enfoques, ha tenido el resultado esperado, contribuyendo a mejorar la cobranza, mejorar el ambiente de negocios, además de evitar el fraude y la competencia desleal”, dice el fiscal.

Este informe da fe de que las direcciones señaladas en el citado estudio ETCO-EY son correctas y demuestra el éxito de la transacción, que debe mejorarse, ampliando su alcance.

Sin embargo, si avanzamos en la resolución del pasado, aún debemos abordar el futuro y evolucionar en la regulación y estabilidad de las reglas que rigen las alternativas de resolución de conflictos —mediación, conciliación y arbitraje— en materia tributaria, creando un nuevo nivel de fiscalidad. relación — contribuyente en Brasil. Prácticas que se adoptan en los países que reconocen a estos institutos como medios que atienden la liquidación rápida de las deudas tributarias, sin necesidad de empantanarse en instancias administrativas y judiciales.

Necesitamos acelerar el paso para reestructurar nuestro sistema tributario a fin de superar los enormes litigios. Aprovechando los resultados obtenidos con la ley de transacciones tributarias, ha llegado el momento de contar rápidamente con una ley que regule estos mecanismos alternativos de solución de conflictos de carácter tributario, definiendo con mayor precisión, transparencia y seguridad reglas que materialicen la posibilidad expresada en el artículo. 38 de la Ley nº 13.144/15, superando las controversias existentes, incluidas las de constitucionalidad.

Entre tantos desafíos que plantea el tema tributario y que son urgentes, no podemos dejar de identificar nuevas soluciones, superando procedimientos arcaicos que no satisfacen nuestras necesidades más apremiantes.

 

 

No verás ningún país

La cultura siempre debe valorarse. La poesía, la literatura, la música expresan artísticamente el sentimiento de un pueblo y despiertan emociones, dando sentido a situaciones que la razón muchas veces no puede comprender.

En mi último artículo Usé Grande Pessoa para abordar el tema de la ética (Ser genial, estar completo). En esto confío en Ignácio de Loyola Brandão, en su obra “No Verás País Ninguno”, para expresar un toque de perplejidad ante los últimos hechos que acechan a nuestro amado y sufriente Brasil.

Hay tantos que tendría que escribir mucho más de lo que me permite el espacio que me dan. Me limitaré a dos temas que ejemplifican algunas de las dificultades que sigo de cerca.

Sabemos que Para lograr el desarrollo deseado, debemos garantizar una seguridad jurídica que permita la atracción de inversiones, la generación de empleo e ingresos.. Sin embargo, lejos de avanzar en esta meta, nos estamos alejando de esta meta todos los días. Con esfuerzo, dedicación y mucha competencia, estamos retrocediendo.

Veamos el tema tributario: siempre se habla de la urgente necesidad de tener una "reforma tributaria" que mejore nuestro sistema, sea amplio y simplifique el cumplimiento de obligaciones y, por supuesto, no suba aún más los impuestos.

Estos complejos objetivos solo se lograrán con un amplio debate, con la participación de expertos en los entresijos del derecho tributario, empresarios, representantes de los contribuyentes, gobiernos, sociedad civil, políticos y que exista una reunión de cuentas, todo para evaluar las consecuencias, riesgos y alcance de las medidas que se adoptarán.

Pero aquí viene un paquete que, lejos de la cautela necesaria, promueve cambios severos en la estructura tributaria: altera la tributación sobre la renta; dividendos; de utilidades retenidas; no deducibilidad de los intereses sobre el capital social; genera nuevos trámites burocráticos y aumentará la carga tributaria, sobrecargará las inversiones productivas y, por supuesto, al final, a los consumidores.

Con una fuerte reacción de la industria, el comercio, los servicios, los profesionales liberales, los estados y los municipios, las opiniones fueron presentadas por el relator, confundiendo aún más lo incomprensible. Es la lógica del "puxadinho". Resultado: repulsión unánime y cohesionada, contrario al dicho que dice ser “tonta unanimidad”.

Pero todo puede empeorar. ¡La Cámara Federal decide que este asunto debe ser votado con urgencia! Impedir una discusión más profunda, con estudios y debates técnicos.

Los contribuyentes y los sectores productivos fueron atropellados. La lógica política se aleja de la sociedad, con justificaciones populistas.

Junto a esta insólita situación, señalo otro absurdo. El Poder Ejecutivo propone una Medida Provisional para cambiar profundamente la estructura de distribución de combustibles. Por un lado, permitir la venta directa de etanol por parte de las plantas a las estaciones de servicio y por otro, autorizar la venta de combustible de una fuente diferente a la que indica el banner de la estación de servicio. Propuesta apresurada e inexplicable.

La simple justificación es ilusoria, el precio bajará y el consumidor se beneficiará, como si fuera posible reducir el precio final sin cambiar la estructura fiscal que se centra en los combustibles. Estos conceptos erróneos fomentarán el impago de impuestos, una práctica que afecta a toda la industria.

Será muy difícil, si no imposible, supervisar la cadena de distribución y, en el caso de la venta de un producto distinto al de una estación de servicio, se engañará al consumidor, ya que tendrá la creencia de que está suministrando. un producto de una marca en la que confían y recibirán algo que desconoce el origen.

Esta asombrosa iniciativa, que es aplaudida por deudores persistentes, nunca ha sido defendida por la industria ni por los consumidores. Un verdadero error.

Algunas preguntas: ¿Qué tan urgente es que una acción tan disruptiva se presente a través de MP? ¿Cuáles son los intereses reales que lo motivan? ¿Se han evaluado los riesgos?

Estos dos ejemplos de repentinas propuestas legislativas me recuerdan a la película de Hugo Carvana, protagonizada por el fallecido Tarcisio Meira, con el título: “No te preocupes, nada funcionará”.

Tiempos difíciles. Hay métodos en estas medidas, que sobrecargan a quienes aportan y, sin validación en estudios, no atienden los legítimos intereses de la sociedad, el consumidor, los sectores productivos, en definitiva, los que apoyan al Estado. Y todo ello en medio de una pandemia, altas tasas de interés e inflación, alto desempleo, escisión institucional, con los gobernantes en claro enfrentamiento.

Perdimos el sentido de planificación, de prioridad, de hacer lo que realmente importa y establecer un claro divorcio entre sociedad y Estado.. Al implantar reglas erráticas, cosechamos más inseguridad jurídica.

Como abogado, soy optimista, pero tengo que ser realista. Sí, si nos ceñimos a esta ruta, nada funcionará y no tendremos ningún país, al menos no el que queremos.

El arte ha hecho sus advertencias, hay que escuchar y reaccionar.

*Edson Luis Vísmona es abogado, presidente del Instituto Brasileño de Ética de la Competencia - ETCO y del Foro Nacional Contra la Piratería y la Ilegalidad - FNCP. Fue secretario de justicia y defensa de la ciudadanía del Estado de São Paulo (2000/2002)

** Este es contenido de Bússola, una asociación entre FSB Comunicação y Exame. 

Los especialistas elogian la transacción, pero piden la expansión del instituto

En abril de 2020, el Ley 13.988, que introdujo en el ordenamiento jurídico brasileño el instituto de transacciones tributarias, un instrumento alternativo que tiene como objetivo resolver el litigio de la deuda tributaria. Si bien el mecanismo está previsto desde la creación del Código Tributario Nacional, en 1966, ha estado inactivo durante más de medio siglo y solo pasó a formar parte de la lista de opciones de los contribuyentes después de la promulgación de la ley el año pasado.

En términos generales, la implementación de la transacción tributaria abrió un nuevo capítulo en la relación entre las autoridades tributarias y los contribuyentes, favoreciendo la negociación de deudas tributarias en lugar de disputas perpetuas en el Poder Judicial. Además, el instrumento también trata de superar las necesidades recurrentes de publicar nuevos programas Refis, considerados injustos desde el punto de vista de la justicia fiscal, así como permitir que las empresas en situación de recuperación judicial puedan regularizar sus pasivos fiscales.

Poco más de un año después de la entrada en vigor del instituto, los abogados consultados por el Jota señalan que los resultados obtenidos muestran una tendencia a consolidar el instrumento como el principal medio de resolución de pasivos tributarios en Brasil. Según datos de la PGFN, hasta la primera quincena de julio, en el ámbito del cobro activo de la deuda, se negociaron deudas que alcanzaron el monto de R $ 112 mil millones, en más de 350 mil convenios firmados. En cuanto a las transacciones individuales, se firmaron convenios por más de R $ 6 mil millones.

“Los contribuyentes se han interesado no solo en las modalidades de los avisos, sino también en las transacciones individuales. Para pasivos de difícil conciliación se ha buscado el instrumento. Por otro lado, para la PGFN también ha sido beneficioso, porque te guste o no, es una forma de recuperar créditos sin perspectivas ”, dice el perito fiscal Diego Diniz, socio de Daniel & Diniz Advogados.

Una de las principales razones que sustentan el análisis de que el instrumento también ha sido positivo para la PGFN pasa por el hecho de que, al menos en este primer año de vigencia, la operación tributaria se centró en aquellos créditos calificados por las autoridades tributarias como irrecuperables o de difícil recuperación. . Cálculos del abogado, por ejemplo, muestran que los veinte programas Refis abiertos en el país desde 2001 totalizaron R $ 240 mil millones en pasivos fiscales recuperados. Sin embargo, de este total, R $ 190 mil millones fueron créditos clasificados como recuperables.

“La primera impresión cuando hablamos de transacciones es compararlas con los programas Refi. Pero aquí el enfoque es diferente. No le estoy dando amnistía a nadie para que se financie con dinero del gobierno. Estoy viendo situaciones que o el gobierno no espera recuperar o es una situación muy individual para los contribuyentes ”, dice Andréa Mascitto, socia de Pinheiro Neto Advogados y profesora de derecho tributario en FGV SP.

Desde la perspectiva de Ricardo Soriano de Alencar, Fiscal General del Tesoro Nacional, la recepción de la transacción tributaria por parte de la sociedad civil ha sido positiva. "No solo por el número de suscriptores, que es sustancial, o la resolución de créditos fiscales con la PGFN y la Hacienda Federal, sino, de manera especial, porque la transacción abrió una nueva etapa en la relación entre las autoridades tributarias y contribuyentes ”, evalúa.

Alencar también agrega que las estrategias para popularizar aún más el instituto de transacciones en el país han llamado la atención de la PGFN. “La transacción es una herramienta importante para los contribuyentes y es sensato que todos conozcan su existencia y sus posibilidades. Hoy nos hemos esforzado en dar a conocer nuestras acciones y estamos atentos a las necesidades que se detectan en nuestro contacto con la sociedad ”, dice.

Mejoras necesarias

Porque la transacción tributaria está cada vez más presente en la vida cotidiana de los contribuyentes brasileños y, de hecho, es una opción más productiva para discutir deudas tributarias, los abogados escuchados por el Jota señalan que son necesarios algunos ajustes para que su uso crezca y sea más democrático.

Actualmente, existen tres tipos de transacciones que la legislación autoriza: (i) transacción de membresía para deudas ya registradas en deuda activa con valor inferior a R $ 15 millones o créditos derivados de litigios de escaso valor; (ii) transacción individual, para empresas con deudas con las autoridades tributarias superiores a R $ 15 millones; (iii) transacción de litigio, para créditos derivados de controversias legales relevantes y generalizadas, preferiblemente que no sean objeto de repercusiones generales o repetitivas.

Una de las principales críticas del instituto es la regla de que, para que las empresas se adhieran a la transacción individual, la deuda tributaria debe superar los R $ 15 millones. Este valor base fue establecido por Ordenanza PGFN 9.917 / 2020, que disciplinó las reglas para la transacción tributaria. Si la suma de la deuda no alcanza este monto, solo es posible optar por la transacción por adhesión.

“Lo que más me molesta de la transacción hoy es el tema de que la 'fosa común' de la adhesión es básicamente la única alternativa para la mayoría de los contribuyentes brasileños. Los grandes deudores hoy son, por regla general, empresas que ya están consolidadas en el mercado y que tienen capacidad financiera para pagar. ¿Por qué una empresa mediana o una microempresa no puede sentarse con el abogado, ya sea a través de un abogado o por sus propios medios, a negociar? ”Pregunta Mariana Cardoso Martins, socia de CMartins Advogados y cofundadora del Instituto Brasileño. de Arbitraje y Transacción Tributaria.

Este tema ya está siendo disputado por el Poder Judicial. En mayo de este año, el Noveno Juzgado Civil de la Sección Judicial de São Paulo concedido una orden judicial  interpuesto por la Asociación Brasileña de Contribuyentes, eliminando el artículo 4, párrafo 1, de la ordenanza PGFN 9.917 / 2020 y permitiendo la ejecución de la transacción individual en niveles inferiores a los R $ 15 millones establecidos. A juicio de la jueza Cristiane Farias Rodrigues Dos Santos, la norma habría extrapolado los efectos de la Ley N ° 13.988 / 2020, creando una limitación que no existía, que terminaría violando el principio de legalidad.

Como lo defiende la PGFN en el expediente del caso, el alegato no debe ser admitido, ya que el Gobierno Federal, a "juicio de oportunidad y conveniencia, podrá realizar una transacción en cualquiera de las modalidades previstas en la ley, siempre que con buena voluntad". razón, entiende que la medida sirve al interés público ”. Así, señalaron las autoridades fiscales, la limitación económica que impone la ordenanza no vulnera ningún principio legal.

Otro punto de atención en cuanto a las reglas de transacción tributaria, según Mariana Martins, de CMartins Advogados, pasa por la imposibilidad de utilizar bases imponibles negativas o bases de cálculo negativas para liquidar parte de las deudas. “La transacción viene a reemplazar de una vez por todas la necesidad de Recargas, siempre que alinee intereses. En el caso de los programas a plazos, es posible utilizar la pérdida fiscal y la base imponible negativa. Por eso es importante para nosotros estudiar la apertura de esta posibilidad también para la transacción ”, dice.

En el entendimiento de Halley Henares, presidenta de la Asociación Brasileña de Defensa Tributaria (ABAT), una discusión que debe madurar en el contexto de las transacciones tributarias es la cuestión de los criterios para que el contribuyente adhiera o negocie cualquier propuesta con la PGFN. , especialmente en el modo de transacción individual.

"En la transacción individual, por ejemplo, hay varias reglas que deben cumplirse, como explicar los motivos de la solicitud, el historial del contribuyente, la situación patrimonial, los motivos de la crisis económica y financiera, estados financieros, entre otros. otros. Pero también debe presentar extractos de cuenta y una lista de los activos privados de los socios, por ejemplo. Creo que es un problema cuando empiezas a traer tantos deberes como para que se otorgue un eventual derecho de transacción ”, explica.

Para Henares, lo ideal es que se lleve a cabo una discusión para pensar si todos estos deberes "están dentro de la potestad que la legislación le otorga al Procurador de Hacienda o si se están imponiendo deberes que, por el eventual incumplimiento de uno de los ellos, el contribuyente no puede realizar transacciones individuales. Estos temas, que están muy en la ordenanza [PGFN 9.917 / 2020], deben trabajarse mejor "

Transacción subexplotada

Entre los tres tipos de transacciones actualmente disponibles, la que trata de tesis de litigio es la que tiene más espacio para crecer, según los abogados. “Creo que la parte que más tiene por crecer son las tesis, porque los demás avisos de transacciones acabarán volviéndose más repetitivos”, explica Daniel Zugman, socio de BVZ Advogados.

En junio del año pasado, Ordenanza N ° 247 del Ministerio de Economía disciplinó los criterios y procedimientos para la elaboración de una propuesta y ejecución de una transacción por adhesión en el litigio tributario de controversia legal relevante y generalizada. Sin embargo, hasta agosto de este año, solo un aviso con una propuesta de transacción de este tipo, el No. 11/2021, sobre el tema de “cotizaciones a la seguridad social en PLR”, se lanzó.

“Cuando miro la transacción del litigio, creo que está poco explorada. Mira, he tenido la ordenanza 247 desde junio de 2020, pero solo un tema propuesto. ¿Cuántas tesis fiscales tenemos en discusión en el Poder Judicial? Tengo el 40% de todas las acciones del poder judicial en ejecución hipotecaria fiscal y fácilmente una cantidad de casos fiscales que superan los 30 millones. Tiene un terreno fértil por explorar, con el potencial de finalizar millones de disputas ”, dice Andréa Mascitto, profesora de FGV.

En el artículo 28 de la Ordenanza No. 247, hay una serie de actores elegibles para sugerir temas que pueden ser objeto de la tramitación de tesis de litigio, como el presidente de Carf, el Consejo Federal de la OAB, el CNJ, además de el presidente de una confederación que represente a una categoría económica o centrales sindicales, habilitado para nombrar concejales en CARF.

Según el experto en impuestos, sería interesante analizar cómo el primer aviso público emitido, para PLR, trajo lecciones constructivas para futuras propuestas de tesis de litigio. Esto se debe a que, después de que se hizo público el anuncio, era necesario que el PGFN emitió una opinión aclarando las dudas de los contribuyentes. “¿Será que en otras ocasiones no podemos conocer lo que se discutió para el primer aviso público y expandirlo a una discusión pública previa para tener un aviso público redondo en el que la gente se inscriba?”, Apunta Mascitto.

A juicio de Ricardo Soriano de Alencar, procurador general del Tesoro Nacional, en relación a la notificación de PLR, “como fue la primera experiencia de transacción en litigio, es natural que el modelo sufra mejoras a medida que se consolida ”.

Alencar también destaca que “la participación de la sociedad es fundamental para la maduración del instituto y es importante que no quede duda de que la PGFN está abierta al diálogo”.

Temas posiblemente elegibles

La solicitud de JotaLos abogados enumeraron algunos temas que podrían ser objeto de avisos de transacciones fiscales futuras en función de sus experiencias diarias y en función de los requisitos que deben cumplirse para que una tesis sea elegible. Sin embargo, asegurar todas las métricas necesarias depende de un análisis jurimétrico exhaustivo.

Entre las principales reglas se destacan: la necesidad de que el tema tenga demandas en al menos tres tribunales regionales federales, o que tenga al menos 50 procesos que involucren la discusión; involucran montos superiores a R $ 1 mil millones; además de decisiones divergentes que, preferentemente, no sean objeto de repercusiones generales o repetitivas. Según la PGFN, en realidad hay otros temas en estudio. "Sin embargo, no es prudente anticiparse a ellos, ya que aún se encuentran en la fase de análisis técnico y legal".

“En mi opinión, las discusiones de bola partida, de interpretación de la legislación, serían elegibles. Por ejemplo, los casos de fondo de comercio en operaciones de reestructuración empresarial, especialmente en una empresa de vehículos. Es un tema que genera mucho litigio, tiene un valor muy alto involucrado y es una discusión en la que los contribuyentes tienen buenas razones y las autoridades tributarias también. Mejor que apostar por el Poder Judicial era llegar a una solución consensuada ”, ejemplifica Carlos Daniel Neto, socio de Daniel & Diniz Sociedade de Advogados.

Para Mariana Martins, de CMartins Advogados, las tesis que enlista, sin perjudicar las discusiones que se están madurando en Carf, serían aquellas en las que hubo una reversión de jurisprudencia por parte del Supremo Tribunal Federal el año pasado. “Tercero feriado constitucional: el STF cambió el entendimiento del STJ y varias empresas ya habían dejado de pagar. Ahora todo el mundo está en el limbo, con los problemas de modulación aún pendientes. Pero, en el caso de que el contribuyente tenga que pagar retroactivamente, creo que deberíamos abrir un aviso ”, explica.

Otro tema que menciona el especialista tributario es la inclusión del impuesto sobre la base imponible en la base de cálculo del Impuesto de Importación [tema 1.014 en STJ]. Finalmente, indica que también sería interesante un aviso sobre la inclusión de ICMS en la base de cálculo de la CPRB [tema 1.048 sobre el STF].

Daniel Zugman, de BVZ Advogados, realizó un análisis basado en el plan de inspección anual de la Hacienda Federal de Brasil. “Cada año, Hacienda diseña un plan de inspección. En él, especifica algunas operaciones, algunos problemas en los que pretende enfocarse más. Entonces, en los últimos dos o tres años, algunas operaciones surgen repetidamente. Me parece que en estas situaciones sería interesante tener una propuesta de transacción. Porque ya es algo en lo que ha estado trabajando la Hacienda y estos son asuntos con decisiones divergentes ”, dice.

Zugman enumera la posibilidad o no de utilizar un fondo de inversión y participación para la planificación fiscal, además de las discusiones sobre el uso de los beneficios fiscales en las inversiones del mercado financiero por parte de los contribuyentes brasileños que tienen offshore.

Finalmente, el perito fiscal cita una controversia histórica que involucra una cuestión aduanera sobre los criterios para caracterizar una importación por orden o por cuenta y orden. “Dependiendo de la situación en la que se encuentre su importación, es posible que tenga más beneficios fiscales que otra. Y no existe un criterio objetivo en la legislación que defina qué es cada una de estas importaciones. Este es un litigio muy difundido, cifras que deben ser cientos de miles de millones, y es una discusión que impacta a todo el mundo de las importaciones. Un aviso de transacción que apunte a estos criterios podría ser interesante y aportar alguna aclaración ”, concluye.

Para acceder al artículo sobre Potal Jota, haga clic aquí

La ley de transacciones tributarias une a los contribuyentes y PGFN, pero aún tiene poca adherencia

Hasta octubre del año pasado, cuando se emitió la Medida Provisional del Contribuyente Legal, la única forma que tenía el contribuyente de obtener descuentos en multas e intereses en impuestos federales era a través de programas especiales de cuotas, conocidos como Refis. En cuanto al plan de cuotas, existe un modelo de pago ordinario hasta 60 veces, pero sin ningún descuento por parte de la Fiscalía General del Tesoro Nacional.

La MP 899/2019 fue aprobada por el Congreso a finales de marzo y en abril se convirtió en Ley 13.988, conocida como la ley de transacciones fiscales. Establece parámetros permanentes para que los contribuyentes obtengan descuentos y cuotas para pagar impuestos que ingresaron a la categoría Deuda Federal Activa. El stock actual de Deuda Federal Activa y FGTS es de R $ 2,4 billones, según el Encuesta más reciente de la Procuraduría General de la Tesorería de la Nación (PGFN). El valor está dentro de las expectativas, según la propia PGFN.

Los descuentos son de hasta el 50% del importe total, siempre que no cambie el importe principal, es decir, el impuesto en sí. El período de alta es de hasta 84 meses. Existen diferentes reglas para las sociedades cooperativas y Santas Casas de Misericórdia: con una reducción de hasta el 70% del monto total y un plazo de hasta 145 meses. Existe la posibilidad de descuento total de multas, intereses y cargas legales, siempre que la suma no alcance los límites establecidos, del 50% y 70%, en relación al monto.

“La Ley 13.988 trajo una ventaja para que el contribuyente negocie sus deudas directamente con la entidad pública, pero los plazos que se otorgan son cortos. Así que difícilmente habrá un empresario haciendo esto, esperará un nuevo Refis ”, dice Luis Alexandre Oliveira Castelo, socio de Lopes & Castelo Advogados.

También hay quejas sobre los descuentos propuestos. "En mi opinión, como los descuentos de transacción no son atractivos, es probable que tengamos nuevas facturas de recargas, precisamente para crear mayores beneficios para que más personas se sumen al programa para que el gobierno recaude más dinero", evalúa Leonardo. Andrade, socio del área fiscal de Andrade Maia Advogados.

Andrade también critica el hecho de que la ley no se ocupa de las precauciones: "Otra de las críticas que hago es que la ley no permite que el contribuyente deudor utilice su cautela como moneda de cambio en la transacción con el gobierno".

Por otro lado, existe consenso sobre la importancia de la nueva ley para establecer un mayor diálogo entre los contribuyentes y la Fiscalía General del Tesoro Nacional. “En 20 años de carrera, puedo contar con los dedos las veces que logré hablar con un fiscal. No pudimos encontrar un canal de comunicación con la Fiscalía ”, recuerda Tatiana Chiaradia, socia de Candido Martins Advogados.

“La Fiscalía General, hace más de una década, se propuso evitar litigios innecesarios que cuestan dinero. Y se ha dedicado a estas herramientas que ponen a las autoridades fiscales y los contribuyentes en una mesa redonda, sin aristas ”, dice João Grognet, coordinador general de Estrategia de Recuperación de Créditos de la Fiscalía General del Tesoro Nacional. "No quiero que permanezca la imagen de que estamos en una mesa donde la discusión tiene un equilibrio inestable".

Una de las principales novedades que trae la ley de transacciones tributarias es que los contribuyentes se distinguen a la hora de negociar el pago. La deuda a negociar se divide en cuatro categorías: A, B, C y D. “Solo puedo dar un descuento por crédito irrecuperable. La regla general es que la recuperabilidad se mide en función de la capacidad de pago del deudor ”, explica João Grognet. “La capacidad de pago se estima a partir de una ecuación matemática basada en los presuntos signos de actividad económica, financiera y patrimonial”.

Estas reglas sobre el cálculo de la capacidad de pago están presentes en los artículos 19 y 20 de la Ordenanza 9917/2020 de la PGFN. El artículo 19 dice: “La situación económica de los deudores inscritos en la deuda activa de la Unión se medirá con base en la verificación de la información registral, patrimonial o económico-fiscal proporcionada por el deudor o por terceros al Fiscal General del Tesoro Nacional oa los demás órganos de la Administracion PUBLICA".

Para Edson Vismona, presidente ejecutivo del Instituto Brasileño de Ética en la Competencia (ETCO), existe la necesidad de una alta transparencia en la definición de esta clasificación. “Una sugerencia que puede brindar mayor seguridad jurídica es la creación de un canal para que se puedan reportar posibles errores en el marco”, dice.

Las deudas de hasta R $ 15 millones solo se pueden pagar en cuotas. En este caso, el contribuyente deberá aceptar todas las condiciones impuestas en el aviso que propone el plan de cuotas. Los avisos publicados hasta el momento se pueden consultar aquí. Si el valor de la deuda supera los R $ 15 millones, es posible realizar la operación individual, con negociación directa con PGFN. Para conocer la situación de endeudamiento de cada contribuyente es necesario acceder al sitio web de la Renta Federal, más específicamente al Centro de Atención al Contribuyente, el CAC electrónico.

"El límite que establecieron, de R $ 15 millones, es bastante alto para que los contribuyentes puedan realizar solicitudes de recuperación individuales, que son más interesantes, con bases de pago y descuento negociadas de manera más personalizada", evalúa Fernanda Lains. , socio de Bueno e Castro. “Cuando hablamos de R $ 15 millones, es un valor bajo para los contribuyentes del Sur, Sureste, que tienen una mayor generación de ingresos. Cuando vamos a las regiones Norte y Nordeste, es difícil llegar a ese límite ”.

Hay una salvedad que genera críticas: el hecho de que el contribuyente que opta por la operación de adhesión tiene que desistir del litigio administrativo o judicial relacionado con el impuesto negociado. “La Ley dificulta mantener una medida judicial para discutir un tema procesal en los casos en los que la tesis de mérito es objeto de una transacción propuesta, dice Edson Vismona de ETCO.

Una vez establecida la transacción individual, se realiza la negociación entre el contribuyente y la Procuraduría General de la República del Tesoro Nacional. “Una transacción individual requiere numerosas reuniones y discusiones en torno al texto de un término de transacción. Puede implicar una inspección local en el establecimiento del deudor. No es algo que suceda al por mayor, es al por menor ”, explica João Grognet, de PGFN. “Los fiscales están abiertos, quieren resolver. Hace años no veía esta disponibilidad en la Finca ”, señala Maurício Maioli, socio jefe del área fiscal de Feijó Lopes Advogados.

Hasta julio se tramitaron 204 mil deudas, de 55 mil contribuyentes, por un monto total de R $ 18,8 mil millones, según la Fiscalía General del Tesoro Nacional.

En junio, el Ministerio de Economía y PGFN publicaron el Ordenanza 14.402, que establece condiciones para transacciones excepcionales por los efectos económicos provocados por el coronavirus. El período de membresía finaliza el 29 de diciembre y la transacción se puede realizar en el portal Regularizar.

Baja adherencia con contribuyentes en espera de nuevas recargas

El primer programa especial de cuotas se creó en 2000, con el establecimiento del Programa de Recuperación de Impuestos (Refis). Desde entonces, se han diseñado alrededor de 30 programas especiales de pagos, según una encuesta del Servicio Federal de Ingresos. Ha habido casos en los que los contribuyentes han tenido acceso a una reducción de hasta el 100% en intereses y multas.

Ante este historial, la mayoría de quienes tienen deudas tributarias con el Gobierno Federal prefieren esperar a un nuevo programa de cuotas y, por lo tanto, la demanda por la transacción tributaria ha sido baja. “De mis clientes, pocos se han sumado porque esperan obtener mayores descuentos con un nuevo programa de cuotas”, dice Leonardo Andrade, socio del área tributaria de la oficina de Andrade Maia. “Muchos clientes vinieron a nosotros para hacer una simulación, pero nadie lo hizo”, dice Luis Alexandre Oliveira Castelo, socio de Lopes & Castelo Advogados.

“En el corto plazo, después de esta ley de transacciones, no veo ninguna posibilidad de recargas. No hay clima político para una nueva Refis ”, dice Mauro Silva, presidente de la Asociación Nacional de Auditores Tributarios de la Renta Federal de Brasil (Unafisco). En mayo, el congresista Ricardo Guidi (PSD-SC) presentó la Proyecto de ley 2735 / 2020, que propone un nuevo programa de cuotas por el estado de calamidad pública motivado por la pandemia.

La propuesta prevé descuentos de hasta el 90% por recargos por mora y multas oficiales, recargos por mora y cargos legales, pero no hay perspectivas de avanzar el texto en el Congreso.

También hay quienes consideran que los plazos permitidos por la ley de la transacción son demasiado cortos. “En la ley de transacciones, el plazo máximo que puede otorgar Hacienda es de 84 meses, y si es una empresa Simples, hasta 100 meses. Las recargas antiguas tenían plazos de 15 y hasta 20 años ”, destaca Maurício Maioli, de Feijó Lopes Advogados.

Además, la ley resuelve una parte de las deudas tributarias corporativas, específicamente aquellas con la PGFN. Por el momento, las negociaciones de deuda con el IRS carecen de regulación.

“Si soy emprendedor, sigo pensando 'Tengo una deuda con la Fiscalía, la Hacienda Pública y el ICMS'. Esta ley me otorga el pago de la cuota federal en la parte de la Procuraduría de Hacienda, seguiré en mora tanto por las deudas que tengo con la Hacienda Federal, como por las deudas que tengo con el estado ”, informa Castelo, de Lopes & Castelo. “¿Qué beneficio tendría el emprendedor? Ninguna. Porque lo que se necesita para operar en el mercado es el certificado de cumplimiento tributario, CND, y con esta transacción no es posible obtenerlo. Hoy no hay atractivo que incentive la adhesión a la transacción tributaria ”.

Por otro lado, hay abogados que entienden que la ley requerirá un cambio en la forma de pensar de los contribuyentes. “La ley debe evolucionar junto con los buenos contribuyentes, que madurarán con estas nuevas reglas de juego que la Unión está trayendo a la negociación”, evalúa Tatiana Chiaradia, socia de Candido Martins Advogados. "Tendrá que haber un cambio de cultura, principalmente por parte de los contribuyentes que pagan mal", dice Fernanda Lains, socia de Bueno e Castro.

“La gente estaba muy acostumbrada a ese viejo modelo de Refis. Y la transacción no es eso, implica otro tipo de diálogo con el Fiscal General. Junto con el contribuyente se considerará un plan de reordenamiento judicial, pero considerando créditos fiscales ”, dice. "Es un diálogo sobre nuevas bases, es una nueva cultura".

Transacción en litigio

Otra novedad de la Ley 13.988 / 2019 se encuentra en el artículo 16, que dice que el Ministerio de Economía podrá proponer a los sujetos pasivos la tramitación de controversias aduaneras o tributarias derivadas de controversias legales relevantes y generalizadas.

“Estamos esperando la regulación de la transacción que involucra litigio de disputas. Esta será la gran noticia. Aquí participarán empresas que están discutiendo tesis ”, explica Leonardo Varella Gianetti, abogado de Rolim, Viotti y Leite Campos.

Las reglas de descuento y negociación serán las mismas, con límites de descuento y clasificación de cada deuda. En este caso, PGFN clasificará como irrecuperables o de difícil recuperación los créditos en los que exista una mayor probabilidad de que el contribuyente tenga la tesis aceptada por los jueces.

“Lo que estamos pronosticando es que si el contribuyente tiene una demanda en curso y será juzgado por el STF en apelación con repercusión generalizada, ¿por qué renunciará? Será una decisión de la teoría de juegos y caso por caso ”, dice Maurício Maioli, de Feijó Lopes Advogados. Gianetti hace una reserva: “El problema es saber el tiempo del proceso y si vas a ganar. Un criterio objetivo que tenemos es la jurisprudencia. Lleva mucho tiempo y da mucho miedo decir que la tesis es ganadora ”.

Multas penales desde el exterior

La ley de transacciones fiscales no permite descuentos en multas penales. El presidente ejecutivo de ETCO, Edson Vismona, cree que la ley debería haber dejado más claro cuáles serían las "sanciones de carácter penal".

“La expresión 'de carácter penal' suscita dudas sobre los límites de la valla que impone el dispositivo”, dice Vismona. “Sería conveniente aclarar que solo las multas impuestas en el marco de un proceso penal, según la Ley N ° 8.137, no pueden ser objeto de transacción, sin restricción alguna en relación a las multas calificadas impuestas por las autoridades tributarias”.

El abogado fiscal Leonardo Andrade también es crítico con este punto de la ley. “Este tipo de medida ignora la práctica de que hay muchos planes tributarios que tuvieron la aplicación indebida de la multa. En la práctica, las multas se aplicaron a cualquier caso ”, argumenta. "Tengo varios clientes a los que se les aplicó una multa calificada en los casos en que no hubo delito y no tendrán ningún beneficio porque se entendió en la ley que no puede haber descuento por multas calificadas", dice. "La transacción tuvo un alcance mucho menor del que debería tener".

Artículo publicado el 21/08/2020 en el Portal Jota, en la sesión Jota Discute, que cuenta con el apoyo de ETCO.